Playa de Cofete y la Villa Winter en Fuerteventura

por Cristina Monsalvo
que ver en Fuerteventura

Son muchas las playas espectaculares que ver en Fuerteventura. Algunas de ellas, como las de Correlejo o Jandía, son bastante populares tanto por su ubicación como por lo sencillo que resulta llegar a ellas. Ambas cuentan con arenales infinitos que hacer las delicias de bañistas y de aficionados a volar cometas de tracción. Otras playas son más abruptas. Y algunas, como la Playa de Cofete, tienen un acceso algo más complicado.

Dónde está la Playa de Cofete

La impresionante Playa de Cofete, para mi uno de los lugares más atractivos de Fuerteventura, pertenece al municipio de Pájara y se encuentra en la península de Jandía. En la costa occidental, donde las aguas son más bravas y tienen más corrientes que las playas de la zona orientas de la isla.

Cómo llegar a la Playa de Cofete

Si no se cuenta con transporte privado, la única forma de llegar a la Playa de Cofete es en los microbuses todoterreno que salen dos veces al día desde Morro Jable. El trayecto dura hora y media, siendo la salida a las 10:00 y  a las 14:00 horas y el regreso a las 12:30 y a las 16:30 horas. Sin duda es una opción para quien no tenga coche o moto. Pero con esos horarios, la verdad, es cuestión de pensárselo.

Playa de Cofete

Nosotros hicimos el trayecto hasta Cofete en un coche de alquiler. Aprovechamos para ver de camino las playas de Jandía que ya habíamos visitado unos años antes y hacer una parada en el Mirador del Salmo, uno de esos miradores de Fuerteventura que ofrecen vistas inolvidables. Desde allí continuamos hacia Morro Jable, atravesamos la población y continuamos por la Carretera Punta de Jandía. Que más que una carretera es una pista sin asfaltar por el que se puede circular sin demasiado problema.

En un momento del trayecto, ese camino se bifurca en dos. La Carretera Punta de Jandía continúa hacia el faro, por lo que hay que desviarse a la derecha para continuar por un camino que a tramos deja mucho que desear, con muchos baches, curvas y en algunas zonas, pasos estrechos sobre acantilados en los que no hay quitamiedos ni ninguna protección. La ruta no tiene pérdida. Unos kilómetros antes de llegar a la Playa de Cofete la carretera se ensancha es una curva. Merece la pena hacer una parada, es uno de los miradores de Fuerteventura con mejores vistas.

qué ver en fuerteventura

El camino llega hasta la playa. A la derecha una desviación lleva al pequeño núcleo urbano, a un restaurante, a la playa y al cementerio. Siguiendo de frente por un camino cada vez en peor estado, se puede llegar a Villa Winter, una construcción con una extraña historia.

Si necesitas un coche de alquiler en Fuerteventura, pasa por la web de Sixt. Seguro que encuentras el vehículo que necesitas con todas las garantías de una empresa internacional.

Playa de Cofete

Entre todos los lugares fascinantes que hay que Fuerteventura, si tuviera que quedarme solamente con uno creo que sería la Playa de Cofete. Se trata de una playa salvaje, llegar a ella es como abandonar la civilización. Allí no hay baños, no hay chiringuitos, no se alquilan sombrillas ni hamacas. Por no haber, no hay ni cobertura telefónica. Hay que llevar con uno todo lo que se pueda necesitar para pasar un día de playa. Porque allí no podrás comprar ese protector solar que se te ha olvidado ni encontrar una sombra para protegerte del sol.

Esta playa de Fuerteventura es casi virgen y poco (o nada) masificada. Su arenal alcanza los 50 metros de anchos y si quieres ir de punta a punta, prepárate a caminar 14 kilómetros. En el agua hay muchas corrientes, y por lo general, grandes olas. Por ello no se recomienda el baño más allá de la orilla, sobre todo porque tampoco cuenta con servicio de socorristas. Es un lugar para descansar si el viento que suele soplar en esta parte de la isla lo permite.

Como curiosidad, contar que esta playa fue uno de los escenarios que Ridley Scott eligió para rodar algunas de las escenas de la película Exodus: dioses y reyes.

Cementerio de Cofete

Junto al parking que hay junto a la Playa de Cofete hay una construcción que puede pasar desapercibida. La fina arena de la playa, ayudada por el viento, ha ido tapando los muros de unos de los cementerios más curiosos que podáis imaginar. Su puerta no se puede abrir, la arena la tiene atrapada, pero se puede saltar con facilidad sobre las pequeñas dunas que rodean al camposanto para acceder a su interior.

playa de cofete

Este cementerio de Cofete fue abierto a principios del siglo XIX. En aquella época, lo habitual era dar sepultura a los muertos en las iglesias o pequeños cementerios cerca de ellas. Hacer eso desde la aldea de Cofete era una pesada labor. Se ataba el cuerpo del fallecido a un dromedario para recorrer los 50 kilómetros hasta Pájara, el pueblo más cercano en el que se podía le podía dar sagrada sepultura. Hasta que los vecinos decidieron empezar a enterrar a sus muertos, de ahí el origen de este cementerio.

Los nombre de los fallecidos se puede ver inscritos en un bloque de tierra junto a la puerta del cementerio. Dentro, solamente sencillas cruces de madera, arena y piedras. Alguien nos dijo que allí ya no hay nadie enterrado. No sé si será cierto o no, pero nosotros vimos un par de tumbas con flores y velas. Eso indica que alguien recuerda a su muertos y se acerca al cementerio para honrarlos.

Playa de Cofete

Villa Winter

Encontrar una casa de las dimensiones de Villa Winter en esta Playa de Cofete es aún más extraño que el cementerio de la playa. Sobre todo cuando te cuentan que en esta casa tuvieron lugar reuniones de espías y de militares. Incluso que en ella se realizaron operaciones de cirugía para cambiar el aspecto de destacados líderes nazis o que bajo sus cimientos hay submarinos.

Playa de Cofete

Nosotros no pudimos dejar de sentirnos atraídos por la historia de esta casa. Llegamos hasta ella en coche, y según nos íbamos acercando pudimos apreciar el mal estado en el que se encuentra. Una vez en la puerta, un hombre nos preguntó que queríamos, y al pregunta si aquella era la Villa o Casa Winter, nos dijo que sí y nos preguntó si queríamos ver su interior.

Villa winter

Ese hombre, Pedro Fumero, nos contó que su familia vive allí de forma irregular, que la propiedad es de una importante cadena de hoteles pero que ni él ni su familiar se van a marchar de allí hasta que no se aclaren todos los misterios que rodean a esta construcción de la Playa de Cofete y les llegue las correspondiente orden de desalojo.

Con suma amabilidad nos acompañó a recorrer el interior mientras nos explicaba las por qué está seguro de que la Villa Winter, mandada construir por Gustav Winter, fue lugar de reunión de nazis. Un pequeño museo, mesas de operaciones como las de los campos de concentración o la pista de aterrizaje en la playa son solamente algunas de las muchas razones que hacen pensar que realmente en este rincón de Fuerteventura pasó algo relacionado con el nazismo.

villa winter

Si os apetece descubrir más de esta extraña historia, yo os animo a acercaros a la casa. No hay horario de apertura, pero hay que evitar la hora de la comida. Solamente os pedirán un donativo al final de la visita si ésta os ha parecido interesante. A nosotros, la verdad, sea cierto o no todo lo que Pedro nos contó, nos pareció estar recorriendo el escenario de una película.

Quizás también te interese

Dejar un comentario

Scroll Up