50 cosas de Corea del Sur que no sabías

50 cosas de Corea del Sur que no sabías

Corea del Sur ha sido para nosotros un gran y grato descubrimiento sobre todo porque no teníamos mucha información sobre este país. Desde nuestra llegada nos fuimos encontrando con cosas peculiares que convierten a este país en interesante y atractivo, un lugar donde probar comida que jamás hubieras imaginado o en el que descubrir tradiciones tan diferentes de las nuestras. Durante nuestra estancia conocimos a un pueblo que arrastra una dura historia y que vive un presente marcado por ella. Aún así es gente cordial y discreta a la que es le dibuja en la cara una sonrisa con más facilidad de la que muchos imaginan, de su mano aprendimos mucho de este país, y el resto, pues  a base de pasear y curiosear.

50 cosas de Corea del Sur

A ver de todas estas cosas cuantas sabíais, cuantas os podíais imaginar y cuales son esas que ni de lejos se os hubieran pasado por la cabeza.

  1. Los coreanos son 50 millones y viven en un territorio un poco mayor que Andalucía.
  2. A las parejas jóvenes les encanta vestir igual, incluso hay tiendas en las que venden ropa interior a juego para él y para ella.
  3. Es una sociedad machista, sin embargo, al casarse, el marido entrega su sueldo a la mujer que será quien administre el dinero y de una “paga” al esposo.
  4. Fuera de Seúl es casi imposible encontrar gente que hable tan siquiera un poco de inglés, y en la capital, aunque es más sencillo, tampoco es lo normal. Por ello lo mejor es llevar un mapa o guía con el nombre de cada lugar escrito en caracteres latinos y coreanos. Basta enseñarlo y ellos harán lo imposible por ayudarte.
  5. Los baños públicos en Corea del Sur son gratuitos incluso en el metro y están inmaculados, siempre con papel y jabón a disposición de quien lo necesite.
  6. Esto parece increíble, pero comen pequeños pulpitos vivos. Del plato a la boca, masticar y a por otro.
  7. Los trenes son puntuales, tanto para salir como para llegar al destino, así que ya sabes, si vas a Corea del Sur y tienes que viajar en tren, pon en hora tu reloj.
  8. Permiso de maternidad: tan solo 45 días.
  9. Cuantos más hijos tiene una pareja, más impuestos pagan.
  10. No aceptan de buen grado matrimonios con occidentales.
  11. Los nombres coreanos se componen de un apellido de una sílaba que precede siempre a un nombre de dos sílabas. En todo el país existen unos 300 apellidos, siendo los más habituales Kim (un 30% de los habitantes de Corea del Sur se apellidan así), Lee (un 17%) y Park (6%).
  12. Parece ser que por una cuestión genética, los coreanos no sudan, y si lo hacen, su sudor no huele. De modo que en Corea del Sur es complicado (aunque no imposible) encontrar desodorante.
  13. Los coreanos no provienen del mono, sino del oso. Así se cuenta en el libro “Cuentos y leyendas tradicionales de Corea”, donde explican como un oso logró superar la prueba que le puso el príncipe Hwanung según la cual, si sobrevivía 100 días en una cueva alimentándose solamente de ajo y artemisa se convertiría en humano. Y parece ser que sobrevivió… pero imaginad como le olería el aliento.
  14. A las coreanas les encanta llevar las uñas arregladas con manicuras de los más llamativas.
  15. Cuando salen de un restaurante no dudan en rociarse en la calle con un spray elimina olores (que el propio restaurante tiene en la puerta).
  16. Dicen que en Corea comen perro, pero yo lo único que vi en relación a estos animales es que los tienen como mascotas y les visten y calzan como si fueran muñecos.
  17. El tema selfie forma parte de su día a día, sobre todo de las chicas. En el metro, con las amigas, en un campo con flores… Pondrán mil y una caritas hasta que el resultado sea el que buscan para compartir con todos sus amigos.
  18. En cuanto abandonan la ciudad aunque sea para visitar un templo en la montaña se enfundan en ropa y calzado de trekking.
  19. A las coreanas más jóvenes las puedes ver constantemente mirando y cuidando su pelo, no dudan incluso en ponerse un rulo en plena calle si eso mejora el aspecto de su cabello. Les pierden los espejos o los cristales que hagan esa función. Siempre se están mirando, y si no tienen un espejo cerca, sacarán el móvil para que haga esa función y poder comprobar lo perfectos que van.
  20. Si viajas en tren podrás ver como el revisor hace una profunda reverencia cada vez que entre o salga de un vagón.
  21. Uno podría pensar que el té es la bebida preferida de los coreanos, pero resulta que el café está por delante. El país está lleno de acogedoras cafeterías que emanan un delicioso aroma a café recién molido.
  22. Los fumadores están vetados en todas partes: nada de encender un cigarro en hoteles, cafés o restaurantes, e incluso en la calle constantemente uno encuentra carteles donde se indica que está prohibido fumar, ya sea en las paredes de los edificios o sobre las aceras. Así que si te apetece un cigarro, o te saltas la prohibición o te escondes en una calle poco transitada para fumar.
  23. En los restaurantes hay siempre un timbre en la mesa al que llamar si necesitas algo. En las cafeterías, te entregarán algo similar que sonará cuando tu pedido esté preparado y puedas ir a por él.
  24. A los pacientes de los hospitales les dejan salir a pasear, comer o cenar a la calle, y salen tan tranquilos con su pijama y el soporte donde llevan la medicación o la botella de suero.
  25. Ojo con los coches, son los dueños de las calles sobre todo en las grandes ciudades. Aunque vean a peatones ante un paso de cebra jamás pararán… a no ser que sea el peatón el que es lance a cruzar y les obligue a detenerse.
  26. El subsuelo de Seúl o Busan son como ciudades subterráneas. El metro lo forman una serie de anchos pasillos en distintos niveles que conducen al viajero a diferentes salidas en distintos puntos de cada calle, y en esos pasillos uno se olvida de estar en el metro, pues hay tiendas, cafeterías y hasta baños impolutos. A esto hay que añadir que también hay centros comerciales de diferentes tamaños bajo tierra, algunos de ellos incluso dedicados a una mercancía concreta.
  27. No hay papeleras en las calles, uno puede buscar con detenimiento que le será casi imposible encontrar un lugar donde tirar ese papel o esa botella que lleva en la mano. Sin embargo en el metro o en las estaciones de tren si hay papeleras con diferentes compartimentos para poder reciclar lo que se tira.
  28. Durante nuestra estancia vimos poca policía y ni tan siquiera en museos, palacios o templos uno se encuentra con muchos vigilantes (en la mayoría de los casos no hay ninguno).
  29. En las grandes avenidas, los pasos de cebra que hay en los semáforos son muy anchos, y separados en dos, uno para cada sentido lo cual se indica con una flecha… pero nadie hace caso y van por donde mejor les cuadra.
  30. Jamás había visto tantas cámaras de seguridad: en calles, edificios, hoteles, restaurantes, farolas… Uno se siente constantemente vigilado y suponemos que precisamente eso será una de las razones por las que hay tan poca policía por la calle. Hasta los coches y motos llevan en su interior un cámara para grabar mientras circulan.
  31. En Corea del Sur el móvil parece una extensión del brazo de cada coreano. Siempre van con él, ya sea hablando, escuchando música, chateando… Da igual donde estén, el teléfono es fundamental para ellos.
  32. Los nombres no se pueden escribir en rojo, pues ese color simboliza la muerte y es el color que se utiliza para los fallecidos.
  33. Las pensiones de jubilación son muy pequeñas y eso obliga a muchos ancianos a salir cada día a la calle con un carrito en busca de cartones que más tarde podrán vender.
  34. Comer con palillos no es tarea sencilla para la mayoría de nosotros, y en Corea del Sur nos lo ponen aún más complicado con los palillos metálicos que se utilizan en todos los restaurantes.
  35. Wi-Fi es algo tan necesario para ellos que hasta en el metro y en los autobuses lo tienen disponible.
  36. Hay una franja de edad en la que es difícil saber cuantos años tiene un coreano. Entre los 20 y los 40 parece que durmieran en formol, es imposible saber si alguien es universitario o tiene ya una familia con hijos desde hace años. Y a partir de los 40 pues más de lo mismo… como no les veas con canas fijo que no adivinas que igual son abuelos.
  37. Celebran el cumpleaños de Buda por todo lo alto y desde 15 días antes de la fecha señalada (que cambia cada año) todos los templos del país se llenan de faroles de colores.
  38. En el metro hay un buen número de asientos reservados para ancianos, embarazadas, personas con niños o enfermos. Pues no se sienta nadie en ellos, ni aunque el vagón vaya lleno y no haya otro asiento libre.
  39. Hay un tipo de hoteles en Corea del Sur conocidos como “hoteles del amor” que son habituales en todas las ciudades y suelen ser lo más hortera que podáis imaginar. Aún así, muchos viajeros los utilizan porque suelen ofrecer buenas ubicaciones y calidad a precio correcto.
  40. Visten como quieren, algo impensable para nosotros que a veces somos esclavos de la moda. Igual resulta que la moda allí es esa, pero de verdad que se ponen una cosas que cómodas fijo que son, pero combinan como buenamente les parece. Pero oye, ¡¡qué ole por ellos!!
  41. El número 4 es considerado como el de la mala suerte debido a que tiene el mismo sonido que el carácter chino que significa muerte. Por ello muchos edificios como hospitales y hoteles no tienen cuarto piso (pasan del tercero al quinto y se quedan tan contentos).
  42. Los coreanos no aceptan que cada comensal pague lo suyo, el visitante siempre será invitado.
  43. No se os debe ocurrir nunca sonaros la nariz en la mesa, se considera de muy mala educación. Pero si puedes sorber la sopa, una cosa por la otra.
  44. En Corea del Sur no se dejan propinas, cuando vas a pagar por ejemplo en un restaurante, esto se hace como en los locales de Japón: al llevarte la comida te dejan la nota en la mesa y cuando acabas la coges y te acercas para pagar a la caja, que suele estar cerca de la salida.
  45. Se puede pagar todo con tarjeta de crédito, hasta las bebidas en una maquina de la calle. Solamente necesitarás dinero para pagar el metro, el autobús y alguna atracción aislada.
  46. Los enchufes y la potencia de la luz son iguales a España, así que por una vez uno puede dejar los adaptadores en casa.
  47. Los coreanos son muy dados a cenar fuera y es habitual ver grupos de amigos o familias en los restaurantes, pero eso si, hasta uno hora muy temprana, porque como se te haga más tarde de las 8:30 de la tarde casi seguro que te quedas si comer y te toca ir a un McDonalds para no irte a la cama con el estómago vacío.
  48. No son nada vergonzosos, sobre todos los jóvenes. No les importa hacerse fotos en las más variadas posturas delante de todo el mundo o alquilar un hanbok y pasar el sábado vestidos con su traje tradicional recorriendo los palacios de la ciudad (haciéndose selfie tras selfie).
  49. A las coreanas nos las gusta nada que les de el sol. Manga larga, guantes, gorras, viseras, paraguas o sombrillas, cualquier cosa formará parte de su indumentaria sin con ello consiguen mantener la luz del sol lejos de su piel.
  50. Demostrar afecto en público con un beso o un abrazo no es muy común, aunque si estás allí y abrazas a tu pareja nadie te mirara extrañado. Pero ellos son más fríos para esas cosas, aunque claro, cualquiera besa a alguien que igual se acaba de comer uno de esos pulpos vivos…

Comentarios (14)

    1. La verdad es que después de acabar de escribir me di cuenta que podía haber aumentado mucho la lista de cosas curiosas que se ven y viven en Corea… pero esas Alba te las dejo para que las descubras tú, sobre todo si tienes amigos allí y te animas a hacerles una visita.

      1. Me encanto el articulo de “Las 50 cosas que no sabias de Corea del Sur”. Esta bien interesante e informativo. Las fotos muy lindas. Gracias Cristina por compartirlas.
        Espero ver mas articulos de Corea del Sur en el futuro bien cercano.

  1. Me ha encantado el artículo! Hemos podido conocer un poco más esta cultura tan diferente a la nuestra en tantos aspectos.
    Han aumentado las ganas que tengo de visitar este país y mira que ya tenía! 😉
    Saludos!

    1. Me gustaría saber cuales son incorrectas, porque la mayoría la he visto de cerca y el resto son datos aportados por gente que vive en Corea. Un saludo

  2. Me ha encantado el artículo! He podido conocer un poco más esta cultura tan diferente a la nuestra en america.
    Me gustaria grandemente visitar este país pero claro esta que mi solvencia economica no me lo permite, de permitirmelo lo visitara sin la menor preocupacion en cuando a nuestras culturas que son muy diferentes, asi como nuestro sistema social. Ya que vico en Cuba Socialista.

    Saludos!
    Manuel Aguilar

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR