Qué ver en Plasencia, capital del Jerte

por Cristina Monsalvo
qué ver en Plasencia

Soy de la opinión de que todo viaje tiene su origen en algo que nos ocurre. Una noticia que la radio, una exposición que hemos visitado, un documental, una charla con amigos o puede que una película. En mi caso, el gusanillo de descubrir los lugares que ver en Plasencia «me picó» a raíz de leer un libro, y más tarde, de la serie basada en el mismo. El libro es de una de mis autoras preferidas, Isabel Allende. Y el título del mismo «Inés del alma mía». La protagonista es Inés Suárez, una mujer a tener en cuenta cuando se habla de los descubridores extremeños, pues ella, junto a Pedro de Valdivia, conquistó Chile y fundo Santiago de Nueva Extremadura, la actual capital chilena.

qué ver en PlasenciaNuestra visita a Plasencia ha formado parte de la Ruta de los Descubridores que hemos hecho por tierras extremeñas. Un estupendo periplo que nos ha ayudado a descubrir la historia y vida de muchos de esos hombres y mujeres que cruzaron hace siglos el Atlántico en busca de una vida mejor al otro lado del mismo. Hemos visitado pueblos y ciudades ligados a estos personajes. Desde la Trujillo de Pizarro al pequeño pueblo Santa Cruz de la Sierra, localidad en la que nació Nuflo Chaves, descubridor de parte de Bolivia. Dejando atrás a todos esos hombres que forman parte de la extensa lista de descubridores extremeños, vamos a volver a una de las pocas mujeres cuyo nombre se debe incluir entre el de tantos varones que conquistaron diversos territorios en América para la corona española.

Inés Suárez, de Plasencia a Chile

Inés Suárez nació en Plasencia en 1507 y con solo 19 años se casó con Juan de Málaga. Éste, partió hacia el Nuevo Mundo como soldado en busca de fortuna, dejando a Inés en España. Diez años más tarde, en vista de que su marido no regresaba ni tenía noticias del él, partió en su busca. Al llegar a su destino, descubrió que Juan había muerto. Como viuda de un soldado, a Inés le fue entregada una parcela de tierra en Cuzco.

Fue en esta ciudad de Perú donde conoció a Pedro de Valdivia, natural de Villanueva de la Serena (Badajoz),convirtiéndose en su amante. Juntos partieron en 1539 hacia Chile y once meses más tarde fundaron Santiago de Nueva Extremadura. Ella defendió siempre la ciudad como un soldado más, y murió allí en 1580. Esto es un resumen de la vida de esta conquistadora, si os apetece conocer más, animaros a leer el libro del que arriba os hablaba.

Qué ver en Plasencia

Aunque el motivo principal de nuestra visita a esta ciudad era su relación con los descubridores españoles, una vez allí no pudimos dejar de recorrer los lugares que ver en Plasencia y que hacen de ella una de las ciudades más bonitas en tierras extremeñas.

qué ver en Plasencia

Murallas y puertas

Lo primero que encontramos al llegar a Plasencia fueron sus murallas. En concreto el tramo junto a la Puerta de Trujillo, cerca del Río Jerte que abraza la población. Esta puerta es una de las cuatro que conserva la muralla y tiene la peculiaridad de que en ella se sitúa la Ermita de la Salud.

qué ver en Plasencia

Las otras tres puertas son la de Talavera, de Berrozana y la Puerta del Sol. Esta última fue reformada a finales del siglo XV siendo la más fotogénica y conocida de la ciudad. Está decorada con el escudo de los Reyes Católicos y la Virgen de la Paz. Delante de ella en imposible pasar por alto la fuente junto a la que se alza la escultura ecuestre de Alfonso VIII, fundador de Plasencia.

Qué ver en Plasencia

La muralla es una construcción defensiva que se levantó entre los siglos XII y XIII, coincidiendo con la fundación de la ciudad. Tuvo esta muralla, que nos recordó mucho a la de Ávila y que sigue rodeando casi por completo la ciudad, 71 cubos. Quedan en pie 20 de ellos, pudiendo verse distintos grupos en diferentes zonas. De entre todos ellos merece la pena visitar la Torre Lucía, en el extremo noreste de la muralla, en el punto en el que finaliza uno de los tramos más atractivos que se pueden ver de la muralla de Plasencia. Dentro de esa torre se encuentra el Centro de Interpretación Medieval, de acceso gratuito, y desde el que se puede acceder al paseo de ronda de la muralla.

qué ver en Plasencia

Plaza Mayor de Plasencia

La Plaza Mayor es la más populosa entre las plazas que ver en Plasencia. Se encuentra en el corazón del recinto amurallado y el lugar de reunión de locales y turistas gracias sobre todo a la cantidad de restaurantes que ahí en ella, muchos de los cuales sacan sus mesas a esta plaza, tan peatonal (de momento) como el resto del centro histórico de la ciudad.

qué ver en Plasencia

Entre las construcciones de esta plaza destacan sin duda sus soportales. En ellos, cada martes, se celebra un animado mercado. La antigua cárcel se encuentra en un lateral del Ayuntamiento. Fue construida en el siglo XVII y está decorado con un escudo de Felipe IV.

El Ayuntamiento o Palacio Municipal es sin duda el edificio más notable que ver en la Plaza Mayor de Plasencia. Con elementos decorativos góticos y una arcada renacentista, en su campanario se ve una curiosa figura junto al reloj. La de un hombre de 2 metros de altura conocido como el abuelo Mayorga. Parece ser que esta figura (o una parecida, pues han sido ya varios los abuelos que han pasado por ese campanario) está en la torre desde 1743, aunque por su excesivo peso fue retirada en 1936 y vuelta a colocar en lo alto del Ayuntamiento en los años 70 del siglo pasado. El nombre de Mayorga es probable que tenga que ver con el origen del primer relojero de Plasencia, natural de ese pueblo vallisoletano.

qué ver en Plasencia

Plaza de San Nicolás

Lejos del bullicio de la anterior plaza, este lugar que ver en Plasencia resulta muy tranquilo y para mi es uno de los espacios, junto a la contigua Plaza de San Vicente Ferrer, más atractivos de la ciudad. En esta plaza se pueden ver dos edificios que se cuentan entre los destacados de Plasencia.

Uno de ellos es la Iglesia de San Nicolás, un templo de portada románica y acceso gratuito. A nosotros aquí nos pasó una cosa muy curiosa (supongo que a más de uno le habrá ocurrido lo mismo). Al poco de entrar, un señor que luego supimos era el párroco de la Iglesia, se acercó a nosotros y empezó a dirigirnos con la promesa de mostrarnos todos los secretos de interior del edificio.

Nos fue guiando linterna en mano, señalando bóvedas, tumbas, la original pila bautismal y diferentes detalles de la iglesia. En el recorrido iba uniendo al improvisado grupo a todo el que cruzaba la puerta de entrada, que se quedaban tan asombrados como nosotros por la determinación de aquel hombre. Al final inevitablemente tuvimos que dejar un donativo en la caja que había para ello.

El otro edificio que se puede ver más allá de la fuente que ocupa el centro de la plaza, es el Palacio de los Marqueses de Mirabel. Se trata de un edificio renacentista de dos alturas construido por los Duques de Plasencia. Actualmente es propiedad de una de las hijas de Carlos Falcó, V Marqués de Griñón y XIII de Mirabel. El interior se puede visitar en algunas épocas del año (nosotros gracias a la pandemia, no quedamos con las ganas) y admirar el patio renacentistas y la fabulosa colección de arte que se expone en sus habitaciones.

Puedas entrar o no al palacio, no dejes de cruzar el gran arco que atraviesa el edificio. Cuando estés al otro lado, date la vuelta y mira hacia arriba. Verás el fabuloso balcón de estilo plateresco que decorada el palacio y que es único en Plasencia.

qué ver en Plasencia

Plaza de San Vicente Ferrer

Los edificios de esta plaza rectangular tienen ese tono dorado tan característicos de Plasencia. Entre ellos destaca, al fondo, el Parador de Turismo que ocupa lo que fue el Convento dominico de San Vicente Ferrer.

Antes de entrar a este emblemático edificio, hay que fijarse en la Iglesia de San Vicente Ferrer. Es el segundo templo en tamaño de la ciudad tras la Catedral. Generalmente está abierto y ver los pasos que cada Semana Santa salen desde esta iglesia para recorrer la ciudad. Nosotros no pudimos ver el interior de esta iglesia que se construyó  sobre una de las primeras sinagogas de Plasencia.

Qué ver en Plasencia

Aunque es un hotel, se permite el acceso a los visitantes al Parador de Turismo. No todo está abierto para los no alojados en él, pero merece la pena entrar para ver el claustro renacentista del siglo XV y la antigua sacristía decorada con azulejos de Talavera.

Plaza de la Catedral

El lugar más bello y emblemático que ver en Plasencia es sin duda la Plaza de la Catedral. En realidad debería llamarse Plaza de las Catedrales, pues, por si no lo sabías, en esta ciudad extremeña presumen de contar con dos iglesias que ostentan ese título, ambas dedicadas a la Virgen María.

Al ser un espacio peatonal recorrer esta plaza, rodear las catedrales o sentarse un rato a descansar disfrutando de las vistas es realmente placentero. Solamente los turistas y las palomas te harán compañía. En esta plaza, además de las catedrales que le dan nombre, hay otro edificio que admirar: la Casa del Deán. Construida en el siglo XVII, es inconfundible gracias al balcón que se abre en su esquina, adornado con columnas.

Bajo este palacio, un pequeño jardín en el que el rumor de una fuente escondida entre los arbustos es lugar de reunión de las palomas que sobrevuelan la ciudad.

Qué ver en Plasencia

Catedral Vieja de Plasencia

Aunque las dos catedrales que ver en Plasencia forman un solo edificio que se comunica por el interior, no es complicado distinguir un templo del otro.  La Catedral Vieja es una construcción sobria levantada en estilo románico con algunos elementos góticos. En su exterior destaca su portada románica en un ángulo de la plaza antes citada. Esta puerta está decorada con arquivoltas, un rosetón y una hornacina con la escena de la Anunciación de la Virgen.

Fue en el siglo XIII cuando comenzaron las obras de este templo, siendo en el siglo siguiente cuando se construyó la mayor parte del edificio. Visitar su interior permite conocer las tres naves de la antigua Catedral. Este edificio no tiene ábside, pues donde acaban las naves hay un muro, el que separa las dos Catedrales. En ese muro se puede ver un bonito y singular retablo de estilo portugués, todo el pintado de un intenso azul con detalles dorados.

qué ver en Plasencia

El claustro de la Catedral Vieja es rectangular y en el se puede ver decoración románica en las columnas y los capiteles que rodean este espacio, mientras que el gótico está presente en los arcos y en las bóvedas de crucería. Este claustro es la unión entre ambos templos siendo sencillo encontrar donde acaba una Catedral y comienza la otra. Solamente hay que caminar por el ala oeste del claustro para encontrarse con los muros que se iban construyendo hacia la Catedral Vieja, utilizando en su avance las piedras del antiguo templo. Pero las obras se pararon y gracias a ello hoy podemos contemplar una gran parte de la que fue primera Catedral de Plasencia.

Qué ver en Plasencia

En el claustro se abren varias puertas. Si están abiertas, hay que entrar, pues tras ellas hay algo que merece la pena se visto. Como puede ser la Capilla de San Pablo con su cúpula octogonal sobre una base cuadrada. En el exterior, esta cúpula está rematada por gallones revestidos con escamas de piedra y rematada por una bola que hace que esta torre, uno de los símbolos de que ver en Plasencia, sea conocida como la Torre del Melón.

qué ver en Plasencia

Entrada a las Catedrales de Plasencia

La entrada para visitar la dos Catedrales es única. Se adquiere al acceder al conjunto por la puerta occidental de la Catedral Vieja.

El horario de visita varía por estación:

  • Horario de verano: de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas.
  • Horario de invierno: de 11:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas.

El precio de acceso es de 4 € (incluye audio guía) excepto los domingos por la mañana y durante las celebraciones que le precio es de 2,5 € puesto que hay zonas en las que la visita está restringida.

Catedral Nueva de Plasencia

Al entrar en la Catedral Nueva, atrás queda la sobriedad de su vecina. La nave central del templo alcanza gran altura, y todas las columnas tienen sus nervios pintados de un radiante dorado que en la bóveda destaca de forma especial. Figuras de santos decoran también esas columnas y distintos retablos se suman a esta explosión de brillo. El oro sigue siendo el protagonista en todos ellos, aunque el retablo de la Capilla Mayor es el que se lleva casi todo el protagonismo al ser una obra en la que se unen arquitectura, escultura y pintura.

qué ver en Plasencia

También en el interior nos llamaron la atención el coro. Dicen que es uno de los más bellos de España, y viendo las tallas que lo decoran con escenas del testamento y otras figuras, no cabe duda de que merece estar en esa lista. No hay que dejar de buscar la portada plateresca que da acceso a la sacristía ni junto al altar mayor, la tumba del Obispo Pedro Ponce de León, consejero de Felipe II.

En cuanto al exterior, sus pináculos se alzan desde hace siglos en los alto del templo. Aunque sin duda las dos portadas platerescas son las que se llevan todas las miradas. Una de ellas, la del Enlosado, se abre junto a la Torre del Melón, al sur de la Catedral. La otra portada da al norte, directamente a la Plaza de la Catedral. Lo que fue un muro gótico se transformó en una joya del plateresco gracias al maestro Juan de Álava. Dos arbotantes enmarcan la puerta, y los muros se decoraron con elementos iconográficos. Sin embargo, las hornacinas que se ven en la portada, nunca llegaron a tener ninguna escultura que completara la decoración.

Museo Etnográfico y Textil Pérez Enciso

A pocos metros de la Plaza de la Catedral y cerca de la Puerta de Trujillo se encuentra el Museo Etnográfico y Textil Pérez Enciso. La exposición ocupa el antiguo Hospital de Santa María de Plasencia. El edificio conserva sus antiguas bóvedas de ladrillo, y bajo ellas, se puede ver la colección del museo repartida en cuatro salas.

Son muchas las piezas expuestas que de un modo u otro están relacionadas con la historia y las tradiciones extremeñas. No en vano, este museo fue el primero de esta categoría en abrir sus puertas en Extremadura. En las vitrinas repartidas por el museo se pueden ver trajes típicos, bordados, ropa de cama, prendas de lana y de cerámica. Yo creo que merece la pena dedicar un rato a conocer este lugar, tanto por el propio edificio como por los objetos que atesora. Además, la entrada es gratuita.

qué ver en Plasencia

El horario de la visita varía de verano a invierno:

  • Del 1 de julio al 31 de agosto, de lunes a viernes de 9:30 a 14:30 horas, sábados de 10:00 a 14:00 horas.
  • Del 1 de septiembre al 30 de junio de miércoles a viernes de 11:00 a 14:00/17:00 a 20:00 horas, sábados mismo horarios pero abriendo una hora antes y domingos de 11:00 a 14:00 horas.

Judería de Plasencia

Poco queda de los que fueron las juderías de Plasencia. Hasta el siglo XV, en la zona de la actual Plaza de San Nicolás, estaba la conocida como judería de la Mota. Era un barrio próspero, cuyos habitantes tenían tierras y viñedos que arrendaban. Por aquel entonces, cristianos y judíos vivían en armonía y celebraban juicios mixtos con un juez de cada religión. Pasó el tiempo y empezaron a florecer los sentimientos antisemitas. Se les prohibió formar parte de los negocios más prósperos y se les prohibió tener oficios relacionados con arrendamientos o recaudación. En 1477 los condes de Plasencia confiscan el espacio de la judería para ampliar el Palacio de Mirabel.

Ante esta situación, los judíos dejaron el que había sido su barrio durante siglos para trasladarse a otro lugar de Plasencia. En la Plaza de Ansano levantaron un nuevo templo, situando sus casas en las calles aledañas. Hoy no queda casi nada de aquellas juderías. Pero si cuando se camina por las calles que formaron parte de aquellos barrios y se mira al suelo, se verán placas con los nombres de las familias que habitaron las juderías. En la Rúa Zapatería hay un buen número de ellos, discreto recuerdo de una parte de las historia de Plasencia y de España.

qué ver en Plasencia

Acueducto de San Antón

Dejando el recinto amurallado y caminando unos metros hacia el norte se llega a otro de los lugares que ver en Plasencia: su acueducto. Son muchos los que creen que se trata de una obra romana. Pero no es así. Esta construcción data del siglo XVI y se conservan 55 arcos. Su nombre se debe a la Ermita de San Antón que había en esa zona.

Cuentan en Plasencia que antes de este acueducto había unas cañerías de barro  árabes que llevaban a la ciudad el agua desde las sierras de Cabezabellosa y El Torno. Pero esas cañerías se rompían cada dos por tres, el agua no llegaba a la ciudad, había que pagar para reemplazarlas y todo eran problemas. Por ello, y a pesar del elevado coste que tuvo construir este acueducto, se decidió que la mejor forma de evitar roturas en las antiguas cañerías y a la vez tener contentos a los habitantes de la ciudad era olvidarse de la obra árabe y traer el agua a Plasencia con un acueducto.

Qué ver en Plasencia

Otros edificios que ver en Plasencia

Merece la pena pasear por el centro histórico de Plasencia sin rumbo. Una vez visto los lugares más destacados de la ciudad, no está de más callejear. Alejarse de las plazas más populares que suelen ser centro de reunión de locales y turistas para buscar calles menos transitadas en las que descubrir algunos de los muchos edificios que atesora esta ciudad extremeña. Iglesias, conventos, palacios y casas señoriales saldrán a vuestro encuentro, solamente hay que ir un poco atento para encontrarse con ellas.

qué ver en Plasencia

Por ejemplo, en la Calle del Rey están las Casa de los Trejo Barrantes, el Palacio de los Trejo y Vargas y la Casa de las Argollas. De esta última salió Juana la Beltraneja para casarse con Alfonso V, rey de Portugal. En la antes citada Plaza de Ansano destaca la fachada de sillería del Palacio de Carvajal-Girón. Hoy es un hotel, pero pidiendo permiso se puede entrar para ver el bonito patio que esconde en su interior.

qué ver en Plasencia

Muy cerca de la Plaza Mayor, en la Calle los Quesos, está la Casa Toledo Barrantes. Es sencillo distinguirla por su balcón de estilo italiano y por el enrejado de sus ventanas inferiores. Casi enfrente se puede ver la Casa de los Grijalva, un palacio privado que es una de las mejores muestras de arquitectura del siglo XVII que ver en Plasencia. Para que os hagáis una idea de la importancia de este edificio, fue elegido para representar a Plasencia y a la Provincia de Cáceres en el  Pueblo Español de Barcelona.

Monumento homenaje a Inés Suárez

Lo último que nosotros visitamos en Plasencia fue precisamente aquello que nos había llevado a la ciudad: el monumento homenaje a Inés Suárez. Como curiosidad, decir que nadie nos supo decir a ciencia cierta donde estaba el monumento. Ni tan siquiera en la Oficina de Turismo sabían de su existencia. Fuimos preguntando por la calle y nos llamó la atención que la gente ponía cara de póker cuando nombrábamos a Inés Suárez. Ve a Trujillo y pregunta por Pizarro. Seguro que todos saben quien era y donde encontrar su escultura.

Finalmente, un señor se quedó pensando ante nuestra pregunta, nos dijo que había un colegio con ese nombre y creía que lo que buscábamos podía estar cerca. Así que fuimos hacia ese colegio, y efectivamente, allí estaba la escultura que recuerda a la conquistadora Inés Suárez. Nada de figuras ecuestres ni esculturas enarbolando banderas. En Plasencia han rendido homenaje a Inés con una obra de Mar Solís cuyo título es «El espacio recorrido». Un espacio que para muchas mujeres, varios siglos después, sigue siendo mayor que el que tienen que recorrer los hombres.

Si tenéis interés en ver esta escultura, hay que dejar el centro de la ciudad y buscar la Rotonda de los Alamitos. Allí se recuerda a la que es probablemente las más famosa de las mujeres que cruzaron el Atlántico en la época de los descubrimientos.

qué ver en Plasencia

Qué ver en Plasencia: Oficina de Turismo

Aunque ahora muchos prefieren recorrer los lugares que visitan con Google como mapa e internet a modo de guía de viajes, puede que alguno tenga interés en acercarse a la Oficina de Turismo para solicitar un plano o información más detallada sobre los lugares que visitar. Si sois de estos últimos, sabed que la Oficina de Turismo de Plasencia está en la Calle Santa Clara, muy cerca de la Plaza de la Catedral. Ocupa parte de lo que fue un antiguo convento reconvertido en centro cultural.

Qué ver en Plasencia: alojamiento

Si queréis disfrutar de los lugares que ver en Plasencia con tranquilidad y pasear por la calles de la ciudad iluminadas al anochecer, lo que mejor que podéis hacer es quedaros a dormir. Nosotros así lo hicimos y creo que fue un acierto. Disfrutamos de la ciudad de día y de noche, de su animado ambiente en la Plaza Mayor y alrededores, y de la tranquilidad de la calles desiertas cuando oscurece.

Hay una discreta oferta de alojamientos en Plasencia. Hoteles, hostales y apartamentos que podéis localizar en Booking.com. Es la web que siempre utilizo en mis búsquedas, tienen una gran oferta y la garantía del mejor precio.

Nosotros en esta ciudad nos alojamos en el Hotel Exe Alfonso VIII. Se trata de un establecimiento de cuatro estrellas, que tengo que confesar, no esta a la altura. Necesita con urgencia un lavado de cara. Unas alfombras nuevas en pasillos y escaleras o un cambio en la sobria decoración de las habitaciones le haría parecer otra cosa.

Qué ver en Plasencia

Es cierto que cuenta con una ubicación inmejorable, a pocos metros de la Puerta de Talavera. Que el personal es muy amable y que el desayuno es muy bueno. Incluso las vistas desde algunas habitaciones, como en la que nosotros nos alojamos, son fantásticas, como si fueran un marco para la Catedral. Tampoco puedo negar que todo estaba muy limpio y que la habitación, bastante amplia, nos resultó cómoda. Poniendo todo en una balanza, creo que gana lo bueno de este hotel frente a lo malo. Pero no quiero recomendarlo sin contar mi impresión general.

qué ver en Plasencia

Qué ver en Plasencia: comer

La oferta gastronomía en Plasencia es amplia. El centro histórico está lleno de bares de tapeo, de cafeterías y de restaurantes. Los fines de semana se concentra mucha gente en esta zona, por lo que es conveniente si se quiere comer en algún sitio concreto, hacer una reserva.

Yo os voy a recomendar un restaurante que a su vez, nos recomendaron a nosotros, y en el que no solamente comimos bien. También nos trataron como si fuéramos amigos de toda la vida. Se trata del Restaurante Succo, en la Calle Vidrieras, junto a la Plaza Mayor. En su carta no faltan platos típicos que comer en Extremadura, como puede comer el jamón ibérico, distintos quesos de la región o la rica ensalada de Zorongollos. Junto a ellos, otras creaciones más innovadoras pero respetando siempre la calidad de los mejores productos extremeños.

comer en Extremadura

Qué ver en Plasencia: aparcar

El centro histórico de Plasencia es peatonal. Puede acceder solamente vehículos autorizados, para carga y descarga o aquellos que vayan al aparcamiento de su alojamiento. El resto, tenemos que buscar un lugar para estacionar fuera de las murallas. La parte buena es que no hay zona azul o de pago en sus calles. Tan solo hay que prestar atención para no dejar el coche en una zona granate. Aunque es gratuita, el tiempo máximo para estacionar en ella es de una hora.

En nuestro caso elegimos un aparcamiento cubierto cerca de nuestro hotel, el Plasencia Parking S.L.. Habíamos leído que las plazas eran pequeñas, que había poca luz, que era complicado maniobrar. Aún así, decidimos estacionar en él porque íbamos con equipaje y era lo más cercano a nuestro alojamiento. El precio nos pareció muy económico: 10 € por día.

Si preferís ahorraros esos euros, hay varias zonas en los alrededores de la muralla en los que estacionar de forma gratuita. No es complicado encontrar sitio en ellos, sobre todo fuera de los fines de semana. El aparcamiento más cercano al casco antiguo de Plasencia es el del Parque de la Isla, que también es el más grande la ciudad. Un poco más alejados están el parking de la estación de autobuses (suele se complicado encontrar hueco) y junto a él, el espacio en el que se permite el estacionamiento de caravanas.

Quizás también te interese

12 comentarios

Laura 3 marzo, 2021 - 1:06 am

Nos encantó Plasencia. Mucho para ver. El Parador de Turismo muy bonito. Gracias Cristina pot tu recomendación. Toda Extremadura vale mucho la pena.

Reply
Cristina 3 marzo, 2021 - 11:48 am

Gracias a ti, Laura, por contar conmigo para organizar tus fantásticos viajes a mi país. Un fuerte abrazo

Reply
Maruxaina Bóveda 4 marzo, 2021 - 7:32 pm

Hola guapa,
Tienes razón en que hay motivos personales, o como dices cosas que nos ocurren, que nos hacen elegir un determinado destino. Ya sabes que en nuestro caso la música ha hecho que descubramos destinos que de otro modo no hubiésemos puesto en el mapa.
Me ha parecido de lo más interesante el recorrido que hicisteis en busca de los lugares que ver en Plasencia. Yo la conocí gracias a un TBM y me sorprendió para muy bien su patrimonio. Recuerdo sus catedrales, la plaza Mayor y ¡sobre todo sus quesos!
Curioso que la gente no supiese sobre la escultura de Inés Suárez, está claro que es una de las tantas mujeres olvidadas de la historia. He visto anunciada la serie, ¿la recomiendas?
¡Un besazo!

Reply
Cristina 4 marzo, 2021 - 8:49 pm

Te recomiendo sobre todo el libro, Isabel Allende es una autora que me gusta mucho y el libro no me defraudó. En cuanto a la serie la verdad es que es interesante, fiel al libro y a los hechos históricos (hasta donde yo sé)

Un abrazote

Reply
Viajando A Mi Manera 5 marzo, 2021 - 1:11 pm

Después de leerme este post tan completo estoy alucinando con la cantidad de lugares que hay que ver en Plasencia. Que Extremadura es tierra de descubridores es algo incuestionable, pero no tenía ni idea acerca del personaje de Inés Suárez, así que me apunto tanto el libro como la serie para saber más acerca de ella.

Me ha hecho mucha gracia la anécdota del párroco de San Nicolás, haciendo de guía al estilo de los free tours, ¿mereció la pena? Al final este tipo de cosas son las que más me gustan cuando recuerdo los viajes.

Lo de las dos catedrales me ha recordado a Salamanca, aunque en este caso resulte más fácil identificar ambos edificios y el retablo azul es muy original, nunca había visto un policromado tan vivo.

Me ha llamado la atención lo de que en su propio pueblo pocos hubieran oído hablar de la escultura en homenaje a esta mujer, que dicho sea de paso, me esperaba algo más clásico. Detrás de la imagen he visto unos bonitos murales, me pregunto si has encontrado otras muestras de street art en la ciudad al callejear por ella.

¿Cuántos días recomiendas para poder ver bien todo? Un saludo.

Reply
Cristina 6 marzo, 2021 - 1:06 pm

¡Hola!
La verdad que a nosotros también nos sorprendieron los lugares que ver en Plasencia. Es una ciudad muy agradable, que al ser peatonal dentro del casco histórico, permite disfrutarla con mucha tranquilidad. La visita de San Nicolás no fue nada especial, pero seguir a ese hombre en busca de los secretos de la iglesia, sin duda, no tuvo precio.
Encontramos varias muestras de street art en Plasencia, y como muestra, quise dejar la foto del mural que hay junto al monumento a la olvidada Inés Suárez. En cuanto a los días para visitar la ciudad, con uno, es suficiente. Es una ciudad pequeña en la que todo está tan cerca que te vas encontrando uno tras otro los lugares que ver. Un abrazo.

Reply
Olga 6 marzo, 2021 - 10:28 pm

Hola Kris , Desconocía la historia de Inés Suárez y me ha parecido una maravilla. Qué mujer tan aventurera!. Respecto a Plasencia tuvimos la suerte de conocerla el pasado otoño y nos encantó. Nos pareció increíble su catedral y su plaza mayor es una delicia. Hay tanto que ver en Plasencia:! Tuvimos la suerte de poder alojarnos en su magnífico parador con una oferta y no se me ocurre un mejor lugar para sentir la historia de la ciudad. Una guía muy completa. Un abrazo! Olga

Reply
Cristina 7 marzo, 2021 - 7:17 pm

Nosotros también estuvimos el otoño pasado descubriendo los lugares que ver en Plasencia. Sin duda llegamos a esta ciudad por un razón, la de conocer aquellos lugares ligados con los descubridores extremeños, y encontramos en ella muchos otros motivos para disfrutarla. 🙂

Reply
JOSE D. 6 marzo, 2021 - 11:11 pm

Estuvimos en Plasencia hace algunos años, y nos ha encantado recordar ese viaje. Como no podía ser de otra manera una ciudad con puertas y murallas nos enamoró. Aunque tiene un montón de Plazas muy interesantes, la que más nos gustó fue la Plaza Mayor, tal vez por su animación. Y que decir de la catedral Vieja y su claustro ¡¡una auténtica maravilla!!. No recordamos el Museo Etnográfico, quizás no estaba abierto o estaba en reformas, y viéndolo nos apena no haberlo visto. Como curiosidad final, nos ha llamado la atención el desconocimiento sobre el monumento homenaje a Inés Suarez. Diré en defensa de los placentinos que yo tampoco conozco muchos monumentos del Madrid en el que vivo. Quizá el problema es precisamente que no es muy céntrica. ¡¡Deseando volver a Plasencia a pasar un fin de semana y por supuesto saborear su gastronomía!!

Reply
Cristina 7 marzo, 2021 - 7:18 pm

No creo que en Plasencia haya tantos monumentos a personajes relevantes como en Madrid, si fuera Pizarro el que hubiera nacido esta localidad seguro que todos allí lo sabían y habría un monumento dedicado a él que ver en Plasencia. Cosas de la historia.

Reply
Jordi 7 marzo, 2021 - 6:08 pm

Está claro que hay bastantes más lugares que ver en Plasencia de los que yo suponía. Sabía de la existencia de dos catedrales, pero no sabía por ejemplo que era una ciudad amurallada. Y estas plazoletas me parecen un encanto como la de San Nicolás. Tampoco había oído hablar de este acueducto. Hace tiempo estuve buscando información para un artículo sobre acueductos del mundo y la verdad es que no recuerdo haberlo visto.

Reply
Cristina 7 marzo, 2021 - 7:19 pm

Igual buscaste acueductos romanos, y ya habrás leído que el que podemos ver en Plasencia no es de esa época.

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up