Qué ver en Berat, la ciudad de las 1000 ventanas

por Cristina Monsalvo

Berat es una de las ciudades más atractivas que ver en Albania y uno de los lugares Patrimonio Mundial de este país bañado por los mares Jónico y Adriático. Aunque muchas veces se la denomina la ciudad de los mil ojos (un apelativo que corresponde a una ciudad que ver en Rumanía: Sibiu) su sobrenombre real es la ciudad de las mil ventanas. En este post os voy a mostrar cuales son los sitios más interesantes que ver en Berat, a hablar un poquito de su historia y contaros algunas cosas que harán más sencillo vuestro paso por esta pintoresca localidad albana.

qué ver en berat

Historia de Berat

Unos pequeños apuntes para conocer un poquito de esta singular ciudad que hay que conocer si vas a viajar a Albania. Se dice de ella que es la ciudad más antigua de Albania, con asentamientos que se remontan al siglo VI a.C. Aunque como ciudad, parece ser que fueron los ilirios quienes la fundaron un par de siglos más tarde.

Ya en la Edad Media, la ciudad era una de las más grandes y prósperas de los Balcanes. Algo que seguramente llamó la atención de los otomanos, que la ocuparon a principios del siglo XV. A ellos se deben gran parte de los lugares que podemos ver en Berat.

Los judíos llegaron a la ciudad un siglo más tarde, tras ser expulsados por los Reyes Católicos de los reinos de Aragón y Castilla. Convivieron con la mayoría musulmana que había en ese momento en Berat, y en el siglo XIX también los cristianos ortodoxos formaban una amplia comunidad.

La ciudad sufrió importantes daños en el terremoto del octubre de 1851, pero fue reconstruida de forma muy acertada, consiguiendo un centro histórico realmente homogéneo.

Como curiosidad decir, que tras la Revolución Cultural de 1967, cuando en el país se prohibió el culto religioso y Albania se convirtió en la primera nación atea del mundo destruyendo templos de todas la religiones o utilizándolos para otros fines, Berat pudo conservar su patrimonio religioso de la ciudad gracias a haber sido declarada en 1948 ciudad museo.

Qué ver en Berat: los mejores free tours

Apuntarse a un free tour es casi siempre una buena forma de conocer la historia y los monumentos de una ciudad. Además de algunas curiosidades. En Berat todos los días los viajeros se pueden apuntar a uno de estos tour con guías en diferentes idiomas, entre ellos el español. Os dejo aquí algunas sugerencias por si os queréis sumar a ellos.

  • Free tour por Berat de Berat City Tours. Este tour tiene lugar todos los días en distintos horarios. Se puede reservar en inglés o italiano y dura 2 horas y 30 minutos.
  • Free tour por Berat histórico y moderno. Un tour en español de más de tres horas. De la mano de uno de los mejores guías, el grupo recorrerá los distintos barrios de la ciudad y los principales monumentos que ver en Berat.
  • Free tour por Berat. Otro tour en español, en este caso de dos horas. Se puede reservar cualquier día de la semana en horario de mañana o de tarde.

Tanto si viajar a Albania por libre como en un circuito organizado, recuerda la importancia de contratar antes de partir un seguro de viajes que cubra cualquier problema que puedas tener. Yo siempre viajo asegurada con MONDO, y tú, por ser lector del blog, puedes contratar tu seguro con un 5% de descuento.

seguro de viaje

Qué ver en Berat en un día

Aunque antaño Berat fue una de las ciudades más grandes de Albania, hoy es una ciudad con un centro histórico bastante compacto que se puede ver fácilmente en una mañana.

Lo primero que tenemos que saber es que la ciudad la divide en dos el río Osum. A ambos lados del mismo se encuentran los distintos barrios que ver en Berat, así como la ciudad más moderna, con algunos edificios a los que también podemos echar un vistazo. Esos barrios de los que os hablo y que sirven de referencia para ubicar monumentos, alojamientos y restaurantes son los siguientes:

  • Mangalem, el barrio musulmán de Berat, al norte del Osum.
  • Kala o Kalaja, la ciudadela sobre la colina que se alza precisamente tras Mangalem.
  • Gorica, al sur del río y que se convirtió en el barrio cristiano de la ciudad.

Tanto en Gorica como en Mangalem, hay infinidad de casas otomanas apiñadas unas junto a otras. Al estar construidas en las laderas de las montañas, crean una estampa en las que las ventanas cobran protagonismo. Desde el río se tiene una buena panorámica de ambos barrios y se entiende perfectamente que a Berat se la conozco como la ciudad de las mil ventanas.

qué ver en Berat

Las calles de estos barrios junto al río son laberínticas, estrechas. Y en muchos casos las vais a encontrar en obras. A pesar de ello, bien merece aventurarse un poco y caminar sin rumbo por Mangalem en busca de rincones curiosos en los que la vida de los vecinos parece seguir siendo muy parecida a como era hace varios siglos.

Es precisamente en Mangalem donde voy a empezar la ruta por los lugares que ver en Berat. Nosotros nos alojamos en un hotelito boutique de ese barrio, muy cerca del río, del que luego os hablaré. Desde allí cruzaremos el río hacia Gorica para terminar el paseo en la ciudadela.

Mezquita de los Solteros

Situado a pocos metros del que fue nuestro alojamiento en Berat, pasamos varias veces por esta pequeña mezquita encajada entre las casas de Berat. Tras encontrarla siempre cerrada, preguntamos y nos dijeron que se abre solamente en determinadas ocasiones.

qué ver en Berat

Fue construida en el primer tercio del siglo XIX, lo que la convierte en una de las mezquitas más nuevas de la ciudad. Tal y como indica su nombre, estaba dedicada a los camareros y mozos de almacén solteros. Lo que llama la atención de su exterior es sin duda su decoración pictórica y, por supuesto, su alminar.

Palacio del Pachá Ahmet Kurt

Siguiendo Rugra Antipatrea unos metros hacia el norte se llega a lo que queda de lo que debió ser un bello palacio. Entre las piedras que queda en pie destaca la logia porticada. Durante nuestro paso por la ciudad, esta zona que ver en Berat estaba en obras para convertir el espacio, según nos comentaron, en una plaza peatonal.

Mezquita del Rey

Un poco más adelante, también junto a Rugra Antipatrea, está la mezquita más antigua que ver en Berat. Sigue siendo un lugar de culto, por lo que solamente se puede acceder a su interior tras la oración.

Hay que recordar descalzarse antes de entrar a este lugar de culto musulmán en el que destacan su cubierta de madera pintada (en la que no faltan los 99 nombres de Alá) y la amplia galería de las mujeres.

Justo frente a su puerta hay un pequeño cementerio musulmán. Y a pocos metros unas construcciones que ahora son oficinas y que antaño formaron parte de la medersa de Berat.

que ver en Berat

Tekke de los Halveti, imprescindible que ver en Berat

Nosotros ya habíamos visto un tekke en Krujë, pero en muy mal estado ya que se estaba reformando. En el caso de la tekke de Berat, su restauración acabó no hace mucho y ha convertido a este edificio de Albania en el más bello de la ciudad.

Lo primero, por si no lo sabéis, es contaros que se trata de un edificio para el culto de los bektashíes, un cofradía islámica de inspiración sufí cuyo centro mundial es Tirana. Tienen muchas similitudes con una mezquita. Pero hay algo que las diferencia a simple vista: las tekke no tienen minarete.

Volviendo a este edificio que ver en Berat, lo encontraréis muy cerca de la Mezquita del Rey. Para acceder a su interior le podéis pedir al vigilante de la mezquita que os abra (tanto la planta baja como la superior). La entrada a ambos edificios es de 100 lek por persona.

El interior es pequeño y sus paredes están decoradas con frescos de motivos florales. Pero es el techo el que se lleva la mayor gloria en cuanto a la decoración. Desde donde mejor se ve es desde el balcón de los músicos, un espacio elevado característico también de las tekke.

qué ver en berat

Mezquita del Plomo

En esta mezquita, el último edificio del centro histórico de Berat, se celebran todos los ritos relevantes en la ciudad. Se construyó en el siglo XVI, y recibe su nombre del plomo que recubre su cúpula. Solamente se puede entrar después de cada oración, pues a continuación cierra sus puertas.

Para llegar a ella hay que caminar, otra vez, por Rugra Antipatrea por un tramo muy animado. Con muchas tiendas, cafés y fruterías en las que es imposible resistirse a comprar algo de fruta fresca. A pocos metros de la mezquita se encuentra la Catedral Ortodoxa de Berat, en una plaza que seguramente encontraréis llena de coches estacionados.

Gorica, el barrio cristiano que ver en Berat

Dejando atrás la Mezquita del Plomo, se puede callejear por la ciudad para alcanzar el Parku i Osumit. Una zona verde que discurre paralela al río y que ofrece un espacio tranquilo y sombreado si se quiere descansar un ratito. Caminando en dirección a la Mezquita de los Solteros, encontramos el puente nuevo peatonal que cruza el río Osum. Inevitablemente cimbrea cuando se camina sobre él. Una sensación que a algunos puede no gustar.

qué ver en Berat

Atravesado el puente, se llega al barrio cristiano de Berat. Es mucho más tranquilo que Mangalem. Un paseo por sus calles con casas blancas lleva a iglesias grandes y pequeñas, cuyos campanarios se distinguen perfectamente desde la orilla del río. Es precisamente desde esa orilla desde donde se tiene magníficas vistas de Mangelem con la ciudadela dominando la ciudad.

Para regresar al norte del río, se puede cruzar por el puente de piedra. Está justo donde termina Gorica.

Kala, la ciudadela de Berat

Dominando la ciudad, se encuentra el tercero de los barrios que ver en Berat. Para llegar a ella hay que desviarse en Rugra Antipatrea hacia Rruga Andrea Tavanxhiu. No os voy a engañar, la subida, con calor, es muy pesada. Nosotros pensamos durante ella, a pesar de no ser muy larga, porqué no habíamos ido con el coche. Algo factible puesto que, aunque en la ciudadela no se permite el paso de vehículos no autorizados, fuera hay una zona de estacionamiento.

De un modo u otro, está claro que la ciudadela es una visita imprescindible en Berat. En determinados momentos del año  parece ser que cobran entrada durante el día (hay una taquilla junto al portal de acceso a la fortificación). Nosotros fuimos en septiembre, un día entre semana y no habían nadie allí.

Hay que recordar que Kalaja es un barrio habitado. Muy bien conservado y cuidado, con estrechas calles empedradas, casas pintadas de un blanco impoluto, pequeñas tiendas de recuerdos y algunos bares y restaurantes. Hay que ser prudente y respetar la privacidad de las personas que viven allí.

Lo mejor una vez en el interior de la ciudadela es callejear para ir encontrando durante el paseo los lugares más atractivos que encierran los muros de esta fortaleza del siglo XIII. Yo os recomiendo no perderos lo que os cuento a continuación.

que ver en Berat

Iglesia de la Dormición de la Virgen

Se trata de una iglesias que no fueron abandonadas durante la dictadura comunista en Albania. Gracias a ello se ha conservado su interior. El acceso es de pago y permite ver el Museo Onufri dedicado a un importante pintor de iconos. Aunque no queráis ver el museo, os recomiendo hacer un alto en el apacible patio de la iglesia.

Plaza de las iglesias

Realmente este nombre se lo he puesto yo porque no sabía como identificar el espacio con tres iglesias que hay muy cerca del Museo Onufri. Se trata de las iglesias de San Nicolás, Santa María y Santa Elena. Son construcciones de piedra, pequeñas, y que seguramente encontraréis cerradas. Puede que no sean muy diferentes a otras muchas repartidas por la ciudadela, pero me resultó curioso que estuvieran tan juntas. ¿Os imagináis al párroco de cada una animando a los fieles a entrar en la suya?

Iglesia de la Santísima Trinidad

En un espacio abierto y con magníficas vistas se encuentra una de las iglesias más bonitas que ver en Berat. A mí me recordó a la Iglesia de San Juan, una de las imágenes más típicas de Macedonia. Salvando las distancias y sin ese lago que acompaña la iglesia macedonia, la verdad que la Iglesia de la Santísima Trinidad tiene mucho encanto sobre esa vertiente de la ciudadela.

qué ver en Berat

Mirador sobre Berat

Por último, hay que caminar hacia el extremo sur de Kalaja. Es allí donde se encuentra el mejor mirador de la ciudad. En el camino se pasa junto a los restos de una mezquita, que se reconocen por lo que queda de minarete. Las vistas son inmejorables. Justo enfrente, el barrio de Gorica. Y bajo el mirador, Mangalem.

Hay que buscar, colgada en la ladera de la colina, la pequeña iglesia de San Miguel. Se puede llegar a ella desde la parte baja de la ciudad. Pero aunque parezca que una ruta desciende hacia ella desde la ciudadela, preguntamos a varios vecinos y nos dijeron que la única forma de bajar de Kalaja a la ciudad era esa por la que habíamos venido.

Qué ver en Berat: visitas guiadas

Además de los free tour de los que os hablé al comienzo del post, hay otras muchas visitas y excursiones por la ciudad y sus alrededores. Aquí os dejo algunas sugerencias de lugares que yo visité y que me parece que merecen la pena.

Alojamiento en Berat

Si en vuestro viaje por Albania podéis organizar la ruta para hacer noche en Berat, veréis que merece la pena. Contemplar la puesta de sol y recorrer la ciudad por la noche, tranquila e iluminada con farolas que tiñen de dorado las calles, es un plus a la visita a Berat.

Hay muchos alojamientos repartidos por la ciudad. Algunos cuentan con aparcamiento privado, algo a tener en cuenta en una ciudad en la que estacionar el coche no es tarea sencilla. En nuestro caso fue esa una de las razones que nos hizo decantarnos por Beratino Hotel. Un precioso hotelito en Mangalem, a dos pasos del río y de la Mezquita de los Solteros.

Este hotel boutique ocupa varias casas del centro histórico, tiene un patio interior y las habitaciones repartidas en distintos espacios. La nuestra estaba en el planta baja y resultaba algo oscura. Pero era grande, cómoda y estaba muy limpia.

El desayuno, incluido en el precio, se sirve en un comedor en el piso superior. Las vistas son geniales, el lugar perfecto para empezar el día con vistas a la ciudad de las mil ventanas. En cuanto al parking, no está en el propio hotel, pero reservan una plaza junto al Parku i Osumit, a poco metros del hotel.

Comer en Berat

La noche que pasamos en Berat nos fuimos a cenar a Gorica. Disfrutamos de un paseo tranquilo, a veces incluso demasiado. Buscábamos un lugar concreto, y el barrio es tan laberíntico que a veces parecía que no íbamos a dar con el restaurante al que nos dirigíamos. Al no haber nadie por la calle, tuvimos que fiarnos de Google Maps, y con alguna vuelta más de las necesarias, finalmente llegamos a Tradita e Beratit.

Se trata de un edificio histórico con una amplio patio iluminado con pequeñas bombillas y velas sobre las mesas. Nos pareció muy animado, igual por encontrar a tanta gente sentada a sus mesas tras caminar por un barrio casi desierto.

El negocio es familiar, la madre cocina y el hijo atiende la mesa. Ofrecen un menú con platos tradicionales por 10 € a los que luego hay que añadir el importe de las bebidas. Me parece un lugar agradable y muy recomendable, aunque en temporada alta es conveniente reservar.

Quizás también te interese

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

    Google

    Analíticas de visitas y tráfico web.

    _ga,_gid,_gat
    _ga,_gid,_gat

    GPDR

    Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

    gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]