klimt viena

Klimt en Viena: dónde encontrar su obra en la capital de Austria

Es probable que Gustav Klimt sea uno de los artistas austriacos más conocidos a nivel internacional. Muchos sabréis que su cuadro El Beso se puede ver en la capital austriaca y os guste o no la obra de este artista seguro que visitáis el Palacio Belvedere para verla de cerca. Pero si sois de los que admiráis a Klimt, sabed que Viena está llena de obras suyas repartidas en un buen número de museos. Tras haber recorrido la ciudad en busca de su obra os aseguro que merece la pena visitar cada uno de ellos para deleitarse con las pinturas que Gustav Klimt dejó para la posteridad.

klimt viena

Gustav Klimt, el artista

Nacido en Baumgarten en 1862, Klimt estuvo muy ligado a Viena, ciudad en la que falleció a los 56 años. Tras años de estudios y de trabajo en una compañía de artistas que creo con su hermano, Klimt fundó en 1897 junto a Joseph M. Olbrich y Josef Hoffmann la «Wiener Secession» (Secesión de Viena), de la que formó parte hasta 1905. En su papel de líder de este grupo, Klimt fue de gran influencia para otros artistas. Además apoyó a jóvenes talentos  con la institución del Kunsthalle para evitar que se marchasen a trabajar a otros países.

Klimt es sin duda uno de los pintores más destacados del Modernismo, ese movimiento artístico que nació a finales del siglo XIX con la belle epoque. Algunas de sus características eran el uso de elementos vegetales en la decoración, el uso de líneas curvas y la tendencia a estilizar cualquier elemento. La mujer se representaba en actitudes delicadas, con largos cabellos ondulados, en algunos casos con ciertas actitudes sensuales. También eran los modernistas admiradores de Oriente y no es raro encontrar estampas japonesas como motivos de decoración.

Dentro de esta tendencia artística se engloban el Art Nouveau de Francia o Bélgica, el Liberty de Italia o el Modernismo español. También el Jugendstil alemán y la Secesion austriaca formarían parte de ese Modernismo europeo, pero estos últimos con un estilo, aunque elegante, más sobrio que el desarrollado en otros países y más cercano en muchos casos al vanguardismo.

Fue Gustav Klimt un artista innovador con estilo inconfundible. Le encantaban los retratos y fue muy solicitado por la mujeres de la alta sociedad vienesa para ser retratadas por él. Una de las singularidades de sus obras fue el formato cuadrado en el que las pintaba y que se convirtió en una de sus señas de identidad. Ya en el siglo XX tuvo un periodo conocido como la «etapa dorada» por el color de sus obras. Fue entonces cuando pintó El Beso y el Retrato de Adele Bloch-Bauer. En ambas obras destaca el color dorado y el uso de composiciones que parecen mosaicos y que aparecerán en muchas de sus pinturas a partir de ese momento.

Buscando a Klimt en Viena

Os dejo aquí la lista de lugares en los que encontrar a Klimt en Viena. Algunos son museos muy conocidos en cuyas paredes cuelgan un gran número de obras del artista. En otros podréis ver frescos que decoran paredes, grandes pinturas o sencillos dibujos. Un recorrido que os permitirá ver fantásticas obras de este gran artista que ya en vida fue tan valorado y bien pagado que hasta se podía permitir el lujo de rechazar encargos.

Recuerda que si tienes intención de visitar algunos de estos museos y otros lugares de interés en Viena es posible que te interese adquirir la Vienna Pass. Con ella podrás entrar sin esperar colas ni pagar ningún extra a la mayoría de los lugares turísticos de la ciudad.

Albertina

Este museo ocupa el palacio que fue residencia del Duque Alberto Von Sachsen-Teschen y su esposa María Cristina. Guarda este museo una de la colecciones gráficas más grandes del mundo, con más de 65.000 dibujos y cerca de un millón de grabados. Algunas salas de este museo se dedican a exposiciones temporales, en otras se pueden visitar antiguas habitaciones palaciegas. Es en las paredes de estas últimas salas de donde cuelgan pinturas y grabados de grandes maestros de la pintura, como Rembrant o Rafael. Es también en esas estancias donde se pueden ver dibujos de Gustav Klimt, obras sencillas que ya dejan patente su gusto por el retrato femenino.

klimt en viena

En otra parte del Albertina, en las salas que albergan la colección permanente, entre cuadros de Monet, Degas y Renoir, se puede contemplar una obra menos conocida de Klimt: Ninfas. Un sencillo cuadro que aunque no conozcas enseguida relacionarás con este artista austriaco.

Visitar el Albertina

  • Entrada de pago.
  • Horario de 10:00 a 18:00 todos los días. Los miércoles y viernes hay horario ampliado hasta las 21:00 horas.

Secession

Éste edificio fue diseñado por Joseph M. Olbrich, uno de los artistas que junto a Klimt fundaron la Secession. Es uno de los edificios más singulares y atractivos de Viena y hoy su interior se utiliza para diversas exposiciones temporales.

Pero la obra que atrae a cientos de visitantes cada año es el Friso de Beethoven que pintó Klimt y que se expuso en este edificio en 1902. La idea inicial era exhibirlo de forma temporal y la obra, dividida en ocho piezas fue comprada por un coleccionista al cuya familia, años más tarde, expropiaron la obra. En 1973 Austria adquirió legalmente el friso que pasó  a estar expuesto de forma definitiva en el sótano de este blanco edificio vienés.  El tema de esta pintura hace referencia a la interpretación de Richad Wagner de la IX sinfonía de Beethoven, representando a los largo sus 34 metros la búsqueda de la felicidad.

Genios flotantes, caballeros con armados, monstruos y mujeres representando a la lujuria o la gula son algunas de las figuras que se pueden ver en el friso antes de llegar a la escena que representa la idealización del arte con el grupo de mujeres que preceden a una pareja abrazada rodeada de los ángeles del paraíso. Una escena final que es preludio de la etapa dorada de Klimt.

secession klimt en viena

Visitar Secession

  • Entrada de pago (no válido Vienna Pass ni Vienna Card)
  • Horario: de 10:00 a 18:00 horas. Cierra los lunes.

Palacio Belvedere

El Belvedere no es solo uno de los más destacados palacios barrocos de Europa y uno de los lugares imprescindibles que visitar en Viena. Es también el museo que posee la colección de obras de Klimt más importante del mundo. En sus salas se exponen 24 cuadros del artista, pero el que buscan casi todos los visitantes es El beso, el cuadro más famoso de Klimt, que se expone de forma permanente en el Belvedere Superior.

Entre el resto de cuadros de Klimt expuestos en el Palacio Belvedere hay figuras alegóricas, paisajes y retratos. Uno de ellos es Judith, un personaje bíblico cuyo rostro se puede reconocer a Adele Bloch-Bauer, amante del artista y modelo para muchas de sus obras.

Museos de Viena

Visitar el Palacio Belvedere

  • Entrada de pago.
  • Horario: todos los días de 9:00 a 18:00 horas, excepto viernes que el horario se amplia hasta las 21:00 horas.

Museo Leopold

Yo no sabía de la existencia del Leopold Museum hasta el momento en el que comencé a preparar este viaje a la capital austriaca. Y cuento descubrí que es uno de los lugares en los que ver obras de Klimt en Viena pasó a formar parte de mi lista de lugares a visitar.

Este museo lleva el nombre de Rudolf Leopold, coleccionista de arte que a lo largo de cinco décadas reunió un gran número de obras de diferentes artistas. Sentía admiración por Egon Schiele, artista cuyas obras cuelgan de las paredes de distintas salas del museo. Otro de los artistas más admirados por el coleccionista era Gustav Klimt y algunas de sus pinturas se pueden admirar en el Museo Leopold. Nada más entrar en la sala en la que se pueden ver esas obras hay una gran foto del artista y uno de los trajes que utilizaba para pintar.

Una de las obras maestras de Klimt que se pueden ver en Viena está en este museo: La vida y la muerte. Hay también una copia de una obra destruida por los nazis: «Medicina, Filosofía y Jurisprudencia». Estas pinturas deberían haber decorado el techo de la Universidad de Viena, pero fueron tachados de pornográficas, por lo que Klimt abandonó ese proyecto devolviendo los honorarios que le habían pagado por el trabajo.

klimt viena

Visitar el Museo Leopold

  • Entrada de pago.
  • Horario: de 10:00 a 18:00 horas. Jueves horario ampliado hasta las 21:00 horas. Abierto todos los días entre junio y agosto. Resto del año cerrado los martes.

Kunsthistorisches Museum (Museo de Historia del Arte)

Se trata de uno de los museos en Viena de visita obligada. Solo por visitar el edificio y subir por su monumental escalera merece la pena entrar en este museo.

Es precisamente en esa escalera donde se pueden obras de Klimt en este museo de Viena. En las pechinas y espacios entre las columnas hay 40 pinturas murales. Once de ellas fueron pintadas por Gustav Klimt. El resto fueron pintadas por Ernst Klimt y Franz Matsch. Todas ellas representan la historia del arte, desde el antiguo Egipto hasta tiempo modernos.

Museos Viena

Visitar el Kunsthistorisches Museum

  • Entrada de pago.
  • Horario: martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. Jueves horario ampliado hasta las 21:00 horas. De Junio a Agosto, abierto todos los días.

MAK – Museo de Artes Aplicadas de Viena

Este museo ubicado en un edificio del siglo XIX. Entre los objetos y obras de arte que se exponen en las salas dedicadas al arte de la Viena de 1900 se encuentran los bocetos que Klimt realizó para la decoración del Palacio Stoclet de Bruselas. Al artista se le encargó pintar el comedor de este refinado edificio art nouveau de la capital belga. Para ello creo el Friso Stoclet, una serie de tres paneles que representan el árbol de la vida junto a la figura de una mujer y una pareja abrazándose. Klimt tardó casi cinco años en finalizar esta obra a tamaño natural que después se copiaría por los mejores artistas en el palacio utilizando mármol, esmaltes, mayólica, cobre, plata y piedras preciosas.

klimt viena

Visitar el MAK

  • Entrada de pago.
  • Horario: martes de 10:00 a 22:00 horas. Miércoles a domingo de 10:00 a 18:00 horas. Cerrado los lunes.

Museo de Viena Karlsplatz

Este museo posee la mayor colección de dibujos hechos por Klimt: más de 400. Entre las pinturas que se pueden ver del artista austriaco en este museo destaca Palas Atenea.

Visitar el Museo de Viena

  • Entrada de pago. Gratis primer domingo de mes. Los menores de 19 años no pagan.
  • Actualmente cerrado por renovación.

Burgtheater

En este teatro vienés, Klimt  creó junto a Franz Matsch y Ernst Klimt entre 1886 y 1888 unos impresionantes frescos en el techo de ambas escalinatas. La escalinata principal está decorada con una reproducción del antiguo Teatro de Taormina en Sicilia. En la escalinata del ala del Volksgarten se pintó una reproducción del Globe Theatre de Londres con la escena final de la obra de Shakespeare «Romeo y Julieta». Al fondo se puede observar cómo el artista se inmortalizó en la escena junto con sus dos amigos.

Los valiosos esbozos de los dibujos para decorar los techos de la escalera principal del Burgtheater fueron encontrados a finales del año 1990 en los desvanes del teatro. Estos bocetos entre los que se encuentra el único autorretrato de Klimt están ahora expuestos al público en el «Klimt-Raum», un espacio aparte dentro del teatro dedicado al pintor.

Visitar el Burgtheater

  • Visitas guiadas en alemán e inglés de 1 hora de duración de lunes a jueves en alemán (con resumen en inglés), de viernes a domingo en alemán e inglés; otros idiomas previa petición.

 

Etiquetas

Comentarios (04)

  1. ¡Me ha encantado el post! Klimt explicado de una manera muy entretenida, sin palabras técnicas. Gracias. Y también gracias por la gran colección de sitios donde ver sus obras en Viena. Por cierto, no sabía que también hacía dibujos, son preciosos; casi que me gustan más (o por lo menos igual) que sus pinturas. Y ¡Qué paciencia! Tardar 5 años en completar una obra … En fin, muy buen post, con muchas curiosidades. Una duda: ¿Cómo descubriste que todos estos museos tenían sus obras? ¿Existe una lista o ibas chequeando uno por uno?

    1. ¡¡Me alegra que te haya gustado el post!! Cómo a mi me gusta mucho Klimt, antes de viajar a Viena me puse a buscar que obra suya podía ver en la ciudad. Y ahí tienes el resultado 🙂

  2. No somos muy amantes del arte, aunque los museos más importantes de cada gran ciudad y las grandes obras de la pintura sí que nos gusta verlas.

    Visitamos Viena hace alrededor de 15 años y no visitamos ni el Albertina, ni el Secession, ni el Museo Leopold ni el de la Historia del arte, ni el MAK…en resumen, sólo visitamos el Palacio Belvedere y el Beso, su obra más conocida.

    Dudo que si volvemos a Viena vayamos en busca de museos, ya que no es lo que más nos interesa ni a nosotros, ni a nuestros hijos, pero para los amantes del arte, este es sin duda uno de los artículos más interesantes si van a viajar a Viena.

    Enhorabuena por el post.

Post a new comment

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]