Phnom Penh: qué ver en la capital de Camboya

por Cristina Monsalvo
Phnom Penh

La mayoría de los que emprendemos viaje a Camboya lo hacemos con destino a un lugar muy concreto: Siem Reap y los templos de Angkor. Es sin duda el objetivo de miles de turistas que cada año visitan uno de los lugares religiosos más impresionantes del mundo. Para muchos, su viaje a Camboya termina ahí. Ni tan siquiera se plantean visitar la capital del país, Phnom Penh. ¿La razón? Han oído tantas veces que esa ciudad no merece la pena, que no tiene nada interesante y que además es peligrosa que directamente se olvidan de ella.

Nosotros también habíamos escuchado esas mismas palabras incluso de boca de amigos que habían viajado a Camboya, y que curiosamente, no habían llegado a conocer Phnom Penh. Y yo me pregunto ¿si no lo conoces, cómo puedes opinar? ¿Cómo el boca a boca puede hacer tanto daño a un lugar?

Yo decidí leer sobre la ciudad, su historia y los lugares que allí podríamos visitar y decidí que sí, que nosotros íbamos a ir a Phnom Penh. Organicé todo para pasar allí un día y medio, tiempo mínimo que calculé necesario para visitar todos los lugares que ver en Phnom Penh y que me parecían interesantes.

Al final, gracias a la compañía aérea Cambodia Angkor Air y sus retrasos y cancelaciones en los vuelos, en lugar de salir de Siem Reap a las 8 a.m. terminamos volando casi cuatro horas más tarde. Con lo cual nuestro día y medio en Phnom Penh se convirtió en uno y tuvimos que dejar alguna cosa sin hacer. Aún así, creo que visitar la capital de Camboya en nuestro viaje fue un acierto. Porque «si no vas, nunca lo sabrás».

Breve historia de Phnom Penh

Os voy a dejar aquí unos breves apuntes sobre la actual capital de Camboya. Suficientes para entender como es hoy y descubrir el triste pasado de la historia camboyana.

  • Pasó a ser la capital de Camboya en el siglo XV, cuando Angkor fue abandonada en favor del enclave de Phnom Penh, perfecto para el comercio fluvial a través del Mekong.
  • El comercio enriqueció a la ciudad, pero tan sólo un siglo más tarde se convirtió en una zona intermedia entre Vietnam y Tailandia, reinos rivales que terminaron destruyendo por completo la ciudad en el siglo XVIII.
  • En 1863, Camboya pasó a ser un protectorado francés. Fueron precisamente los franceses quienes diseñaron la nueva Phnom Penh, dividida en distritos. Levantaron importantes monumentos que quedaron como legado colonial cuando en 1953 Camboya recobró su independencia.
  • El rey Sihanouk gobernó durante los siguientes años, una época de tranquilidad, pero fue derrocado en 1970, momento en el que la capital de Camboya contaba con unos 500.000 habitantes.
  • La Guerra de Vietnam se extendió por Camboya, algo que hizo que la gente del campo huyera a la capital, que en la mitad de la década de los 70 del siglo XX llegó a tener cerca de tres millones de habitantes.
  • La dictadura de los jemeres rojos obligó a regresar al campo a cientos de familias. Miles de personas fueron asesinadas y durante ese periodo, Phnom Penh nunca tuvo más de 50.000 habitantes.
  • En 1979, una intervención militar vietnamita puso punto final al gobierno de los jemeres rojos. Durante casi una década, Phnom Penh fue casi una ciudad fantasma a la que costaba volver a la vida. Finalmente, cuando el Gobierno se alejó del pasado comunista, por fin la ciudad comenzó a prosperar.

Qué ver en Phnom Penh

Os voy a contar lo que nosotros vimos y al final os diré también que fue lo que se nos quedó pendiente de visitar. Estuvimos poco más de 24 horas en Phnom Penh y nos dio tiempo a un contacto rápido con la ciudad. Descubrimos lugares que ver en Phnom Penh que por si solos ya hacen que ir a la capital de Camboya merezca la pena. Otros nos dejaron más indiferentes.

Si hay algo que os tengo que decir de esta ciudad es que puede ser tan ruidosa y caótica como otras muchas del Sudeste Asiático. Hay calles en las que la basura se acumula hasta tal punto que es necesario salir a la calzada para poder continuar. En algunas zonas la ciudad parece estar desmoronándose sobre si misma.

Phnom Penh

En otras, luce renovada, limpia y moderna. Phnom Penh está despertando de años de letargo y de una historia dramática no tan lejana. El paseo junto al río se ha renovado, se abren nuevos negocios y los rascacielos de cristal se levantan junto a antiguos templos budistas.

Su pasado como colonia francesa sigue presente en la ciudad. Escondidos entre la basura, los puestos de comida ambulante y el tráfico, en algún momento se distingue alguna antigua casa colonial. Lo que no han olvidado en Phnom Penh es la gusto por la buena cocina y en sus calles se puede disfrutar de la mejor cocina jemer, francesa, italiana o china. Un paraíso culinario que compensa algunas otras cosas.

Ahora vamos a los que nos interesa, a los que lugares qué ver en Phnom Penh.

Monumento a la Independencia

El primero de los lugares que visitamos en Phnom Penh (por cierto, lo que me cuesta escribir el nombre de la capital de Camboya) fue su Monumento a la Independencia. Estaba muy cerca de nuestro hotel y pensamos que era un buen lugar para empezar nuestra ruta por la ciudad. Era ya pasado mediodía por lo que esa tarde sabíamos que las visitas serían pocas.

Este monumento ocupa el centro de una gran rotonda a la que se puede llegar si cruzas corriendo desde las calles que la rodean. No hay pasos de cebra para llegar hasta allí, así que confieso que nosotros nos jugamos el tipo y cruzamos a los kamikaze.

El Monumento a la Independencia de Phnom Penh se inauguró en 1958 para conmemorar su independencia de Francia y fue modelado siguiendo la silueta de la torre central de Angkor Wat.

Phnom Penh

Estatua del Rey Norodom Sihanouk

Desde el monumento vimos un zona ajardinada muy cuidada en cuyo centro destacaba una escultura. Decidimos volver a jugarnos el tipo y cruzar a esos jardines. Allí pudimos ver la estatua dedicada al Rey Sihanouk, aquel que gobernó Camboya tras el fin del protectorado francés.

La estatua mide más de cuatro metros de alto y se encuentra protegida por una bonita estupa que cada noche se ilumina. No es un lugar imprescindible que ver en Phnom Penh, pero si estáis cerca no cuesta nada acercarse hasta allí.

Phnom Penh

Wat Moha Montrei

No hay duda de que cuando se viaja a cualquiera de los países del Sudeste Asiático, una de las cosas que vamos y mucho son templos. Los hay que son monumento nacional, otros que presumen de ser los más antiguo de la ciudad y algunos que tienen cierta relevancia arquitectónica. Aquellos que se recomiendan en cualquier guía o listado de imprescindibles no deberían obviarse pues suelen encontrarse entre los más atractivos. Luego ya queda a gusto del viajero si conocer algún otro templo del que tenga referencia o no.

Nosotros incluimos el Wat Moha Montrei en nuestro ruta por Phnom Penh más por su ubicación que por otra cosa. Este templo se encuentra al final de la avenida en la que habíamos visto el Monumento a la Independencia. Podíamos haber hecho el camino a pie, pero no queríamos demorarnos para llegar al siguiente lugar que ver en Phnom Penh. Así que paramos un tuk tuk que por 2 $ nos llevó hasta el templo.

Se trata de un templo moderno, terminado en 1970. Su torre sobre la vihara de cemento (poco atractiva) alcanza los 35 metros de altura. Este templo fue utilizado por los jemeres rojos como almacén de alimentos. Lo más llamativo de este wat camboyano está en su interior. Al parecer está decorado con coloridos murales que repasan la vida de Buda, al cual se puede ver acompañado por bailarines jemeres y militares vestidos de blanco de periodo del rey Sihanouk. Esto os lo cuento porque lo he leído. Pero no pudimos verlo porque las puertas del templo estaban cerradas.

Solamente pudimos dar una vuelta por el recinto que sirve como cementerio y ofrece un llamativo contraste entre la arquitectura tradicional camboyana y los edificios de cristal que rodean el templo.

Phnom Penh

Museo Tuol Sleng

Nuestra siguiente parada fue en uno de los lugares más desoladores que se pueden ver en Phnom Penh: la antigua Prisión de Seguridad 21 (S-21). Hoy es el Museo Tuol Sleng y visitarlo es acercarse al periodo más trágico de la reciente historia de Camboya.

Phnom Penh

La S-21 fue el mayor centro de detención y tortura del país. En sólo 3 años, más de 17.000 personas fueran arrestadas y torturadas en esta prisión antes de ser llevadas a los campos de exterminio de Choeung Ek. Los jemeres rojos fueron muy meticulosos dejando constancia de cada detenido, haciendo fotografías y escribiendo un registro de las horribles torturas empleadas con cada prisionero.

El recorrido por esta cárcel que ocupó lo que había sido una escuela es duro. Instrumentos de tortura, camas oxidadas, celdas de ladrillo, alambre de espino y fotografías. Muchas fotografías. Mujeres, hombres, niños y también extranjeros que por una razón u otra el régimen de los jemeres rojos consideró peligrosos. Miradas suplicantes, asustadas, cuerpos maltratados, incluso fotografías de personas tras ser torturadas o incluso asesinadas. Gente real, personas como nosotros que estuvieron donde no debían o pensaron en libertad.

Phnom Penh

Cuando los vietnamitas liberaron Phnom Penh en 1979, solamente quedaban 7 prisioneros con vida en la S-21. Aquellos que gracias a alguna habilidad especial, como la fotografía o la pintura, fueron considerados necesarios en aquella cárcel. Ese mismo día, el ejército vietnamita encontraron también los cadáveres de otros 14 prisioneros que fueron torturados hasta morir cuando los jemeres rojos se vieron acorralados.

Phnom Penh

No es una visita para pusilánimes, es una visita dura. Pero necesaria. Ojalá todo el mundo tuviera acceso a este tipo de horribles lugares, esos en los que se demuestra que el hombre es un lobo para el hombre. Un lobo que por desgracia, es capaz de repetir la historia una y otra vez.

Visita al Museo Tuol Sleng

  • Horario. El museo abre todos los días de 8:00 a 17:00 horas.
  • Precios. Adultos 5 $. Niños entre 10 y 18 años 3 $. Menos de 10 años entrada gratuita.
  • Audio guía: 3 $.

Wat Phnom

Nuestro segundo día en Phnom Penh resultó una poco accidentando a la hora de hacer la visitas. Yo sufrí un despiste con los horarios y en lugar de comenzar las visitas por el Palacio Real, decidí hacer la ruta de otra forma. Luego os cuento que es lo que nos pasó.

Ahora seguimos con los lugares que ver en Phnom Penh. Y nos vamos hasta el Wat Phnom. Este pequeño templo se alza en lo alto de la única colina de la ciudad. No os penséis que es una colina enorme. No. Tan solo tienen 27 metros por lo que llegar a lo más alto, a pesar del calor, no cuesta nada. La colina está rodeada de árboles lo que regala un poco de sombra durante el ascenso.

Phnom Penh

Para llegar a lo alto de la colina, y después de pagar la correspondiente entrada, hay que subir por una escalera custodiada por esculturas de leones y nagas. El primero de los templos que ha habido en este lugar se levantó en el siglo XIV para guardar cuatro estatuas de Buda encontradas en el Mekong por una mujer llama Penh. El templo o vihara que podemos ver ahora es la última de las reconstrucciones que se han realizado en este templo a lo largo de los siglos.

Phnom Penh

Hay que rodear la vihara para ver la estupa que contiene las cenizas del rey Ponhea Yat. Entre esa estupa y la vihara hay un pabellón con una imagen de la señora Penh, una mujer muy lustrosa y rolliza.

Phnom Penh

Ojo con los monos en la colina. Están por todas partes y aunque no suelen atacar, si ven comida en las manos de algún turista o se sienten intimidados te podrán dar, en el mejor de los casos, un susto. En el peor, te mandarán directos al hospital a ponerte la vacuna de la rabia.

Visita a Wat Phnom

  • La entrada cuesta 1 $.
  • El horario es de 7:00 a 18:00 horas.

Psat Thmei, el Mercado Central de Phnom Penh

Si sois de los que nos os perdéis un mercado en las ciudades que visitáis, seguro que la visita a este os interesa. Se trata de un edificio histórico de Phnom Penh construido en estilo art déco. Su gran cúpula escalonada en el elemento más destacado del edificio y dicen que es una de las cúpulas más grandes del mundo.

Phnom Penh

Aunque el edificio en sí puede tener su interés, para mi lo mejor son esos puestos de productos frescos que rodean el edificio. El interior, muy bien ventilado, se ha convertido en el lugar donde comprar joyas, ropa y otros productos  para el hogar. Pero lo bueno, esa vida que tienen los mercados asiáticos la encontramos como os digo fuera del edificio. En una zona había infinidad de puestos de flores entre las que no faltaban las de loto ni las orquídeas.

En la parte opuesta del edificio (o eso creo, porque hubo un momento que me sentí como Alicia dentro del laberinto) encontramos los puestos de fruta, de pescados, carne. Algunos estaban ordenados y resultaban de lo más fotogénicos.

que ver en Phnom Penh

Otros sin embargo me hacían pensar si esa noche sería capaz de comer carne o pescado en algún lugar a la vista del modo en que tenían expuesta la mercancía y el calor que hacía.

Una curiosidad de este mercado es que te puedes estar tiñendo el pelo y desde tu silla comprando el pescado para la cena. En el Psat Thmei todo parece valer. También hay una zona, en el lado oeste del mercado, a la que acuden los locales a almorzar. Calor, vapor, olores no siempre apetecibles y una limpieza que sin duda deja mucho que desear. Nada que ver con el mercado de Vientiane, Talat Sao, donde todo está tan limpio y ordenado que dan ganas de sentarse allí a comer aunque no tengas hambre.

Wat Ounalom

Este templo que ver en Phnom Penh está considerado la cuna del budismo camboyano. Se fundó en el siglo XV y la razón de su construcción fue poder guardar una reliquia de Buda. En concreto, un pelo de su ceja que llegó desde Myanmar. Desde entonces, el lider de la comunidad budista reside aquí. El templo fue creciendo hasta contar con 44 edificios y se convirtió en el monasterio que podemos ver hoy en día. Es escuela y centro de formación y en el residen varios cientos de novicios.

Phnom Penh

Durante los años en los que los jemeres rojos controlaban el país, este templo fue muy dañado. Fueron asesinado muchos de los monjes que residían en Wat Ounalom, entre ellos Samdech Hout Tat, el cuarto patriarca del budismo camboyano. Los jeremes rojos también arrojaron al Mekong una estatua de este patriarca esculpida cuando contaba 80 años. La estatua pudo ser recuperada y hoy vuelve a estar en el templo.

Se puede pasear por todo el recinto del templo. En la parte trasera hay un pequeño cementerio y algunos de los edificios más sencillos que sirven de dependencias a los monjes. Los más destacado además del edificio principal del templo, en el centro del complejo, es la estupa de estilo angkoriano que contiene la reliquia de Buda. Hasta no hace mucho debía ser de piedra (he visto lagunas fotos de ellas) pero ahora esta recubierta de pan de oro que la hace reflejar el intenso sol camboyano.

Phnom Penh

Visitar Wat Ounalom

  • La entrada a este templo de Phnom Pehn es gratuita.
  • Abre todos los días de 6:00 a 18:00 horas.

Riverside

Uno de los mayores placeres de los que se puede disfrutar en Phnom Penh es de algo tan sencillo como un paseo junto al río Tonlé Sap. Con las obras de modernización de la capital de Camboya se ha creado un agradable paseo junto al río, con palmeras y banderas, bien asfaltado y con acceso a los muelles desde los que parten los barcos turísticos.

Phnom Penh

Nosotros visitamos la ciudad en noviembre, acabada la temporada de lluvias. El tiempo fue soleado y cálido, por lo que pasear junto al río nos dejó disfrutar de la brisa del río que refresca la ciudad y que cada noche hace que decenas de locales y turistas salgan a caminar por este paseo.

Phnom Penh

Caminado por este paseo rivereño, al llegar a la altura del Palacio Real, se puede ver el lugar donde el río Tonle Sap se une al Mekong para formar ya parte de él hasta su desembocadura en Vietnam.

Museo Nacional de Camboya

En nuestro planes no estaba visitar este museo. Pero ese despiste del que os hablé antes hizo que termináramos conociendo este edificio, uno de los más bonitos de Phnom Penh. Es un edificio con un diseño tradicional en terracota roja. Todo está rodeado de exuberantes jardines, por lo que merece la pena al menos pasear por su exterior.

No es un museo muy grande. Lo forman cuatro pabellones en los que se exponen esculturas, cerámica y bronces. El Museo Nacional de Camboya presume sobre todo de su fabulosa colección de esculturas jemeres. Los cuatro pabellones se abren a un patio interior con un cuidado jardín, probablemente uno de los rincones más bonitos que ver en Phnom Penh.

Phnom Penh

Visita el Museo Nacional de Camboya

  • El museo abre sus puertas todos los días de 8:00 a 17:00 horas.
  • Las entradas tienen un precio de 10 $ para adultos y 5 $ para niños entre 10 y 17 años. Los menores de 10 años pueden acceder de forma gratuita.

Palacio Real de Phnom Penh

Y ahora sí, ha llegado el momento de contaros que nos pasó con la visita al Palacio Real.  Tras recorrer el Riverside pusimos rumbo al Palacio Real, la que iba a ser nuestra última visita en la ciudad. Pero no pudo ser ¡¡me había olvidado de los extraños horarios de visita al palacio y no podríamos visitarlo hasta que volviera abrir esa tarde a las 14:00 horas!! Tras un momento de nervios y de cálculos sobre si podríamos llegar o no a tiempo al Aeropuerto de Phnom Penh para coger nuestro vuelo para viajar a Laos, decidimos arriesgarnos y visitar el Palacio.

Tendríamos que estar a las dos en punto de la tarde como clavos en la puerta para ser de los primeros en entrar (estuvimos allí unos 20 minutos antes, conseguimos entrar los segundos al recinto). Solamente tendríamos una hora para recorrer el recinto del palacio, hacer las fotos y estar fuera a las tres. Habíamos contratado a un taxista que nos esperaba fuera con el equipaje en el maletero listos para poner rumbo al aeropuerto, al que debíamos llegar como muy tarde a las cuatro de la tarde. No sabéis los atascos que se montan en esa carretera. Hubo un momento en el que pensé que no llegábamos. pero todo se dio bien y pudimos subir a ese avión que a las 17:30 despegó rumbo a Vientiane.

Dicho esto, imaginaréis que debimos correr dentro del Palacio Real para verlo todo. Pero no fue así. Al entrar de los primeros al recinto fuimos encontrando cada edificio vacío, listo para sacar algunas fotos y luego curiosear a su alrededor o por los jardines. Teníamos un plano con el que fue sencillo no perdernos nada.

Palacio Real

El recinto del palacio se divide en dos zonas. En la primera hay más jardines y menos edificios. Es la parte del palacio en la que se encuentran las dependencias reales. Algunos de los edificios están en restauración, y de entre todos ellos sin duda el protagonista es el Salón del Trono. Está coronado por una torre que alcanza los 59 metros de altura.

Phnom Penh

La segunda zona del palacio que se puede visitar es la que corresponde a la Pagoda de Plata, la zona religiosa del recinto del Palacio Real de Phnom Penh. En su centro se puede ver la llamada Pagoda de Plata. Su nombre viene dado por su suelo, cubierto con 5.000 baldosas de plata de 1 kilo cada una. Se puede ver un poco de ellas cerca de las paredes, pues el resto está cubierto para su protección. Dentro se guarda el Buda Esmeralda camboyano.

Pagoda de Plata

En el recinto de la Pagoda de Plata hay otras construcciones, desde pabellones que guardan la huella de Buda a pagodas o sepulcros. Una de las cosas que más me gustó es la decoración en la galería que rodea el recinto del templo. Se trata de una gran mural que cuenta la historia épica hindú del Ramayana.

Phnom Penh

Visitar el Palacio Real de Phnom Penh

  • Muy importante el horario. No cometáis el error que tuve yo y apuntad bien los horarios de apertura: 8:00 a 11:000 horas y de 14:00 a 17:00 horas.
  • El precio es de 7 $.
  • Hay que ir bien cubierto, es decir, nada de minifaldas, pantalones por encima de la rodilla o tirantes.
  • Al salir te dan una botella de agua. Lo malo es que está a temperatura ambiente.

Cómo moverse en Phnom Penh

Algunos de los lugares que ver en Phnom Penh están cerca unos de otros, sobre todo los de la zona del río. Para llegar a otros siempre se puede ir paseando. Pero no es la capital de Camboya una ciudad atractiva en algunas partes, y caminar esquivando basura o por calles en las que no queda más remedio que andar por la calzada esquivando coches y motos tampoco tiene mucho sentido.

Hay quienes contratan un tuk tuk para todo el día. Puede ser una idea. Yo si os recomiendo ir de un lugar a otro en tuk tuk, pero mejor ir parando uno cuando os haga falta. Os cobrarán por trayecto entre 1 y 3 $. Los encontraréis parados en la puerta de los lugares más turísticos. Y si no, en cualquier calle levantas el brazo y ya veréis como para más de un tuk tuk.

Phnom Penh

Mapa Phnom Penh

 

Quizás también te interese

6 comentarios

Rafael 21 febrero, 2021 - 11:55 am

Pues parece que hay suficientes cosas que ver en Phnom Penh para dedicarle, por lo menos, un día. Un par de preguntas: ¿En todo el país se paga con dólares? ¿Y teníais que negociar el precio de los tuk tuk o era un precio fijo? Nosotros estuvimos en Tailandia y, aunque distinto, la ciudad nos recuerda a nuestra estancia en la ciudad (los tuk tuk, los templos…).

Reply
Cristina 22 febrero, 2021 - 5:13 pm

Hola, Rafa
Nosotros no llegamos a utilizar moneda camboyana, todo, absolutamente todo, se puede pagar en dólares. En cuanto a los tuk tuk, algunos tienen una tarifa fija, como los del aeropuerto al centro. El resto, se puede regatear y siempre se puede conseguir algo más barato. Un saludo

Reply
Maruxaina Bóveda 22 febrero, 2021 - 5:49 am

¡Hola guapa!
Qué buenos recuerdos me ha traído leerte, por las fotos veo que han arreglado algunos lugares para mejor desde nuestra visita en 2012.
Como dices muchos se saltan la capital camboyana (que también a mí me cuesta escribir jajaja) pero a nosotros nos gustó a pesar de su desorden y caos. Sobre todo para conocer el pasado (horrible) y más reciente del país.
Nos quedó pendiente el Museo sino recuerdo mal porque estaba cerrado por reformas y cuando estuvimos no cobraban entrada por acceder al Wat Phom…
Qué ganas de volver a Asia…¡Gracias por el paseo!
Un abrazo y ¡feliz semana!

Reply
Cristina 22 febrero, 2021 - 5:14 pm

La verdad es que es una pena que la gente no se anime a dedicar al menos un día a Phnom Penh. Yo desde luego, me alegro de haberme animado a conocerla. Me ha parecido una ciudad que hay que conocer, como bien dices, porque es el lugar en el que descubrir parte de la historia más reciente del país. Un abrazo.

Reply
The Vanpackers 23 febrero, 2021 - 9:12 am

Nosotros no hemos estado en Camboya, pero se nos ha hecho curioso eso de que la gente no pase por la Phnom Penh, no creo que hayamos escuchado antes de otro país en el que la ciudad capital no sea ni siquiera una opción para los viajeros. Tampoco sé si en otras ciudades del país haya sitios como la prisión de seguridad, pero un sitio así debería ser de visita obligada para todas las personas que viajan a un país en el que su historia es tan famosa y tan dura.
Ojalá podamos visitar Asia algún día 🙂

¡Un saludo!

Reply
Cristina 23 febrero, 2021 - 6:13 pm

Tengo varios amigos y conocidos que cuando fueron a Camboya tan solo pararon en Siem Reap. Sin duda los templos de Angkor son la joya del país, pero os aseguro que Phnom Penh bien merece dedicarle como poco un día para acercarse a la historia más triste del país.

Reply

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

    Google

    Analíticas de visitas y tráfico web.

    _ga,_gid,_gat
    _ga,_gid,_gat

    GPDR

    Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

    gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]

    Scroll Up