Pabellones Stadtbahn

Qué visitar en Viena: 10 lugares imprescindibles

Si piensas viajar a Viena enseguida descubrirás la cantidad de lugares que se pueden visitar en la ciudad. Museos, parques, palacios, edificios históricos,… Si tu viaje a Viena va a ser de muchos días podrás disfrutar casi con toda seguridad de la mayoría de los rincones interesantes que hay en la capital austriaca. Pero si tu paso por la ciudad es de un par de días tendrás que seleccionar mucho y bien que visitar en Viena. Yo os dejo aquí, después de cinco días conociendo la ciudad, los diez lugares que me parecen de visita obligada y que nadie que pase por Viena debería dejar de visitar.

Qué visitar en Viena, 10 lugares que no debes perderte

Reconozco que es complicado quedarse solamente con 10 lugares que visitar en Viena cuando hay tanto que ver en sus calles. Los gustos e intereses de cada viajero harán sin duda que determinados lugares sean de visita obligada,ya sea porque allí hay obras de su artista preferido o por la importancia histórica de determinado edificio. Esta es mi selección personal, aunque estoy segura que algunos de los lugares que os animo a visitar en Viena son también visita obligada para la mayoría de los viajeros que llegan a la capital de Austria.

 

Espero que esta lista os sirva y os anime a conocer estos lugares, cada uno único en su estilo y de un modo y otro ligado a la historia y el arte de Viena, una de las ciudades más elegantes de Europa.

1. Palacio de Shönbrunn, la residencia de verano

Este palacio fue la residencia de verano de los Habsburgo y es desde el siglo XIX uno de los lugares que visitar en Viena. Forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco y hay quien le denomina el Versalles vienés. A mi personalmente me parece que poco tienen que ver ambos palacios, y es que a pesar de la magnificencia de los aposentos del Palacio de Schönbrunn uno no se siente abrumado por el tamaño ni del palacio ni de los jardines. Aquí todo está construido a una escala mucho más comedida que la del imponente palacio francés.

Merece la pena dedicar al menos una mañana completa a conocer este palacio. Se puede llegar a él en metro, bajando en la estación que lleva el nombre del palacio y que además es uno de los edifios art nouveau de Viena. Desde allí un breve paseo lleva a la entrada del palacio.

Pasear por los jardines del Palacio de Schönbrunn y ver el exterior de edificio no requiere el pago de ninguna entrada. Sin embargo, si se quieren conocer las 40 estancias abiertas al público de las 1.441 que hay en el palacio habrá que adquirir una entrada en la que se asigna una hora concreta para hacer la visita. Dentro esperan al visitante salones de baile, despachos y habitaciones en las que residieron la Emperatriz María Teresa o el Emperador Francisco José y su famosa esposa, Sissi.

Palacio Schonbrunn, Viena

2. Catedral de San Esteban, el templo gótico vienés

Este templo católico lleva en la ciudad desde el siglo XII. Inicialmente levantada en estilo románico, hoy la catedral es el mayor edificio gótico que visitar en Viena. El acceso a su nave izquierda es gratuito mientras que para acceder a la nave central hay que pagar entrada o esperar a alguno de lo muchos servicios religiosos que hay en ella cada día. Son muchos los elementos destacados del interior de San Estaban, como su púlpito gótico o su altar barroco.

Pero sin duda lo que más impresiona de esta Catedral es su exterior. En origen debía contar con dos altas torres, pero cuando se finalizó la primera, era tal su tamaño que no quedó espacio para construir la torre gemela. La altura de esta torre es de casi 137 metros. Se puede subir hasta un mirador que ofrece las vistas más bonitas del centro de Viena. Para disfrutar de ellas solamente hay que pagar los 5 euros de la entrada y subir los 343 escalones hasta la plataforma que hace de mirador y tienda de recuerdos. Os aseguro que merece la pena ver la ciudad desde lo alto así como el tejado cubierto de tejas esmaltadas de colores de la Catedral.

que visitar en Viena

3. Palacio Imperial de Hofburg, en el corazón de Viena

En el corazón de la capital austriaca se encuentra uno de los lugares imprescindibles que visitar en Viena: el Palacio Hofburg. Un conjunto palaciego en el que vivieron los Habsburgo desde el siglo XIII hasta 1918, cuando tras la Primera Guerra Mundial, Austria pasó a ser una República, siendo hoy el presidente del país quien se aloja en el palacio.

Distintas alas, patios e iglesias forman parte del este palacio levantado en distintos estilos arquitectónicos. Merece la pena conocer su exterior, curiosear por sus patios y ver los distintos edificios palaciegos desde los parques que rodean el Hofburg. En su interior se encuentran la Escuela de Equitación Española, los aposentos imperiales (Kaiserappartements), la Cámara de Plata (Silberkammer), el Museo Sissi y la Cámara del Tesoro Imperial.  Cada uno de estos lugares requiere del pago de su propia entrada, algunos ofrecen audio guías gratuitas y en otros se prohíbe hacer fotografías.

Algunas de la vistas más bonitas del palacio se obtienen desde Michaelerplatz y Heldenplatz. Desde ésta última se puede ver el Neue Burg, la última de las alas añadidas al Hofburg.

Que visitar en Viena

4. Karlsplatz: barroco y modernismo

En una ciudad con 2.000 espacios verdes es imposible no incluir algunos entre los lugares a visitar en ella. Puede que Karlplatz no sea el parque más bonito que visitar en Viena. Pero para mi, además de la posibilidad de disfrutar de un rato de descanso en alguno de sus bancos bajo uno de sus muchos árboles, hay dos razones que convierten a esta plaza en uno de los lugares imprescindibles de Viena: la Iglesia de San Carlos y los Pabellones Stadtbahn.

La iglesia (Karlskirche) es el mejor ejemplo de templo barroco de Viena. Su cúpula que alcanza los 72 metros de altura y las columnas de su fachada (que recuerdan a la de Trajano en Roma) son sus señas de identidad. En cuanto a los Pabellones Stadtbahn deciros que fueron diseñados por Otto Wagner y construidos en 1898 cuando se estaba dando forma al primer sistema de transporte vienes. Hoy uno de estos pabellones de estilo modernista aloja un cafetería, mientras que el otro sirve de sala de exposiciones para las obras jugendstil más famosas de Wagner.

Que visitar en Viena

5.  Ringstrasse, la gran avenida de Viena

Esta calle monumental que rodea el casco antigua de Viena fue el resultado de derribar a mediados del siglo XIX las fortificaciones militares que había en esta parte de la ciudad. En su lugar se levantaron diferentes edificios públicos. El Ayuntamiento, teatros, jardines, palacios o la Universidad forman parte de esta avenida. No se llegaron a construir todos los edificios que debían rodear esta elegante calle vienesa debido a distintas causas, como la caída de la bolsa, la Primera Guerra Mundial o el fin de la monarquía. Aún así esta calle es sin duda una de las más atractivas que visitar en Viena.

Se puede recorrer paseando, pero sin duda la mejor forma de no perderse nada de la Ringstrasse es subir a alguno de los tranvías que pasan por ella (el 1 ó 2) o mejor aún, ir hasta Schwedenplatz y allí subir al Ring Tram, el único tranvía que hacer el recorrido completo por esta avenida. El viaje dura 25 minutos y parte cada media hora entre las 10:00 y las 17:30 horas. Pasa por delante del Hofburg, de la Ópera o del Ayuntamiento.

que visitar en Viena

6. Palacio Belvedere y El Beso de Klimt

Seguimos con más palacios que visitar en Viena. El Belvedere es el más pequeño de los tres que os recomiendo conocer, pero no por ello menos importante. Se trata de uno de los palacios barrocos más importantes del mundo, siendo construido como residencia de verano para el Príncipe Eugenio de Saboya. El palacio está formado por dos edificios principales, el alto y bajo Belvedere. Entre ambos, unos cuidados jardines diseñados en tres niveles. En ellos hay esculturas de ninfas, ángeles y esfinges. Desde la parte alta de los jardines se tiene una bonita vista del horizonte vienés.

Desde el Bajo Belvedere se accede al antiguo invernadero, hoy sala de exposiciones temporales. Pero el objetivo de casi todos los que visitan este palacio es el Alto Belvedere. En sus salas barrocas se exponen de forma permanente obras que van desde la Edad Media hasta nuestros días, siendo El Beso de Gustav Klimt la obra más destacada que se exhibe en este palacio museo.

Que visitar en Viena

7. Secession y la gran cúpula dorada

Son muchos los edificios singulares que visitar en Viena, pero si de entre todos ellos tuviera que quedarme con uno seguramente sería el de Secession. No es monumental como otros muchos que se pueden ver en la capital austriaca. Pero con su blancura, su delicada decoración a base de motivos florales, las Medusas sobre su puerta y su bellísima cúpula dorada, destaca entre todos los edificios que jalonan la Ringstrasse.

Además de por su atractivo arquitectónico, este edificio modernista diseñado por Joseph M. Olbrich sirvió como sala de exposiciones a los artistas que en 1897 abandonaron la conservadora Künstlerhaus, la sociedad de artistas más antigua de Austria. Entre esos artistas que formaron la Secession estaban Gustav Klimt o Kolo Moser. Una de las mayores obras del primero se puede ver en el interior del edificio: el Friso de Beethoven. Una pintura que ningún admirador de Klimt debería dejar de ver.

Que visitar en Viena

8. El Danubio no tan azul

Pensar en Viena y que no te venga a la cabeza el Danubio es casi imposible. Y aunque este río no atraviesa la ciudad como lo hace por ejemplo en Budapest, ni está rodeado de atractivos edificios, es sencillo llegar hasta él y sorprenderse con su caudal, comprobando a la vez que ni cuando el cielo está azul, el río hace honor a ese famoso vals que lleva su nombre.

Para aquellos que solo quieran verlo hacerlo es tan sencillo como ir en metro desde el centro hasta la estación de Vorgartenstraße. Desde allí solo hay 300 metros hasta la orilla del Danubio. Un gran puente, el Reichsbrücke, cruza el río. La parte superior de ese puente es para vehículos, pero hay un nivel inferior para peatones y bicicletas. Se puede pasear por allí sobre el brazo más grande del Danubio a su paso por Viena.

que visitar en Viena

9. Prunksaal, la biblioteca

Dentro del edificio que aloja la Biblioteca Nacional de Austria hay una sala conocida como Sala Imperial, Gran Salón o lo que es lo mismo, Prunksaal. Dicen de ella, con su colección de 200.000 libros, de globos terráqueos, mapas y de esculturas de mármol, que es una de las bibliotecas más bellas del mundo. Basta visitarla para entender porque dicen eso de ella y tener claro que es uno de los lugares obligados que visitar en Viena.

Esta sala barroca de 70 metros de largo, con sus dos niveles de altos estantes llenos de libros editados entre 1500 y 1850, fue mandada construir por Carlos IV para convertirla en la biblioteca de la corte. Una gran escultura del monarca ocupa el centro de la sala, bajo la elegante cúpula oval que se levanta en el centro de la biblioteca.

que visitar en Viena

10. Graben y Kohlmarkt

Estas son dos de las calles peatonales más atractivas y animadas que visitar en Viena. Son también el camino perfecto para llegar desde el Hofburg a la Catedral de San Esteban mientras se pasea entre algunos bellos edificios vieneses. Se trata de dos calles comerciales en las que no faltan las firmas internacionales más prestigiosas. Pero aunque no te interesen las compras te aseguro que caminar por Graben y Kohlmarkt es un imprescindible en la capital vienesa.

En la primera de estas calles vivieron personajes como Mozart, Joseph Haydn o Chopin, y también aquí tenían sus comercios los sastres que trabajaban para la corte. Hoy los negocios han cambiado, pero la que sigue aquí desde 1786 es Demel, una de las mejores chocolaterías de la ciudad. Además desde esta calle se tiene una preciosa vista del Hofburg y su cúpula verde.

Si se continúa caminando desde Kohlmarkt hacia la Catedral de San Esteban se pasará por Graben, una amplia avenida donde los comercios y elegantes edificios siguen siendo los protagonistas. El nombre de la calle significa zanja en alemán, y es que aquí los romanos construyeron una zanja para proteger la antigua Vindobona de posibles ataques. Hoy uno de los elementos destacados de la calle es la Columna de la Peste. De estilo barroco se levantó para conmemorar el fin de la plaga de peste que asoló la ciudad en el siglo XVII.

que visitar en Viena

Estas son mis recomendaciones de lugares que visitar en Viena. Solamente son diez, para mi todos ellos imprescindibles en un viaje a la capital austriaca. Pero hay mucho más que ver en la ciudad, sobre todo si uno tiene días para disfrutar de ella e invertir tiempo conociendo museos, parques y otros barrios alejados del centro.

Entradas a los monumentos que visitar en Viena

De entre estos lugares que os recomiendo visitar en Viena, hay varios cuyo acceso se incluye en la Vienna Pass. Una tarjeta turística que ofrece acceso a más de 60 atracciones turísticas vienesas. Existen varias modalidades de esta tarjeta: de 1,2,3 ó 6 dias. Es cuestión de hacer cuentas y valorar si interesa adquirirla. Personalmente creo que si organizáis bien la ruta y tenéis claro lo que queréis visitar os puede salir muy a cuenta. Porque las entradas a los palacios, museos y otros monumentos no son precisamente baratas en la capital de Austria.

Entre mis recomendaciones sobre lugares que visitar en Viena, la Vienna Pass es válida en la biblioteca, los tres palacios e incluso para subir al Ring Tram.

Y tú ¿conoces Viena? ¿Qué lugar para ti es de visita obligada en la capital de Austria?

Comentarios (06)

    1. Viena es una ciudad con mucha oferta cultural, si uno quiere conocer un poquito más de lo típico no queda más remedio que pasar allí unos cuantos días.

  1. Pues un muy resumen en que has hecho. Además, como sabes, lo tengo bien fresquito. Por desgracia el día que fuimos a la Sezesion era el día de descanso semanal (creo que lunes), de manera que nos quedamos sin disfrutar del friso de Beethoven. Yo añadiría a esta lista el Museo de Arte. Donde por cierto, en su hall central, también hay un pequeño friso de Klimt.

  2. Mientras te leía me preguntaba por qué no conozco aún Austria en general y Viena en particular. Qué bonito recorrido…Ya tu primera sugerencia, la residencia de los Habsburgo, esa dinastía que apareció en mis estudio durante varios años, sería visita obligada. Igual que lo sería ver la preciosa obra de Klimt y esa biblioteca, me gusta todo, incluidas las tejas de colores!!
    Un abrazo grande guapa.

    1. Viena es elegancia y belleza en estado puro, no despierta las pasiones de París o Londres pero te aseguro que es una belleza de ciudad. Abrazo fuerte.

Post a new comment

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]