Hanbok

Hanbok, el traje tradicional de Corea del Sur

¿Os imagináis salir el sábado por la tarde a dar un vuelta con los amigos vestidos con el traje típico de vuestra ciudad o región? Seguro que la respuesta es no, nadie se imagina las calles de Madrid, Roma o Viena llenas de gente vestida con trajes tradicionales del país. Pues en Corea del Sur ocurre todo lo contrario, el país regala al viajero momentos divertidos cuando paseando por Seúl o Gyoengju se cruza con grupos de chicas ataviadas con la colorida indumentaria típica del país, el hanbok.

Selfie en mano recorren la ciudad en busca de los rincones más tradicionales para hacerse la más bonita de las fotos unas a otras o utilizando el palo selfie que tanto disgusta a algunos y alegra el viaje a otros. Tampoco es difícil cruzarse con parejas en las que ambos visten el hanbok, o grupos en los que chicos y chicas pasean sin importarles para nada la mirada curiosa de los extranjeros que queremos llevarnos una foto suya como recuerdo.

Hanbok

hanbok

Podemos creer que cada una de las personas que recorren palacios y barrios antiguos de las ciudades coreanas son los propietarios del hanbok que llevan puesto, pero no tiene que ser así. Hay infinidad de tiendas que los alquilan por horas o por días completos, se puede salir con el traje puesto por la mañana y devolverlo al finalizar la jornada, es muy barato y sin duda a los coreanos les divierte pasar el día cámara en mano haciéndose fotos vestidos de ese modo.

hanbok

hanbok coreano

Vistiendo el hanbok en Busan

Después de mi experiencia como maiko en Kioto y sabiendo que el traje tradicional de Corea también se podía alquilar no podía dejar de pensar en vestir también en algún momento del viaje en hanbok coreano. La primera oportunidad la tuve en Gyeongju cuando regresábamos al centro de la ciudad caminando desde el Monte Nassan. Pasamos ante un hotel nuevo pero con construcciones de carácter tradicional en cuyo patio un grupo de chicas estaban riendo y haciéndose fotos vestidas con el hanbok.

Sin dudarlo me acerqué a la recepción del hotel y me indicaron que solamente tenía que entrar en el recinto hasta una construcción que servía de vestidor, podía elegir lo que quisiera y ponérmelo para luego hacerme todas las fotos que me apeteciera. El precio me pareció tan barato (5000 wones, unos 4 euros) que no dudé en lanzarme a buscar el hanbok  más bonito que pudiera encontrar para ver que tal me encontraba vestida como una coreana. Primero la falda-vestido, la chaqueta, el adorno del pelo… en pocos minutos estaba lista para unas risas y unas fotos, aunque el hanbok me quedaba bastante corto, y es que las coreanas en general son bajitas.

Vestir el hanbok de Seúl

Si en Gyeongju habíamos visto algunas chicas vestidas con el hanbok, lo de Seúl ya se convirtió en una presencia constante  en cada palacio, jardín o calle histórica por la que pasábamos. Algunos hanbok de los que vestían las chicas eran realmente preciosos, el diseño de la falda y la combinación de los colores eran muy atractivos. Yo me moría de envidia cada vez que veía un grupo de amigas disfrutando de la ciudad mientras lucían felices el hanbok… y no pude evitar volver a vestirme con uno cuando visitamos uno de los palacios de Seúl, el Unhyeongung.

En este lugar también se podían alquilar los trajes por menos de 5 euros, así que en menos que canta un gallo estaba en el interior del edificio donde podía elegir cual ponerme. En este caso un par de mujeres me ayudaron a elegir y terminé vistiendo el hanbok que ellas decidieron que era el que más me favorecía. Aunque había un pequeño problema de difícil solución: me quedaba corto y no había ninguna otra falda que me tapara los pies. Eso no fue impedimento para que disfrutara del palacio vestida como una coreana y que me hiciera algunas fotos con el mejor de los telones de fondo.hanbok

El hanbok femenino

En cuanto a las piezas que componen el hanbok femenino coreano solamente son dos:

  • Jeogori: es la parte de arriba del hanbok, una especia de chaqueta corta con delicadas decoraciones en la línea inferior de la manga. La parte blanca que lleva esta chaqueta se llama dongjeong y su finalidad es crear armonio con la linea del cuello. También en el jeogori hay una pieza decorativa que cae de forma vertical sobre la falda y que se llama otgoreum.
  • Chima: es la falda del hanbok coreano. Las hay de capa acolchada, doble y simple. En ella se utilizan tejidos de calidad con elegantes diseños que pueden ser plantas, animales o cualquier otro motivo de la naturaleza.

hanbok coreano

hanbok

El hanbok masculino

El hanbok coreano masculino también consta de dos piezas:

  • Jeogori: al igual que en el hanbok femenino, se trata de una chaqueta, pero aquí el diseño es más largo. Sobre esta chaqueta, los hombres lucen en ocasiones especial el durumagi, que es un abrigo.
  • Baji: la parte inferior del hanbok masculino, algo así como un pantalón, pero muy ancho. Su diseño es así para resultar cómodo al sentarse en el suelo.

hanbok

Otras elementos del hanbok coreano son:

  • Kkotsin: el calzado que acompaña al traje tradicional coreano. Suelen llevar flores bordadas y es el complemento perfecto para el elegante hanbok.
  • Gat: sombrero masculino
  • Beoseon: serían algo así como calcetines y tienen la misma forma para hombres y mujeres.
  • Las mujeres también suelen lucir un adorno en el pelo, generalmente una diadema con un gran adorno que queda en la parte superior de la cabeza.

hanbok

Así que ya sabéis, si pensáis viajar a Corea del Sur podéis vestir con total tranquilidad un hanbok por las calles de sus ciudades, seréis uno más. Y lo mejor de todo es que debajo puedes llevar tu ropa y que si el día no es caluroso este traje tradicional no resulta para nada incómodo.

Comentarios (14)

  1. ¡Pero que bonitos y coloridos! No tenía idea de estos trajes típicos y todo lo que hay detrás de ellos. Me encantaron los trajes de las mujeres, me parecen super coquetos y femeninos. 🙂

    1. Son una belleza de trajes, desde el color a los diseños y tejidos, quizás un poco infantiles, pero llenos de encanto a pesar de sus simplicidad.

    1. Tampoco me atreví a mucho, otras occidentales se paseaban por la ciudad así vestidas, pero a mi me parecía incómodo y además hacía demasiado calor para llevar tanta tela.
      Un saludo

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies