Vientiane, Laos: qué ver en 1 ó 2 días

por Cristina
Vientiane

Vientiane, la capital de Laos, fue una de las más agradables sorpresas de nuestro por ese país. Llegamos a ella una noche desde Camboya. Atrás habíamos dejado el caos y la suciedad de Phnom Penh. Os aseguro que jamás hubiera podido imaginar que la nueva capital a la que llegamos fuera todo lo contrario a esa ciudad: limpieza, orden, tranquilidad e incluso silencio al caer la noche.

Había leído que Vientiane era una de las ciudades más tranquilas de Laos, y sin duda, la capital más relajada del Sudeste Asiático. Una vez visitada la ciudad, os puedo decir que ambas cosas son ciertas. Nada que ver con la capital camboyana, pero tampoco con la enorme Bangkok o con la moderna Kuala Lumpur.

En Vientiane no cuesta mucho hacerse la idea de como debían ser las ciudades coloniales hace menos de un siglo. Es una ciudad pequeña, se puede llegar caminando a muchos lugares. La brisa del Mekong refresca el ambiente de las calles al caer la tarde. Antiguos edificios coloniales han sido convertidos en museos, oficinas e incluso elegantes restaurantes. Y las calles huelen a pan y croissant cada mañana.

Algunos dicen que no es ciudad bonita. Es cierto que pocas ciudades del Sudeste Asiático lo son. Pero yo no diría que Vientiane en Laos sea una ciudad fea. Al contrario. Sus calles y avenidas arboladas, sus agradables cafés, las casas bajas del barrio colonias y sus muchos templos forman un conjunto muy agradable que al menos a mi consiguió hacerme sentir muy cómoda. Nada de pitidos a todas horas ni basura repartida por la ciudad.

Vientiane es una ciudad en la que es difícil que el viajero se sienta mal. Para muchos la ciudad puede resultar aburrida sin esos mercados abarrotados o lugares en los que parecen que se reunieran todos los mochileros del mundo. A nosotros, por nuestro estilo de viaje y nuestras necesidades, la ciudad nos pareció acogedora, su gente amable y sus atractivos suficientes como para pasar un par de días en Vientiane antes de seguir viaje por Laos.

Vientiane, Laos: cómo moverse por la ciudad

Ya os decía que Vientiane, la tranquila capital de Laos, es una ciudad pequeña y tranquila. Su tamaño hace que sea sencillo visitar caminando la mayoría de los lugares que ver en Vientiane. Aunque las distancias son cortas, si no tenéis demasiado tiempo para conocer esta bonita ciudad o hace mucho calor y sol pega fuerte, será combinar recurrir a algún medio de transporte.

Cerca de las zonas con más hoteles o restaurantes es sencillo encontrar algún tuk tuk. Puede ser una forma tranquila para el viajero de llegar a todos los lugares que quiera ver en Vientiane. Se puede negociar el precio para un solo trayecto o bien contratar el vehículo (con su conductor incluido) para todo el día.

Siendo como es Vientiane una de las ciudades más tranquilas del Sudeste Asiático, con poco tráfico y éste bastante ordenado, yo os recomendaría optar por alquilar una bicicleta o una moto para todo el día. Ello os dará libertad para recorrer toda la ciudad y hacer paradas en cada lugar que os llame la atención.

Nosotros nos decantamos por la moto. A mi me gusta mucho montar en bicicleta pero al no saber cuánto tiempo nos podía llevar llegar a los lugares de interés más alejados, finalmente nos decantamos por alquilar un moto para los dos. Arturo delante y yo detrás haciendo de guía e indicando el camino a seguir.

Muy cerca de nuestro hotel en Vientiane había varias tiendas de alquiler de bicicletas y motos. Los precios en todas ellas eran los mismos: 10.000 kip las bicicletas y 60.000 kip las motos. Para alquilar una de estas últimas es imprescindible dejar el pasaporte.

Al alquilar la moto nos indicaron que había que devolverla con el mismo combustible que tenía (muy poco) y nos indicaron el lugar en el que encontrar una gasolinera. Allí repostamos 20.000 kip de combustible y nos sobró casi la mitad. Así que ya sabéis, con poco más de 10.000 kip de gasolina podéis recorrer todo Vientiane.

Vientiane Laos

Qué ver en Vientiane, capital de Laos

Casi todo lo que podréis ver en Vientiane son templos. Algunos muy conocidos y turísticos que requieren pago de entrada. Otros sencillamente se cruzarán en vuestro camino y de vosotros dependerá si hacer o no una parada en ellos. También podréis ver mercados y sin lugar a dudas, disfrutar de un bello atardecer cerca del Mekong.

Yo aquí os voy a contar qué ver en Vientiane siguiendo la ruta que nosotros hicimos desde que alquilamos la moto y empezamos a recorrer la ciudad sobre dos ruedas. Pasamos el primer día en la ciudad, toda la mañana dedicada a conocer su lugares más atractivos. La tarde fue para pasear. Y el segundo día nos fuimos en transporte público a conocer el Buddha Park. Os lo cuento todo para que no os perdáis nada de todo lo que se puede ver en Vientiane, la ciudad de Laos que al menos a nosotros nos conquistó.

Vientiane

Palacio Presidencial de Vientiane

Se trata de uno de los edificios no religiosos más impresionantes que ver no solo en Vientiane, también en Laos. Este edificio se encuentran al final de la Rue Setthathilath, en el punto en el que comienza la amplia Avenida Lan Xang. Fue construido en el año 1973 en estilo beaux arts para convertirse en la residencia oficial de presidente del país y servir de espacio para acoger distintos actos oficiales.

Lo cierto es que el Palacio Presidencial de Vientiane sirve como escenario de reuniones y celebraciones de estado. Sin embargo, el presidente del país no reside en él.

Merece la pena ver el palacio desde el exterior, sabiendo que es todo lo que podremos ver de él ya que está cerrado a las visitas turísticas. Hay dos lugares para apreciar la arquitectura de edificio de estilo francés que recuerda la época en la que Laos fue colonia de Francia. Uno de esos puntos es el lugar en el que empieza la antes citada Avenida Lan Xang. El otro, por la parte posterior, en Quai Fa Ngum, la calle que lleva hasta el mercado nocturno de Vientiane.

Vientiane Laos

Wat Si Saket

Muy cerca del palacio se encuentra este templo. Ojo si vais en moto o en bicicleta. Es uno de los templos más turísticos de Vientiane y el aparcamiento está muy controlado. Las plazas para autobuses son para autobuses, las de coches, para coches. Si vas en moto tendrás que dejarlo en algún hueco sobre las aceras o enseguida vendrá alguien a decirte que esa plaza marcada en el suelo no es para las motos.

Pero volvamos al templo. Dicen que el Wat Si Saket es el templo más antiguo que ver en Vientiane y fue construido en el siglo XIX en un estilo que recuerda sin ninguna duda a los templos tailandeses. Desde la forma de su pabellón central a las columnas que lo rodean.

Vientiane

Lo que hace especial a este templo de Vientiane es sobre todo el claustro que rodea el patio. En él hay cientos de nichos. Y en cada uno de ellos, una o dos figuras de Buda. Las hay de distintos tamaños, de distintas épocas y en distintos estados de conservación. Parece ser que la suma de todas ellas, más las de otros Budas más grandes que también se pueden ver en ese claustro, alcanzan las 2.000 piezas.

Vientiane

Por ello, este templo, además de tener esa función, se convirtió ya hace años en museo. Os recomiendo que no os limiteis a ver esa zona del Wat Si Saket. Los jardines que lo rodean y el cementerio son un complemento más a la visita.

Vientiane

Horario y precios de Wat Si Saket

  • El precio para entrar a este templo de Vientiane en Laos es de 10.000 kip.
  • El horario de 8:00 a 17:00 horas.

Haw Pha Kaeo

Este templo se encuentra a muy pocos metros del anterior. Dicen que es uno de los más bonitos que ver en Vientiane. Yo no estoy totalmente de acuerdo porque la verdad es que visitamos en la ciudad otros templos mucho menos conocidos (y además gratuitos) que me gustaron más. Pero ya sabéis, para gustos los colores y no vamos a negar a éste su atractivo, que también lo tiene.

A los que habéis visitado Bangkok seguro que el nombre de este templo. Y no vais desencaminados. Resulta que el templo de Vientiane en Laos se construyó para alojar al famoso Buda Esmeralda. Éste llegó a la ciudad desde Chian Mai en manos del que era rey de Laos y se colocó en el Haw Pha Kaeo. Años más tarde, Siam saqueó Vientiane, destruyó el templo y se llevó el Buda Esmeralda a Bangkok, ciudad en la que puede ser visto en el Wat Phra Kaew.

El original Haw Pha Kaeo se construyó en el siglo XVI, pero tras el saqueo quedó olvidado hasta que fue reconstruido y vuelto a destruir en el siglo XIX. Fueron los franceses, durante el periodo colonial, quienes se encargaron de la última reconstrucción del este templo. Poco tiene que ver con el original.

Hoy el templo funciona también como museo (de Budas y objetos religiosos) y su silueta elevándose sobre los cuidados jardines que le rodean resulta muy atractiva. Sus esbeltas columnas, sus escalinatas y el trabajo en madera en puertas y ventanas son sin duda algunos de sus elementos más destacados.

Vientiane

Horario y precios de Haw Pha Kaeo

  • Para entrar a este templo de Vientiane en Laos hay que pagar 10.000 kip.
  • El horario de 8:00 a 17:00 horas.

Wat Si Muang

Este es uno de los templos más pintorescos y auténticos de Vientiane. No es un lugar turístico, es un templo de verdad. De esos en los que se puede ver a los monjes por el recinto o reunidos a la hora de comer. Y por supuesto, un templo al que los fieles acuden con sus ofrendas y peticiones. El templo fue destruido en 1828 y vuelto a construir en 1915. En su interior hay varias curiosidades y es el lugar perfecto para observar a los laosianos en oración (siempre desde un discreto segundo plano).

Vientiane

El Wat Si Muang está considerado el lugar en el que nació Vientiane. Es en el interior del gran salón de ordenación, la principal estructura del templo, donde se encuentra el lák méuang. O lo que es lo mismo, el pilar de la ciudad. Dicho pilar se puede ver en el salón posterior, cubierto en tela sagrada. Parece ser que data del período jemer, lo que daría a ese pilar una antigüedad de más de 1.000 años.

Vientiane

También en ese edificio hay un pequeño Buda que cuentan se salvó cuando el edificio fue destruido en 1828. Por ello es muy venerado y los fieles creen que tiene el poder de conceder deseos. Para hacer una petición hay que levantar al Buda tres veces del cojín en el que se apoya mientras se piensa lo que se le quiere pedir. Si se concede, hay que regresar al templo con una ofrenda. Yo diría que sí concede muchos deseos, porque allí vimos muchas bandejas llenas de frutas, incienso y velas, que es justo lo que parece que se lleva como agradecimiento. No probé, ya os lo digo. Porque si se hubiera cumplido mi deseo ¿cómo hubiera podido cumplir y llevar la correspondiente ofrenda?.

Vientiane

Wat That Khao de Vientiane

En algún lugar había leído algo sobre este templo casi olvidado por los turistas que llegan a Vientiane. Al parecer en su recinto había un gran Buda reclinado. Cómo estábamos tan cerca de este templo, decidimos subir a la  moto e ir a investigar. Tengo que deciros que no es el templo más bonito que ver en Vientiane.

Vientiane

Pero la tranquilidad de su jardines adornados con bastantes imágenes de Buda, entre las que se encuentran un gran Buda reclinado pueden ser razón suficiente para hacer una breve parada en este templo. Además es un templo activo, en él viven monjes, por lo que no es raro que os crucéis con alguno de ellos, siempre discretos, durante la visita.

Vientiane

That Dam Stupa (Estupa Negra)

Para continuar nuestra ruta por Vientiane pusimos rumbo al edificios religioso más emblemático de Laos: Pha That Luang. Pero antes de llegar, dimos unas vueltas por la ciudad sobre nuestra moto para hacer algunas paradas más. En primer lugar rodeamos la embajada francesa esperando descubrir algo de los jardines o el edificio que la aloja. Pero nada. Solamente altos muros blancos que impiden cualquier mirada curiosa hacia el interior.

Muy cerca paramos ante la iglesia católica, un edificio blanco y muy alto. Aunque la verdad es que en Vientiane es fácil parecer alto. Se trata de una ciudad con un perfil muy plano, bajo, sobre la que cualquier construcción un poquito elevada se convierte en un pequeño rascacielos.

Vientiane

Nuestra siguiente parada fue en una rotonda. En su centro se encuentra, cubierta hoy por vegetación, Wat That Khao. También llamada estupa negra por su color. Antaño estuvo cubierta de oro, un oro que parecer ser robaron los tailandeses cuando invadieron la ciudad en el siglo XIX. Los laosianos creen que en el interior de esta estupa rodeada por el tráfico vive una serpiente de siete cabezas. Esa que intentó defender la ciudad de los invasores.

vientiane

Talat Sao

Este fue no hace mucho el gran mercado de Vientiane. Hoy han desaparecido dos terceras partes de aquel entramado de puestos en los que vendedores de tejidos, de antigüedades y de pipas de opio ofrecían su mercancía. De momento y a pesar del gran y moderno centro comercial que se han construido justo allí, es posible disfrutar de una agradable experiencia curioseando por lo poco que queda del Talat Sao.

Vientiane

En cuanto al mercado, lo primero que encontramos fueron algunos puestos de comida. Verdura, fruta y algunos con comida preparada. Una vez dentro del mercado, en la planta baja, puestos con toda la mercancía perfectamente colocada. En ellos desde recuerdos como imanes sin ninguna gracia a preciosas telas, teteras y muchos objetos relacionados con el mundo del opio. Se puede regatear aunque aquí los precios no están tan hinchados como en otros países mucho más turísticos donde regatear es todo un arte.

Vientiane

Si al visitar el mercado Talat Sao os apetece comer algo, no dudéis en subir al piso en el que se encuentran los puestos de comida. Todo está ordenado, limpio y los precios son económicos. Se puede ver el lugar donde se cocina cada plato y animarse a probar lo que más le llame a uno la atención.

Vientiane

Aparcamiento de Talat Sao

Tened en cuenta si llegáis en moto como nosotros es que hay que dejarla en un zona de aparcamiento habilitada para ello. No hay otro lugar en los alrededores. Entras con tu moto, pagas los 3.000 kip correspondientes y te vas a ver el mercado.

Ojo al volver. Nosotros o dábamos con nuestra moto. Teníamos claro donde la habíamos dejado, y allí no estaba. Además no recordábamos la matrícula, estábamos perdidos y convencidos de que nos la habían robado. Pero no era así. Nuestra moto estaba allí, pero los chicos que llevan el aparcamiento se pasan el día colocando las motos para aprovechar bien el espacio y facilitar la salida o entrada de clientes. Desde aquí os digo: apuntad la matrícula de vuestra moto para que no os pase lo que a nosotros.

Pha That Luang

El punto más alejado del centro de Vientiane al que llegamos con nuestra moto fue el Pha That Luang. El templo más importante de la ciudad y el monumento nacional más importante de Laos. Cuentan que la estupa fue construida por varios misioneros enviados por el rey hindú Asoka. Y que en su interior guardaron una reliquia de Buda, en concreto, un trozo de esternón. ¿Leyenda o realidad?

Lo que si es cierto en relación la estupa dorada de Pha That Luang es que a lo largo de los siglos ha sido destruida, expoliada y vuelta a levantar en varias ocasiones. La última de ellas tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Vientiane

Pha That Luang ocupa el centro de un complejo de edificios budistas y jardines. El acceso a este complejo es gratuito. Se puede pasear con total libertad (respetando siempre que es un lugar religioso) entre los templos y acceder a interior de algunos de ellos. Si como nosotros entráis al recinto por el sur, el primero de los templos que veréis y que es una verdadera explosión de color, es el Wat That Luang Tai. Tras atravesar un puerta al fondo de este templo se llega a unos jardines. A la derecha, Pha That Luang. De frente el más impresionantes de los templos de esta parte de Vientiane: Wat That Luang Neua.

Frente a la entrada a Pha That Luang, rodeado de un pequeño jardín la que se puede acceder descalzo, la escultura del rey Setthathirath, fundador de Vientiane.

Vientiane

Desde fuera del muro que rodea la famosa estupa dorada se puede conseguir una bonita imagen de la misma y hacerse una idea de como es. Si queréis verla completa, entonces hay que pagar entrada. Nosotros decidimos que no nos íbamos a quedar en la puerta. ¿Merece la pena entrar? Pues lo cierto es que no se ve mucho más que desde fuera del muro, pero si se consigue una imagen completa de Pha That Luang, la imponente estupa con forma de pirámide que alcanza casi los 45 metros de altura.

Vientiane

La estupa de divide en tres niveles. Estos niveles, según los budistas, forman las tres etapas que separan la tierra del cielo. Rodeando Pha That Luang se pueden ver, en el primero de estos niveles, cuatro salas de oración. Cada una en un punto cardinal. Es ahí donde los fieles dejan sus ofrendas. El segundo nivel y tercer nivel están rodeados por pétalos de la flor de loto. Y coronando la estupa, una aguja de cuatro lados que representa una flor de loto cerrada. Todo simbología budista.

Vientiane

Entrar en el recinto que rodea Pha That Luang permite también ver el claustro que la rodea. En él se exponen objetos budistas, y en una parte, las paredes están cubiertas por fotografías que muestran el estado en el que estuvo la estupa en el pasado y la reconstrucción llevada a cabo.

Horario y precios de Pha That Luang

  • Precio de la entrada 10.000 kip.
  • El horario 8:00 a 12:00  horas y de 13:00 a 16:00 horas.

Patuxai

Subimos de nuevo a nuestra moto y pusimos rumbo al centro de Vientiane. Recorrimos los 2 kilómetros que nos separaban de Patuxai, el arco de triunfo de la capital de Laos.

Aparcar allí es tarea complicada, la única opción es recurrir de nuevo a las zonas de aparcamiento de pago. El precio, el mismo que en Talat Sao: 3.000 kip. Está junto a la plaza en la que se alza el imponente arco de Vientiane, por lo que solamente hay que dar un paseo para llegar a su base.

Este arco de color gris fue construido entre 1962 y 1968 y se le llamó entonces Arco de la Victoria como homenaje a los lao que perdieron la vida en distintas guerras. Como curiosidad, decir que este arco está construido con cemento. Un material que EEUU donó a Laos para construir un nuevo aeropuerto. Pero los lao decidieron que preferían utilizar ese cemento para levantar este arco de triunfo.

Vientiane

El Patuxai fue levantado tomando como modelo el Arco de Triunfo, uno de los lugares que visitar en París. Cuenta con 4 arcos y alcanza los 60 metros de altura. Sin embargo, en este arco, la decoración está realizada a base de motivos budistas, lo que le diferencia con claridad de otros arcos que podemos ver en Europa.

Vientiane

Se puede acceder al interior de Patuxai para llegar al mirador de la parte superior. El ascenso no es complicado. Son siete niveles ocupados en gran parte por tiendas de artesanía y tejidos. Una vez en lo más alto el regalo son unas bonitas vistas de la arquitectura del propio arco y de la ciudad.

Vientiane

Horario y precios de Patuxai

  • Precio: 3.000 kip
  • Horario: en principio es de 8:00 a 16:00 horas, pero comprobadlo porque puede que cierre más tarde.

Wat Inpeng

Este templo, uno de los menos turísticos que ver en Vientiane a mi me pareció uno de los más bonitos. Está muy cerca del Mekong, en la misma calle de nuestro hotel, por lo que paramos a verlo ya de regreso a la tienda en la que teníamos que devolver la moto.

Se trata de otro de esos templos que ha sido reconstruido en más de una ocasión, siendo edificado originalmente en el siglo XVI. Es un templo activo habitado por monjes y se encuentra en muy buen estado. Sus jardines están muy bien cuidados al igual que las distintas estructuras. Entre todas ellas destaca su sim. Su fachada principal tiene un gran frontón de color verde decorado con tallas doradas de madera. Sus escaleras de acceso están flanqueadas por serpientes y leones. Pero lo más llamativo de todo son las pinturas de su porche. Se trata de murales pintados en colores muy intensos y en ellos se representan distintas escenas budistas.

Vientiane

En los jardines hay un pequeño edificio cuadrado adornado con esculturas. Se trata de la biblioteca del templo y en su interior se guarda la tripitaka (manuscritos que contienen las enseñanzas de Buda).

Wat Ong Teu

Hay tantos templo y monasterios budistas en Vientiane que uno podría pasar el día saltando de uno a otro. Nosotros teníamos claro los que queríamos ver, y aunque éste estaba fuera de nuestro ruta inicial, la verdad es que estaba tan cerca de Wat Inpeng (sólo había que cruzar una calle) que decidimos entrar en su recinto.

El Wat Ong Teu fue destruido en varias ocasiones. En 1900 se comenzó la que hasta ahora sido la última reconstrucción del monasterio y una vez finalizada, se abrió como lugar de estudio. Actualmente sigue siendo una de las principales escuelas de budismo Theravada. Una vez dentro del recinto y fijándose un poco no resulta difícil encontrar alusiones a las enseñanzas de Buda o símbolos relacionados con él. Por ejemplo, las nagas que custodian la entrada al sim en el que se encuentra la gran figura de Buda. O las puertas, ventanas y columnas decoradas con la flor de loto. 

Vientiane

Wat Sok Tham

El último de los templos que visitamos en Vientiane fue el Wat Sok Tham. Nos dimos cuenta de su existencia porque el alto tejado de su sim se veía desde el otro lado de la calle. Y justo esa es la característica más destacada de este templo, su empinado techo con cinco niveles. Algo muy inusual en los templos de Laos.

Vientiane

Para llegar a este templo solamente tendréis que cruzar la calle desde Wat Ong Teu. La entrada a Wat Sok Tham está un poco a la derecha, al final del muro que rodea el recinto y antes de unas casas bajas con cierto aire colonial. En una de ellas hay una preciosa tienda de antiguedades, Indochina Handcraft. El interior está lleno de objetos de todo tipo. Hay figuras de bronce, pipas de opio, telas antiguas e incluso algún objeto vintage seguramente rescatado de los tiempos en los que Vientiane era una colonia francesa.

Mercado Nocturno Vientiane (Riverside Night Market)

Tras la visita al último templo fuimos a la tienda en la que habíamos alquilado la moto. Recuperamos nuestros pasaportes y pusimos rumbo hacia las últimas actividades del día. Una de ellas era visitar el Mercado Nocturno de Vientiane. Cuando llegamos, alrededor de las cinco de la tarde, ya estaban montando todos los puestos y la calle ya estaba ocupado por pequeños puestos de comida. Perfecto para comprar un pinchos de pescado o quizá unas bolas de arroz.

Vientiane

Este mercado es bastante grande y cada atardecer los vendedores instalan sus tenderetes a orillas del Mekong. En ellos se pueden encontrar objetos de uso cotidiano, pues este mercando es muy popular entre la gente de la ciudad. Tampoco faltan, por supuesto, los puestos de artesanía. No esperéis encontrar nada de gran calidad ni muy diferente a lo que se puede ver en otros mercados de Laos. Pero sin duda, dada la tranquilidad que se respira en Vientiane y el carácter sosegado de los lao, este lugar puede ser perfecto para hacer algunas compras con las que regresar a casa.

Vientiane

Horario del Mercado Nocturno de Vientiane

Este mercado abre todo los días de 18:00 a 22:00 horas.

Puesta de sol junto al Mekong en Vientiane

Si desde el mercado nocturno seguimos el paseo junto a la ribera del río, nos iremos acercando a un punto en el que el Mekong se acerca más a la ciudad. Puede que en temporada de lluvias este gran río asiático tenga un cauce mayor, pero en noviembre, justo al final de los meses en los que más llueve, el río cruzaba la capital de Laos alejado bastantes metros de ella en algunos puntos.

Por eso y aunque cerca del mercado nocturno hay un lugar en el que cada tarde se reúnen muchos turistas para ver la puesta de sol, yo os recomiendo caminar unos cientos de metros hasta alcanzar The Spirit House. Frente a ese local el paseo pasa a estar ocupado por la mesas de restaurantes callejeros. Es justo allí, entre esas mesas o unos metros más allá, donde se puede ver la mejor puesta de sol de Vientiane.

Vientiane, Laos

Vientiane: qué ver en los alrededores

Buda Park

Hay una excursión muy popular y fácil de hacer desde Vientiane. Se trata del Buda Park, a tan solo 25 kilómetros de la capital. Nosotros llegamos allí en transporte público. Hay que contar con una hora para cada trayecto y aproximadamente otra hora para la visita. Los autobuses salen desde la estación detrás de Talat Sao. Hay que buscar en nº 14 que sale cada 15 minutos.

Una vez en el Parque Buda hay que dejarse sorprender por esa colección de esculturas budistas e hindúes realizadas en cemento. Aunque pueda parecen un lugar muy antiguo, en realidad lleva abierto desde 1958. El problema es el material utilizado, barato pero poco resistente al clima húmedo de Laos.

En total hay unas 200 estaturas en el recinto del parque. Se puede ver desde un impresionante Buda reclinado de 40 metros a deidades hindúes como Visnú y Siva. En algún lugar leí que los dioses «buenos» miran al Este mientras que los demonios dirigen su mirado a la Oeste. No me hagáis mucho caso, yo en un primer momento quedé convencida de que era así, pero creo que hay que saber mucho de dioses hindúes y de budismo para saber ante que dios, avatar o demonio estamos.

El jardín que ocupa el Buda Park está muy bien cuidado, por lo que resulta un lugar muy agradable. Al fondo hay una pagoda, y tras ella, se pueden los campos de arroz. ¿Merece la pena conocer este lugar? No será la mejor visita que vais a hacer en Laos, pero es curioso y algo diferente a tantos templos y templos que se cruzarán en vuestro camino.

Vientiane

Horario y precio del Buda Park

  • El precio por persona en el Buda Park es de 15.000 kip.
  • Abre todos los días de 8:00 a 17:00 horas.

Mapa Vientiane, Laos

Quizás también te interese

8 comentarios

jordi 19 mayo, 2020 - 6:09 pm

La verdad es que aunque no tenga el encanto de Luang Prbanag, también Vientiane merece la pena. Quizá lo que más nos llamó la atención fjue el Pha That Luang, aunque este arco del triunfo de Patuxai llama mucho la atención y no se espera en el sudeste asiático. El Buda Pek también mola mucho. Nosotros también llegamos allí en transporte público, como vosotros.

Reply
Cristina 20 mayo, 2020 - 11:12 am

Para nosotros Vientiane fue la gran sorpresa de nuestro viaje de noviembre del año pasado. No esperaba nada y descubrí una ciudad en la que seguramente se pueda pasar una larga temporada disfrutando de la vida cotidiana.

Reply
Margalliver 22 mayo, 2020 - 11:43 am

Veo que Vientiane merece la pena. Me gusta que sea mas tranquila que las grandes capitales, así se disfruta un mucho más. Me han gustado las fotos de los templos pero he flipado que se tarde una hora en cada trayecto para tan solo 25 kilómetros en ir a Buda Park, no me quiero ni imaginar esa carretera…jejeje.

Reply
Cristina 22 mayo, 2020 - 12:12 pm

Jajajaja… pues no es una carretera mala. Es llana, algo que no siempre se encuentra en Laos y bien asfaltada. Lo malo es que hace muchas paradas y lo de correr para llegar antes no debe estar en el código de los conductores lao 🙂

Reply
Viajar y Otras Pasiones 23 mayo, 2020 - 9:13 am

¡Hola Cris!
Sí es verdad que, cuando se habla de Laos, la fama de ciudad bonita se la lleva Luang Prabang, pero creo que merece mucho la pena pasarse por Vientiane y disfrutar de esa tranquilidad que comentas y, por supuesto, del olor a pan y croissant… nosotros, solo con eso, ya tenemos la mitad del viaje hecho 😉
Lo que más me ha gustado, además de poder recorrerla en moto y esa especie de pinchos de ¿sepia? del mercado nocturno, han sido los nichos del Wat Si Saket y la estupa dorada del Pha That Luang, que creo que la descubrí en tu Insta y me parece increíble. Me ha encantado también el Buddah Park, aunque eso de que se tarde una hora en recorrer 25 kilómetros me ha dado que pensar…

Reply
Cristina 23 mayo, 2020 - 9:53 am

Jajajaja…. Tranquila, parece mucho esa hora, pero la carretera es buena. Lo que ocurre es que se hacen muchas paradas, incluso una para comer en el Puente de la Amistad. Además, los lao son tranquilos al volante. Y lo mejor de esa lentitud es poder disfrutar del paisaje de Laos, tan verde, tan bonito.

Reply
DinkyViajeros.com 1 junio, 2020 - 12:02 pm

¡Hola Kris!

Después de leer todo lo que hay que ver en Vientiane… ¿estás segura de que dos días son suficientes? 😉 A nosotros, que nos gusta ir viajar despacio y pararnos en todos los sitios nos haría falta por lo menos una semana, jejeje.

Me han gustado tus recomendaciones, sobre todo la de anotar la matrícula de la moto y la del mercado Talat Sao. Nosotros encontramos un lugar similar en Bangkok y fue todo un acierto: buena comida, precios económicos y, lo más importante, con aire acondicionado. 😉

Lo que no nos ha gustado tanto es que se tarde una hora en recorrer los 25 kilómetros para ir a Buda Park. Debe ser horrible la carretera ¿no?

Saludos.

Reply
Cristina 1 junio, 2020 - 12:19 pm

Nosotros somos también del grupo de los lentos y te aseguro que en dos días se puede ver sin correr en ningún momento todo lo que yo os cuento. Dedicando tiempo a cada lugar y sin ningún agobio. Vientiane es una ciudad pequeña y teniendo una moto llegas en cero coma a cada lugar.
Sobre lo del Buda Park más de uno me habéis preguntado lo mismo. La carretera es de las mejores por las que circulamos en Laos. Llana y en un estado aceptable. Lo que ocurre es que hay muchas paradas y allí lo de correr no lo contemplan. Así que tranquilos, es un viaje seguro 🙂

Reply

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

    Google

    Analíticas de visitas y tráfico web.

    _ga,_gid,_gat
    _ga,_gid,_gat

    GPDR

    Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

    gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]

    Scroll Up