Playa de Bolonia en Cádiz

por Cristina
Playa de Bolonia

Son muchas las playas gaditanas que cada año enamoran a quienes las visitan. Pero si hay una que destaca sobre el resto por varias razones, esa es la Playa de Bolonia en Cádiz, una bahía con fina arena blanca desde la que en los días claros se puede distinguir la silueta del continente africano.

Cómo llegar a la Playa de Bolonia en Cádiz

Esta atractiva playa se encuentra a unos 20 minutos de Tarifa y a poco más de una hora de Cádiz. Llegar a ella es sencillo. Hay que tomar la N-340 hasta el punto kilométrico 70,2. De ahí parte la CA-8202, una carretera estrecha de 8 kilómetros que lleva no solo hasta la Playa de Bolonia, también es el camino para llegar a Baelo Claudia, la ciudad romana junto al mar.

Estacionamiento

Al final de esa carretera, pasado El Lentiscal, hay una pequeña zona de aparcamiento. En plena temporada alta o fines de semana puede ser complicado estacionar ahí, cerca de la Playa de Bolonia. Nosotros la visitamos un día entre semana, en septiembre, y tras conocer las ruinas de Baelo Claudia encontramos un aparcamiento perfecto en la Pista Vereda de la Reginosa que une El Lentiscal, la única zona urbanizada en esta playa, con un par de restaurantes con vistas a la antigua ciudad romana y más cerca de la Duna de Bolonia.

La Playa de Bolonia

La Playa de Bolonia es una de las última playas vírgenes de Cádiz. Aquí no encontrarás los servicios con los que cuentan algunas de las mejores playas de la provincia. Esta playa forma parte del Parque Natural del Estrecho, al que también pertenece la Playa de los Lances, un paraíso para los surfistas.

Playa de Bolonia

En cuanto a sus dimensiones, sin llegar a ser tan larga como la Playa de la Barrosa, el tamaño de la Playa de Bolonia alcanza los 4 kilómetros de arenal a la orilla del mar. En las zonas más anchas puede tener hasta 70 metros. Por lo que podéis ver, un tamaño nada despreciable en el que será difícil que tengas que pelearte con alguien por un espacio para dejar la toalla.

playa de bolonia

Hay pasarelas desde El Lentiscal que bajan hasta la arena. Una arena muy fina y dorada que cuando sopla levante se te puede ir clavando como si fueran agujas en la piel mientras caminas. La playa es muy grande, como habréis visto, y cualquier sitio puede ser bueno para disfrutar de ella. La zona cercana a la única parte urbanizada de la playa suele ser la más concurrida, pero basta caminar unos para poder estar sólo.

playa de bolonia

Duna de Bolonia

Caminando por la Playa de Bolonia hacia el Oeste se llega a un lugar único: el monumento natural de la Duna de Bolonia. Una lengua de arena dorada que alcanza los 30 metros de altura. Se trata de un sistema dunar móvil, es decir, que por la acción de los vientos se desplaza, en este caso, tierra adentro por el viento de levante.

Playa de Bolonia

Otra de las peculiaridades de esta playa gaditana es el pinar que la delimita por el Norte. Un pinar que la Duna de Bolonia va sepultando acabando con esos pinos. Merece la pena por muchas cosas subir a lo más alto de esta duna. No es una tarea sencilla, caminar por la arena cuesta arriba es trabajoso. Pero una vez en lo más alto, las vistas de la playa son realmente espectaculares.

playa de bolonia

Y no solo eso. Es desde lo alto de la duna desde donde se puede apreciar el efecto que la arena causa sobre el pinar. El punto más alto de esta formación está en línea con las copas de los pinos. Algunos de ellos irán quedando cubiertos en algún momentos por la arena, igual que decenas de ellos ya están bajo la duna. Al ir subiendo se puede ver como algunas ramas ya muertas sobresalen entre esa fina arena dorada.

Playa de Bolonia

Si decidís subir a la duna, ojo con los pies. La arena puede estar tan caliente que las plantas de los pies se os pueden quemar. Así que mejor subir calzado y rociado de protector solar. Una vez arriba, y tras haber disfrutado del lugar, nada más divertido que dejarse caer rodando hasta la playa. Luego un baño para quitarse la arena y todo en orden de nuevo.

Ruinas romanas de Bolonia

Junto a la playa de Bolonia se puede visitar una antigua ciudad romana, Baelo Claudia. Se trata de un yacimiento muy interesante que presume, entre otras cosas, de tener el foro romano mejor conservado de la antigua Hispania. La entrada es gratuita para los ciudadanos de la Unión Europea y permite visitar el museo dentro del Centro de Interpretación así como recorrer la antigua ciudad romana que se construyó por motivos comerciales, ya que fue puerto de unión con la vecina Tingis, la actual Tánger.

En Baelo Claudia había factorías de salazón, mercados, basílica, templos, teatro, y por supuesto, termas. Recorrer esta ciudad romana de tiempos de Augusto y Claudio con el fondo de la Playa y la Duna de Bolonia sin duda es un regalo de la historia.

Baelo Claudia

Comer y dormir en la Playa de Bolonia

Ya os comentaba antes que El Lentiscal es la única  zona urbanizada de la Playa de Bolonia. Es ahí donde podemos encontrar algunos restaurantes, farmacia y alojamientos. Son varios los locales con terraza perfectos para comer disfrutando de la vista del mar o sencillamente sentarse a tomar un café con vista a la Duna de Bolonia. También hay supermercados y varios alojamientos sencillos, como el Hostal Ríos, en primera línea de playa.

Un poco más allá de El Lentiscal, entre la playa y las ruinas de Baelo Claudia, hay también un par de restaurantes con una ubicación muy agradable para tomar algo fresco antes de emprender la subida a la imponente Duna de Bolonia.

Quizás también te interese

1 comentarios

DosViajando 23 junio, 2020 - 6:34 am

Impresionante playa kris! Preciosa y enorme 😍

Reply

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

    Google

    Analíticas de visitas y tráfico web.

    _ga,_gid,_gat
    _ga,_gid,_gat

    GPDR

    Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

    gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]

    Scroll Up