Valle de Katmandú Nepal

Qué ver en el sur del Valle de Katmandú

El Valle de Katmandú ofrece atractivos suficientes para pasar allí una semana. Empezando por la capital con sus templos, estupas y edificios del casco antiguo. Siguiendo por las fantásticas Patan y Bhaktapur, preciosas ciudades medievales. Y sin olvidar por supuesto algunos templos cerca de Katmandú como Changu Narayan o Gokarna Mahedev. Pero hay una parte de Valle de Katmandú que recibe a menos viajeros, y es el sur del mismo.

Es cierto que en esa parte del valle no hay monumentos tan impresionantes como en otras zonas alrededor de la capital nepalí. Pero ofrece un grupo de lugares perfecto para pasar un día entre templos y monasterios más allá de Katmandú.

Antes de organizar esa ruta hay que decidir que ver. Son cuatro las carreteras que recorren el sur del Valle de Katmandú. No son muy buenas por lo que recorrerlas lleva más tiempo del que uno pudiera imaginar. Por ello es mejor elegir un puñado de lugares en una zona concreta. Y contratar un taxi que haga el recorrido asegurándose de que conoce los lugares que queréis visitar. Además no olvidéis llevar con vosotros comida y bebida. No todas las localidades de esta parte del valle cuentan con un lugar donde comer.

Por otro lado también hay autobuses desde Katmandú a estos lugares. En contra el tiempo que hay que invertir en cada trayecto. Sería imposible ver todos estos templos y pueblos en una sola jornada.

Recorrer el sur del Valle de Katmandú

Nosotros dedicamos uno de nuestros días en Katmandú a visitar el sur del Valle. Para ellos contratamos el servicio de un coche con conductor. Pensamos que las carreteras estarían en mejor estado y que podríamos llegar a más lugares. No fue así, pero a pesar de todo pasamos un buen número de rincones que nos encantó visitar. Aquí os cuento cuales fueron.

valle de Katmandú Bungamati

Kirtipur

Tan solo 5 kilómetros separan esta localidad en el sur del Valle de Katmandú de la capital. Si uno tiene intención de visitar solamente esta ciudad y regresar a Katmandú podrá hacer ambos trayectos en autobús desde y hasta la estación del parque Ratna.

Habitada por menos de 10.000 personas, Kirtipur está ubicada en una colina. En los días claros ofrece fantásticas vistas de Katmandú e incluso del Himalaya. Basta pasear por su calles medievales para descubrir la ocupación de muchos de sus habitantes: la de tejedores. Muestra de ello son los hilos de colores que se secan en las ventanas de muchas casas. O el sonido constante de los telares manuales.

Para conocer los puntos de interés de Kirtipur tuvimos que subir colina arriba desde la carretera. Cómo no conseguimos ningún plano de la ciudad ni encontramos a nadie que nos orientara fuimos paseando sin rumbo hasta encontrar la parte antigua y los templos. No tardamos mucho en alcanzar la plaza principal de la ciudad. Está rodeada de las que fueron antiguas residencias de la familia real. En el centro de está el Templo de Narayan custodiado por grifos y leones.

Al norte de esta misma plaza vimos el templos más llamativo de la ciudad y uno de los más imponentes del sur del Valle de Katmandú. Se trata del Templo de Bagh Bhairan. Su fachada está decorada con un gran número de espadas y escudos. Pertenecían a los soldados derrotados por Prithvi Narayan Shah cuando este tomó la ciudad en el siglo XVIII.

Valle de Katmandú Kirtipur Nepal

Lo último que vimos en Kirtipur fue la estupa Chinlancho. Corona la colina y destaca por su color blanco y el azul de la parte superior. Desde ahí regresamos como pudimos al taxi que habíamos contratado, aunque hubo un templo que no fuimos capaces de localizar.

Valle de Katmandú Nepal Kirtipur

Chobar

Fue el pueblo más tranquilo de los que visitamos en el Valle de Katmandú. No sabemos si fue por la hora o sencillamente casualidad, pero no vimos a nadie en el breve paseo que nos llevó por sus calles. El motivo principal de parar en Chobar era solo uno: ver el Templo de Adinath Lokeshwar. Se trata de un templo newar de tres alturas en el que lo más original no está en el propio templo. Lo que llama la atención es su decoración. En muros y puntales se pueden ver cientos de platos, cazos, jarras y otros utensilios de mesa y cocina. Esto se debe a que los recién casados acuden al templo a dejar uno de esos objetos y pedir un matrimonio feliz. Aunque el templo es hindú, también es sagrado para los budistas.

La visita al templo no es de lo mejor al sur de Katmandú, pero pilla de camino hacia otros lugares que visitar en el valle.

Pharping

Uno de los lugares que más me gustaron en el sur del Valle de Katmandú. En ella hay varios monasterio budistas tibetanos lo que da un ambiente especial a esta antigua ciudad newar. Lo ideal es hacer una ruta ascendente pasando por algunos de ellos y por otros monumentos budistas.

Se puede ver un gran chörten con 16 grandes ruedas de oración. Se encuentra en el Centro Dharma de la Auspiciosa Cumbre de Dzongsar. Un poco más allá se puede ver otro chörten en el Ralo Gompa, uno de los monasterios de Pharping. Muy cerca, otro monasterio, el Sakya Tharig Gompa. Este tiene un montón de pequeños chörten que crean una imagen muy peculiar.

Valle de Katmandú Pharping

Pero lo mejor viene un poco más arriba. Hay que coger un tramo de escaleras a la derecha. Por él se llega a dos templos. Uno es el conocido como Pharping Ganesh y Saraswati. El otro es el Rigzu Phodrang Gompa. Hay que pasar entre ambos y continuar colina arriba por una escalera rodeada de banderas de oración. Algo más allá se pasas por una fisura en la roca. Si uno se fija se ve en cada pequeña grieta una bolsita que contiene pelo human y deseos. Todos se piden al Gurú Rinpoche. Hay entrar en el siguiente monasterio y buscar la caverna que se conoce con el nombre de ese gurú. Es oscura y está llena del humo de las lámparas de mantequilla que cada día encienden los fieles que acuden a orar y pedir sus deseos.

No hay que abandonar la subida en ese punto. Si se continúa colina arriba uno se sumerge en un mar de banderas de oración ondeando al viento. Es una de esa imágenes que no olvidaré nunca. Pasamos un buen rato allí arriba. Las vistas del valle son espectaculares. Y la paz del lugar se contagia. Nos sentamos pensando cuanta gente habría subido allí a dejar esas banderas de colores. Todas llevan inscritos símbolos, oraciones o peticiones, y se colocan siempre en lugares en las que el viento lleve los deseos en todas direcciones.

Valle de Katmandu Pharping

Templo de Dakshinkali

La carretera que habíamos seguido para nuestra ruta por el sur del Valle de Katmandú termina justo en este templo. No encontramos nada ni parecido a lo que esperábamos. Allí no hay ninguno de esos típicos edificios de Nepal con preciosos techos a distintos niveles. Todo lo que encontramos es un patio abierto al que los no hindúes tenemos prohibido el acceso. En él se encuentra la imagen de la diosa Kali. Se trata de la manifestación más sangrienta de la esposa de Siva, Parvati. Hasta el templo, uno de los principales destinos para los hindúes, llegan los fieles para sacrificar animales y satisfacer la sed de sangre de la diosa.

Valle de Katmandú Templo de Dakshinkali

Cabras, ovejas, patos o pollos son sacrificados en el templo, por lo que el suelo es un reguero de sangre. Una vez muertos los animales, los propios sacerdotes del templo se encargan de descuartizarlos, y la familia que lo ha llevado hasta allí prepara un “barbacoa” y allí mismo, a unos metros del templo, se sientan todos para comer el animal como en cualquier otra comida campestre.

Valle de Katmandú Templo de Dakshinkali Nepal

Para mi no es el templo más bonito de Nepal, pero ver el ritual es bastante peculiar. Aunque que haya que hacer de tripas corazón. Eso sí, hay que recordar que por mucho que nos llame la atención, no es un espectáculo. Por lo que si se quiere hacer alguna foto mejor ser discreto.

Al templo se puede llegar directo desde la capital. Hay autobuses diarios desde la estación del parque Ratna. Lo malo es el tiempo que hay que invertir en el viaje: 2 horas y media por trayecto. Los martes y sábado hay más servicio porque son los días en los que más peregrinos van al templo. Y con ellos sus cabras y sus pollos. Estos mismos autobuses paran en Pharping.

Bungamati

Para regresar a Katmandú decidimos hacerlo por otra carretera. Para ello tuvimos que volver sobre nuestros pasos y buscar un camino que cruzara el río. Menos mal que el conductor que nos llevó sabía más o menos por donde ir. El camino fue un poco complicado. Pero mereció la pena. Porque Bungamati es uno de los lugares más bonitos del Valle de Katmandú. Es una ciudad medieval por la que de verdad no parecía haber pasado el tiempo.

Valle de Katmandú Bungamati

Cuando llegamos a ella descubrimos un lugar sin tráfico, sin turistas. Pasamos algo más de una hora paseando por la ciudad, contemplando sus antiguas casas newar y disfrutando haciendo fotos a los lugareños.

En Bungamati vimos un monasterio en ruinas y varios templos. Pero lo mejor es su Durbar Square. Allí descubrimos una enorme shikhara dominando el lugar mientras las mujeres se dedicaban a aventar el grano y los ancianos a disfrutar del cálido sol. Es un lugar que se tiñe de dorado al atardecer. Un remanso de paz lejos del ruido de Katmandú.

Valle de Katmandú Bungamati

Desde Bungamati emprendimos el regreso a la capital de Nepal. Fue un día de esos intensos que nos acercó a la parte menos turística del Valle de Katmandú. No nos cruzamos con un solo turista en todo el día. Y nos movimos entre templos hindúes, monasterios tibetanos y preciosas ciudades newaries que viven ancladas en el pasado.

Terremoto 2015

Tened en cuenta que esta parte del país ha cambiado tras el terremoto de 2015, pero no por ello hay que olvidarla. Sus templos y ciudades se están reconstruyendo. Y los nepalíes se han adaptado a la nueva situación contagiando su alegría e ilusión por seguir adelante. Aunque algunos de sus monumentos hayan desaparecido para siempre, otros se han podido volver a levantar. Las calles de las pequeñas poblaciones del sur de Katmandú han ido recuperando la normalidad. Algo que permite al viajero contemplar la vida cotidiana de monjes, artesanos y agricultores lejos de la capital. Con o sin terremoto, para ellos la vida debe continuar.

El terremoto de 2015 destruyó más de la mitad de la casas de Bungamati. Ya no es la ciudad que nosotros conocimos. Sin embargo, los estudiantes de la Universidad de Katmandú se propusieron ayudar a levantar de nuevo las viviendas y poco a poco la vida volvió a la normalidad. Además, se está aprovechando para dar a conocer el trabajo de los artesanos de Bungamati. Allí se encuentran los mejores talladores de madera del país y también muy buenos tejedores.

Sobre el resto de las poblaciones de las que os hablo en este post he buscado información para comprobar el estado de sus calles y monumentos. Sobre Pharping he leído que no estaba especialmente dañada. Al fin y al cabo sus monasterios son construcciones mucho más recientes y seguramente se edificaron con más solidez que las casas y templos del valle.

Me gustaría poder daros información más detallada. Pero no he localizado más datos. Sea como sea si decides viajar a Nepal, no te olvides del sur del Valle de Katmandú. A pesar de todo, este rincón del país seguro que sigue teniendo la paz y la magia que yo descubrí en él.

Comentarios (14)

    1. Y no solo hacer fotos. Esta parte del Valle de Katmandú es un lugar perfecto para olvidarse del caos y el ruido de la capital. Para mi es totalmente recomendable, sobre todo ahora que son muy pocos los turistas que se animan a dedicar un día para recorrerlo.

  1. Me parece un país increíble por descubrir. Es alucinante cómo se están levantando después de una catástrofe tan grande. El turismo sería un potencial muy fuerte para este país. Me llama mucho la atención, por lo poco que conozco de este país, la gente. Se ve que son muy agradecidos y hospitalarios.
    Saludos.

    1. Sin duda uno de los mayores atractivos de muchos países de Asia son sus habitantes, y en Nepal es uno de los países donde la gente es más hospitalaria aunque apenas tengan nada.

  2. Es curioso porque había oído hablra de Patan, por ejemplo, pero otros lugares como Kirtipur o Pharping no me sonaban de nada. Es bonito también perderse por lugares no masificados y donde el turista casi no ha llegado, como os pasó en Bungamati. Debió ser un momento muy especial.

    1. Estos lugares no son tan impresionantes como otras ciudades medievales del Valle de Katmandú. Pero merecen ser visitados porque uno descubre lugares poco turísticos que mantienen esa magia de lo que aún no forma parte de lo más conocido.

  3. Pues la verdad es que no me sonaba ninguno de los lugares a los que fuisteis Cris, creo que no los había escuchado nunca, pero me han parecido maravillosos y ¡tan diferentes a lo que estoy acostumbrada! No me sorprende lo que cuentas del Templo de Dakshinkali, es comparable a las fiestas que se hacen de la matanza en España (salvando las distancias), pero uniendo la religión, ¿no? Pues me han parecido muy curiosos todos y además si a esto le unimos que son poco turísticos, pues perfecto.
    Un abrazo
    Carmen

    1. Se trata de la parte más desconocida del Valle de Katmandú. Yo creo que muchos de esos lugares no les “suenan” ni a los que han estado en Nepal 😉

  4. Hola, muchas gracias por compartir tan buenos relatos y datos sobre el viaje a Nepal. ¿Hay alguna posibilidad de que les pueda preguntar algunas cosas respecto a su viaje? Quiero viajar este año a Nepal y no tengo muchas referencias respecto al presupuesto que hay que tener para andar cómodo, datos de hoteles y los costos de asuntos como la comida, el transporte o alguna agencia de turismo,

    Saludos desde Chile y muchas gracias por compartir su viaje.

    1. Hola Matias. Puedes escribirme a través de la opción “contacto” en el menú del blog. Me llegará un mail y te contesto por esa vía.
      Un saludo

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies