Lumbini, Nepal, Monjes

Lumbini, la ciudad natal de Buda en Nepal

El Terai es la región de Nepal fronteriza con India. Allí hace calor y las montañas van dejando paso a la jungla. Son famosos los parques nacionales de esta parte del país. Allí viven cocodrilos, elefantes e incluso tigres. También en esta zona tórrida y muchas veces polvorienta vino al mundo Buda. Corría el año 563 a.d.C. cuando Maya, su madre dio a luz a este príncipe en la ciudad de Lumbini. Tres décadas después, este hombre de buena casta y vida cómoda decidió abandonar su palacio para partir a encontrar la razón del sufrimiento humano y buscar un camino hacia la liberación del dolor.

Hoy en día aquella ciudad en la que nació Buda se ha convertido en un importante lugar de peregrinación budista y desde 1997 forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Nosotros lo incluidos en nuestro viaje a Nepal en la ruta entre Chitwan y Pokhara. Pasamos allí dos noches y dedicamos un día a recorrer la Zona de Desarrollo de Lumbini.

La razón de pasar dos noches en esta ciudad fue que organizamos el viaje para llegar por la noche desde el Parque Nacional de Chitwan. Ver Lumbini para continuar viaje hacia Pokhara, todo en el mismo día, nos parecía precipitado. Sobre todo teniendo en cuenta el mal estado general de las carreteras en Nepal y lo peligroso que resulta conducir en ese país. Aunque el conductor que nos llevó por el país tenía pericia, en ciertos momentos se aceleraba como casi todos los conductores nepalíes. Así que preferimos hacer las cosas con calma y conocer Lumbini sin prisas.

Lo primero que llamó nuestra atención es que este pueblo de Nepal es diminuto. Solo dos calles en las que se pueden encontrar hoteles, casas de comidas, tiendas en las que adquirir ofrendas que llevar a los templos y otras para alquilar bicicletas. No hay más. Es uno de los lugares más calurosos que se pueden visitar en tierras nepalies. Y no tiene nada fuera del recinto de la Zona de desarrollo que a nosotros nos resultara atractivo.

Pero ¿qué es la Zona de Desarrollo de Lumbini? Se trata de un enorme parque vallado. En su interior hay un importante número de templos y monasterios. Todos budistas, por supuesto. Cada uno de ellos ha sido levantando por un país acorde con su arquitectura tradicional. También dentro de este recinto están los lugares relacionados con el nacimiento de Buda y que son el destino de los fieles que llegan hasta allí en peregrinación.

La Zona de Desarrollo puede parecer pequeña sobre plano. Pero os aseguro que no lo es. Nosotros decidimos recurrir a unas bicicletas para conocer ese lugar. Y sin duda fue una buena idea. De otro modo no sé si hubiéramos sido capaces de hacer la ruta completa por todos los templos de ese recinto que tiene una longitud de 5 kilómetros. No lo digo por la distancia sino por el calor tremendo que hacía allí.

Recorriendo Lumbini en bicicleta

Lumbini, hacia el templo de la paz

Pagoda de la Paz

Antes de dirigirnos al parque, pedaleamos hasta la Pagoda del Paz. Se encuentra en la misma zona en la que estaba nuestro hotel. Sin duda es uno de los lugares más evocadores de Lumbini. Ver su silueta blanca reflejada en un estanque con nenúfares forma una de esas imágenes que parecen sacadas de una postal. Esta pagoda la construyeron los japoneses. En ella destaca la figura dorada de Buda en la postura que adoptó al nacer. En los alrededores del recinto hay unos pantanales que son el hogar de un buen número de grullas.

Lumbini Pagoda de la Paz

Zona de Desarrollo de Lumbini

A continuación nos fuimos hacia este gran parque temático del budismo. Seguramente el único lugar del mundo en el que en tan poco espacio se pueden ver templos con arquitecturas propias de tantos países distintos.

La avenida central del parque la cruza un estanque. El acceso a esta parte de la Zona de Desarrollo es gratuito. Allí se encuentran los templos y monasterios levantados por japoneses, birmanos o coreanos. A un lado del estanque están los templos theravada y al otro los mahayana, dos formas de interpretar el budismo y cada una de las cuales siguen determinados países. Países como Laos, Tailandia o Myanmar son budistas de la escuela theravada, mientras que China, Japón o Corea del Sur pertenecen a la segunda de esas escuelas.

Lumbini, Templo de China

Durante nuestro periplo visitamos los templos de Myanmar, el de China, Vietnam o Alemania. Ver cada uno de ellos es como estar visitando un templo del país que lo ha levantado. Son pedacitos del mundo budista reunidos en Nepal. Todo resulta muy tranquilo en su interior. La mayoría de la gente que pasa por ellos son monjes o peregrinos. Rezan sus plegarias, realizan sus peticiones y hacen girar las ruedas de oración allá donde las encuentran. Todo con serenidad, no podría de ser de otro modo en un lugar como es Lumbini.

Lumbini Zona de Desarrollo

El paseo, a pesar de ir en bicicleta os aseguro que fue agotador. El calor era insoportable. Costaba casi respirar y no sabemos si ir en bici ayudaba o empeoraba las cosas. Por un lado sabíamos que sin ellas no habríamos podido recorrer ese gran recinto de 5 kilómetros de largo por 2 ancho. Pero por otro el esfuerzo de pedalear resultaba agotador con esa temperatura de más de 40º. Añadido a esto, el tema suelos ardiendo. Hay que acceder descalzo al recinto de cada templo. Y en cada uno de ellos el suelo abrasaba.

Lumbini, Zona de Desarrollo

Daban ganas de salir corriendo, pero nos parecía tan irrespetuoso que caminábamos de puntillas lo más deprisa que podíamos. Todo el paseo fue una suma de sentimientos encontrados. Por un lado lo bueno de disfrutar de ese lugar único. Pero por otro el agotamiento y el calor solo nos decían «id al hotel que hay aire acondicionado».

Lumbini, templo de Myanmar

Templo de Maya Devi

Aguantamos el tipo y por fin llegamos a la zona más importante de Lumbini. El lugar en el que Buda vino al mundo, ese en el que según las escrituras budistas, Maya “caminó 20 pasos, se agarró a la rama de un árbol y se encaró hacia el Este” para dar a luz a Siddhartha Gautama.

Para acceder a esta parte del parque hay que pagar entrada y dejar el calzado en las estanterías que hay en la puerta. Durante nuestra visita nos mezclamos con un buen número de peregrinos. Hombres, mujeres y niños llegados en su mayoría de distintos puntos de Nepal e India. Y por supuesto, también nos encontramos con monjes. Vestidos con túnicas naranjas, descalzos y en riguroso silencio avanzaban en fila hacia esa fea construcción blanca que es el Templo de Maya Devi y que protege el lugar en el que nació Buda.

Lumbini, monjes

El Templo de Maya Devi son un montón de ruinas superpuestas que rodean la losa sobre la que la madre de Buda dio a luz. Esa losa está protegida por una vitrina y se puede ver desde la pasarela que recorre el interior del templo.

Dentro del recinto que rodea a este templo pudimos ver una de las imágenes más atractivas de Lumbini: un árbol sagrado de bodhi cubierto de banderas de oración y bajo el que los monjes budistas se sientan durante todo el día a recitar su oraciones. No hay ningún problema en hacer fotos. Algunos monjes son muy serios, pero también los hay amables y agradecidos. Como uno que miraba con asombro nuestro abanico y se quedó encantado cuando se lo regalamos. Él a cambio nos entregó unas velas e incienso que encendimos en uno de los templos de Lumbini.

Viaje a Nepal

Lumbini

El árbol de Boddhi se puede encontrar cerca de los templos budistas. La copa de este árbol es enorme y es sagrado porque bajo uno de estos árboles Buda alcanzó la iluminación. Hasta él llegan los budistas a dejar ofrendas o colgar esas coloridas banderas de oración tan ligadas al budismo del Tibet. Dichas banderas son de los cinco colores de las cosmogonía tibetana. El azul sería el cielo, el blanco el viento, el verde el agua, el rojo el fuego y el amarillo la tierra.

Lumbini templo maya devi

Dónde dormir en Lumbini

El hotel en que nos alojamos en Lumbini está al norte del recinto de los templos. Se trata de la nueva villa de Lumbini. Esa en la que están creando servicios que atiendan las necesidades de los turistas más que de los peregrinos. Estos últimos suelen alojarse en los monasterios dentro de la Zona de Desarrollo que acogen a los budistas que llegan a Lumbini.

Nosotros elegimos el Lumbini Hotel Kasai. Un establecimiento con dirección japonesa perfecto para quienes busquen un mínimo de comodidades durante su estancia en la ciudad. Sus habitaciones son amplias y cómodas. Todas tienen baño privado y allí fue donde vi por primera vez un inodoro japonés. De esos con botones que te dejan limpio y seco después de pasar por él. Suelos de madera, aire acondicionado y una zona de estar en la habitación hicieron más cómoda nuestra estancia en la Lumbini.

Lumbini

El hotel también tiene piscina, dos restaurantes y ofrece bicicletas a sus huéspedes. Tienen servicio de lavandería a un precio muy ajustado y el personal el sumamente cordial.

Etiquetas ,

Comentarios (08)

  1. Pues no sabía donde había nacido Buda, un buen motivo sin duda para conocer Lumbini. Además esa colección de templos, parece un poco como visitar un parque temático de templos budistas del mundo 🙂
    Qué guay recorrerlos en bici aunque como dices el clima a veces puede quitarnos las ganas de todo. Pero claro estando en Nepal que no es un sitio al que puedas volver con frecuencia…mejor hacer el esfuerzo y aprovechar los días.
    Una visita que me encantaría hacer. Un beso guapa.

    1. El calor jugó en nuestra contra, te aseguro que fue una prueba difícil, pero al final la superamos y pasamos un día de lo más singular. Un abrazo.

  2. Madre, lo he pasado mal contigo leyendo el calor insoportable! En qué época fuisteis? La verdad que no tengo experiencia en ningún país con ese nivel de calor, creo yo, no sé si me daría un soponcio xD

    Pero por otro lado, la verdad es que resulta muy interesante y qué salao el monje con el abanico.

    1. Es curioso porque leyendo este post he tenido como un deja vu y lo cierto es que jamás he visitado Nepal. Creo que en India visitamos un lugar semejante, con distintos templos budistas que habían levantado distintos paises. Era cerca de Varanasi, en Sarnath, donde Buda predicó por primera vez. Probablemente me lo haya recordado inconscientemente.

    2. Fuimos en octubre y en el resto del país estuvimos genial. Solo hace ese calor insoportable en la región del Terai, en la frontera con India. Y te aseguro que fue horrible… pero ahora lo recordamos y hasta nos da la risa 🙂

  3. Visité Nepal hace ya mas de 20 años y no sabía ni investigué entonces sobre la ciudad natal de Buda. Está muy lejos y no se si volveré, pero si lo hago, seguro que intento meter Lumbini en la ruta.

    Gracias
    GranPumuki

    1. Nunca se puede decir que no se volverá, yo había estado muchos años atrás unos días en Katmandú, y pasado el tiempo decidí regresar para un viaje largo por todo el país. Uno de los mejores viajes que recuerdo.

Post a new comment