Qué ver en Albania: 10 imprescindibles que no te puedes perder

por Cristina Monsalvo
qué ver en Albania

Desde hace no mucho, Albania parece haber entrado en la lista de los destinos más deseados de Europa. Con una historia y un patrimonio bastante desconocidos, son su playas las que aparecen en las redes sociales como el nuevo paraíso del Mediterráneo. Sin embargo, lo realmente atractivo del país se encuentra tierra adentro. En los recintos arqueológicos que ver en Albania, en sus monasterios, en sus montañas o en sus pueblos y ciudades. Si te animas a descubrir todo ello, conocerás un país con una historia turbulenta en la que ilirios, romanos y otomanos dejaron su huella.

Apuntes históricos (breves) para conocer Albania

Es importante antes de viajar a este país de los Balcanes conocer un mínimo de su historia. Pequeños detalles que nos ayuden a entender este pintoresco país que muchas veces nos hará sentir más cerca de Oriente que de la propia Europa.

Esto no es un blog de historia ni yo soy especialista en la materia. Por ello os voy a dejar pequeños apuntes sobre las cosas que descubrí antes o durante el viaje por Albania. Un pequeña lista para acercarnos a la historia albanesa.

  • Los ilirios se establecieron en Albania allá por el siglo III a.C. Desde Shkodër, al norte del país, se desplazaron hacia otros puntos de los Balcanes e Italia. No fueron un pueblo marinero (aunque batallaban con los griegos que controlaban la costa), y se dedicaron principalmente a la ganadería y la agricultura en el interior.
  • Los griegos, país con el que Albania tiene frontera en el sur, eran navegantes y establecieron sus ciudades cerca del mar. El yacimiento arqueológico más grande que ver en Albania se los debemos a ellos: Apolonia.
  • En esta historia de pueblos que ocupan territorios antes controlados por otras culturas, no podían faltar los romanos. En el año 146 a.C. construyeron la Vía Egnatia, que unía la actual Durrës con Salónica. A finales del siglo IV d.C., Albania fue anexionada al Imperio romano de Oriente.
  • Al dividirse los territorios romanos, Albania quedó bajo la dominación bizantina hasta el siglo XIII. Hasta es momento, godos, húngaros, búlgaros, eslavos y ávaros intentaron hacerse con el territorio.
  • Los venecianos, dueños de las costas del Adriático, no podían pasar por alto Albania.  Llegaron al país en el siglo XIII y empezaron a controlar los puertos y los intercambio marítimos. Muchos albanos, aprovechando ese tráfico, se marcharon a Venecia.
  • Por aquel entonces había varias tribus albanesas con su correspondientes gobernantes y príncipes. Ya se veía venir a los otomanos, por lo que había que organizarse contra ellos. Fue entonces cuando Skanderbeg, aristócrata y militar albanes, al mando de un pequeño y desorganizado ejército, planto cara a los otomanos. Él se convirtió en héroe nacional de Albania, y los otomanos tuvieron que esperar hasta su muerte para hacerse con los territorios del centro y el sur del país.
  • Los otomanos estuvieron 400 años en Albania. Su huella es visible en la cultura, religión (casi el 70% de los albanes es musulmán), arquitectura e incluso gastronomía.
  • En 1913, por fin, Albania es declarado estado independiente. Pero no con ello llegó la paz ni el deseo de unos de convertirse en reyes (Ahmet Muhtar Bey Zogolli se autoproclamó rey de Albania con el nombre de Zog I) ni de otros de controlar el país. Italianos, fascistas y nazis ocuparon Albania antes de que en 1946 se declarara la república socialista.
  • Hasta el año de su muerte, en 1985, Enver Hoxha fue el dictador que gobernó Albania. Durante ese periodo el país se declaró ateo (el primero en el mundo en hacerlo) y vivió con el objetivo de autosuficiencia total.
  • El año 1991 fue el de la caída del régimen socialista. Llegaron las elecciones y la liberalización económica. Con ello, muchas grandes instituciones se hacían ricas, mientras los albanos veían como les había estafado su dinero.
  • Actualmente Albania no forma parte de la Unión Europea. Ha iniciado las negociaciones para la adhesión, pero puede ser un largo camino el que tenga que recorrer para ser miembro de pleno derecho.

Qué ver en Albania imprescindible

Y después de lo que quería que fuera una breve introducción a la historia de Albania (me ha quedado un poquito larga, ¿no?), vamos a lo que importa en este post: los lugares que ver en Albania.

Si os preguntáis cuanto tiempo podéis necesitar para verlos todos, os diré que si hacéis el viaje en coche privado, no dedicáis tiempo a tumbaros al sol ni a hacer senderismo por las montañas, en 8 ó 9 días podéis haberlo visto todo. En el caso de que queráis combinar turismo con relax, poned unos 12 días y el viaje os saldrá redondo.

En cuanto a los lugares imprescindibles que ver en Albania, vamos a empezar por el norte para llegar al sur del país. Luego cada uno puedo organizar la ruta según su gusto o, en el caso de viajar en transporte público, de las opciones de éste.

Shkodër, la gran ciudad del norte de Albania

Al norte del país, bañada por el lago del mismo nombre, se encuentra Shkodër. Es una ciudad en la que hay que acostumbrarse al tráfico y sus extrañas reglas. Al ruido y a ese ambiente de bazar oriental. Shkodër es una ciudad con mucha vida y un enclave que solamente se aprecia si uno sube al Castillo de Rozafa, el monumento más importante que ver en Shkodër. A sus pies se encuentra la Mezquita de Plomo, la primera que abrió en Albania tras la caída del régimen comunista.

qué ver en Albania

Además de esos emblemáticos lugares, en el centro de Shkodër se pueden visitar mezquitas, iglesias ortodoxas, católicas y varios museos. El más famoso es el Museo Marubi, dedicado a la fotografía. También en el centro histórico de la ciudad se pueden ver algunos elegantes edificios, como el del Ayuntamiento o la antigua prefectura de policía. No hay que dejar de recorrer sus calles peatonales, con casitas bajas de colores ocupadas hoy por bares y restaurantes.

qué ver en Shkodër

Krujë y el antiguo bazar otomano

Esta ciudad que ver en Albania está especialmente ligada a la historia del país. En ellas se asentaron los ilirios, y siglos más tarde, el castillo de Krujë, desde el que la vista llega hasta el mar Adriático, se convirtió en el bastión desde el que Skanderbeg repelió una y otra vez el ataque de los otomanos.

Hoy dentro del recinto de ese castillo se pueden ver un par de museos, los restos de una antigua mezquita y del recinto palaciego. También hay una tekke (edificio musulmán perteneciente a la orden sufí) que actualmente están restaurando y un hamman que por ahora no abre sus puertas a los visitantes.

Pero lo más destacado de Krujë es sin duda su antiguo bazar. Las antiguas casas otomanas siguen en pie a los lados de las calles empedradas. Casas de madera que cada mañana abren sus puertas y ventanas para exponer sus mercancías tal y como hace siglos ya se hacía en esta ciudad.

Krujë

Tirana, un imprescindible que ver en Albania

Aunque no es la capital la ciudad más bonita que ver en Albania, estando en el país no hay que dudar en dedicar uno o dos días a visitarla. En sus calles conviven viejos y decrépitos edificios de la época comunista con altos y modernos edificios que quieren ser la imagen de la nueva Albania.

Entre los lugares que ver en Tirana hay que mencionar la gran Plaza Skanderbeg en la que no podía faltar la estatura ecuestre del héroe albanés. De entre el resto de edificios de la plaza, sin duda la mezquita de Et’hem Bey es el más atractivo. Muy cerca de él, varios edificios gubernamentales y el Bunk’Art 2, uno de los dos búnkeres mandados construir por Hoxha que se pueden visitar en Tirana.

Merece la pena callejear por la ciudad, descubrir su arte urbano, sus mercados, sus parques y esas construcciones ligadas con la era comunista que poco a poco parecen que van a ir desapareciendo o cambiando definitivamente su función.

qué ver en Tirana

Monasterio de Ardenica

Poniendo rumbo a la costa del Adriático, merece la pena hacer una parada para visitar uno de los monasterios ortodoxos más importantes de los Balcanes. Los otomanos lo ocuparon en el siglo XVIII realizando múltiples reformas, y un incendio en 1932 destruyó parte del complejo.

Gracias a una cuidada restauración, el monasterio y lo que se conserva de los magníficos frescos pintados por los hermanos Zografi en la Iglesia de Santa María, hacen que merezca la pena parar en este lugar. Hoy lo habitan tan solo dos monjes, es un remanso de paz pues no son muchos los que lo visitan. Como curiosidad, contar que aquí se casó Skanderbeg, en la pequeña iglesia que queda oculta tras los muros de la principal.

Apolonia, el gran yacimiento que ver en Albania

Muy cerca del Adriático, a pocos kilómetros de Ardenica, se encuentra Apolonia. El yacimiento arqueológico más grande que ver en Albania. Fundada por los griegos en el siglo VI a.C. en territorio ilirio, Apolonia se convirtió pronto en una importante urbe gracias a su estratégica ubicación. Contaba con puerto y el comercio era su principal fuente de ingresos. En el siglo II a.C. llegaron los romanos y la comunicaron con otras ciudades a través de la Vía Egnatia. En el siglo III d.C. un terremoto dañó seriamente la ciudad, comenzando ahí el declive de la ciudad.

que ver en Albania

Entre los restos que se conservan de la antigua Apolonia, sin duda destaca lo que queda del Templo de los Agonotetas, con su precioso pórtico mirando hacia el odeón y el lugar en el que estaba la gran galería porticada. Entre olivos y piedras se pueden ver restos de otras construcciones, y antes de abandonar el recinto, merece la pena parar en el Monasterio de Santa María que ahora aloja el Museo Arqueológico de Apolonia.

qué ver en Albania

Berat, la ciudad de las mil ventanas

Seguimos ruta hacia el sur de Albania y el siguiente lugar que no hay que pasar por alto es Berat. Una preciosa ciudad dividida en dos por el río Osum. Desde cualquiera de los puentes que cruzan este río se consigue una buena panorámica de las casas blanca llenas de ventanas que le han valido a Berat un sobrenombre muy acertado.

La parte baja de la ciudad antigua es un laberinto de calles que suben y bajan. Muchas casas antiguas se han restaurado y ahora las ocupan hoteles boutique y restaurantes. La parte sur del río corresponde al barrio de Gorica. Las iglesias indican que allí vivían los cristianos. La parte norte del río era terreno musulmán, y prueba de ellos son las mezquitas. No hay que dejar de entrar en la tekke de los Halveti, unos de los edificios religiosos más bonitos que ver en Albania.

Dominando la ciudad está la ciudadela. A día de hoy sigue estando habitada, y las casas de los vecinos se mezclan con iglesias, tiendas de artesanías, restaurantes y alojamientos. Las vistas desde casi cualquier lugar de la muralla son realmente impresionantes, con campos de olivos por todas partes, un árbol ligado a la cultura y gastronomía albanesas.

Gjirokastër, ciudad museo

Quiso la suerte que en durante el régimen comunista, Gjirokastër fuera designada ciudad museo. Seguramente la causa principal de ese nombramiento fue que Enver Hoxha había nacido en esta ciudad. Pero lo cierto es que gracias a eso esta preciosa ciudad que ver en Albania se libró de las aberraciones arquitectónicas que se llevaron a cabo en otros lugares del país.

qué ver en Albania

Gjirokastër conserva muchas de sus grandes casas otomanas, algunas de las cuales sus dueños permiten visitar. Una oportunidad única de conocer como se vivía en aquella época. También se conserva en la ciudad su antiguo bazar. Aunque hoy es un lugar turístico, la estructura de las calles y las casas sigue siendo la misma.

qué ver en Albania

No hay que dejar de recorrer el recinto del castillo. No es el mejor que visitar en el país, pero las vistas que se tienen desde lo más alto hacen que merezca la pena pagar la entrada. Ahora mismo están restaurando muchas zonas (algo que pasa en toda Albania) y los museos requieren una entrada aparte. Igual dentro de unos años el recinto resulta algo más atractivo que ahora.

Blue Eye, el ojo azul que ver en Albania

Visitar este lugar era algo que en principio no pensábamos hacer. Pero al final, por cuestión de ruta y tiempo, decidimos acercarnos. Y la verdad es que nos sorprendió muy gratamente este lugar que ver en el Albania. Para empezar, habíamos leído que había muchos coches, mucho ruido y problemas de aparcamiento.

Pues bien, desde este verano (2022), las cosas han cambiado. Ya no se puede acceder con coche por tratarse de una parque natural. Han creado una zona de estacionamiento a unos 2 kilómetros del Blue Eye. Desde ahí, tras pagar los 100 lekë de ayuda a la conservación del parque, hay que caminar por una zona asfaltada, con aceras y con muchos árboles recién plantados cuya sombra será de agradecer en cuanto crezcan.

El camino es agradable, con algunas subidas y bajadas. Al final está el río y el famoso ojo azul. Se trata de una fuente kárstica que mana de una profundidad de al menos 50 metros. El color del agua es de un increíble tono azul que desde lo alto asemeja al iris del ojo. Está prohibido bañarse, pero parece que nadie quiere respetarlo y no son pocos los que se atreven incluso a saltar desde la pasarela sobre el Blue Eye. Es probablemente lo único que fastidia lo idílico del lugar.

qué ver en Albania

Riviera Albanesa: más que playas

Si en lugar de ir hasta el sur de Albania por el interior se decide recorrer la costa, el viaje puede ser algo más pesado. Pero tiene una recompensa: poder recorrer la que es sin duda una de las carreteras paisajísticas más bonitas de Albania. Dejando atrás Orikum, la SH8 atraviesa el Parque Nacional de Llogara.

Sus montañas en invierno se pueden cubrir de nieve, y en verano, las niebla baila entre ellas. La vegetación es frondosa y son muchas las rutas de senderismo que se pueden realizar. Eso antes de llegar a la serie de curvas que bajan por la ladera de la montaña hasta la costa. Da verdadero vértigo en algunos momentos circular por esa carretera. Sientes que al final de una recta no hay nada más que el mar que ves al fondo. Es absolutamente espectacular, sobre todo al caer la tarde.

La carretera no llega nunca a estar junto al mar. Se encuentra en un nivel algo superior, lo que permite ir atravesando los pueblos antiguos. Esos que ya estaban antes del boom playero en Albania. Entre los más bonitos, Dhërmi e Himarë. Al borde del mar, la historia es otra muy distinta y bastante menos atractiva.

que ver en Albania

Butrinto, el lugar más visitado de Albania

El último de mis lugares imprescindibles que ver en Albania es el yacimiento arqueológico de Butrinto. La que fue ciudad griega, romano, bizantina, veneciana y otomana ocupa una isla en el Parque Nacional de Brutinto. Un lugar frondoso en el que la vegetación llega hasta el agua.

Su patrimonio, que se remonta nada menos que al siglo VIII a.C., le ha valido a Butrinto formar parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO. El recinto se puede recorrer a pie en unas dos horas, agradeciendo casi siempre la sombra de los altos árboles. Se conservan varias de las puertas que daban acceso a la ciudad, la acrópolis en la cima de una colina, el antiguo teatro y hasta los restos de unas termas.

Una de las construcciones más interesantes de Butrinto es su baptisterio bizantino. El suelo está cubierto de mosaicos. Pero pocas veces se pueden ver, ya que los tapan con arena para protegerlos de los elementos atmosféricos. No hay que olvidarse tampoco de visitar el museo, pequeño, pero en un enclave magnífico: el antiguo castillo veneciano.

Qué ver en Albania: sitios para no regresar

Ahora os cuento que lugares de los que vimos en Albania no resultaron ni de lejos lo que pensábamos. Por una u otra razón nuestras expectativas no se vieron satisfechas. Nadie cuenta estas cosas, o igual yo soy más exigente que el resto. Pero de verdad, antes de conocer estos lugares me hubiera gustado encontrar opiniones sinceras y reales sobre ellos. Menos postureo y más realidad.

Es mi opinión personal, cada viajero tiene unos gustos y unas exigencias. Las mías, mejores o peores, son las que son. Y cómo no me gusta hablar solamente de lo bonito de cada lugar, aquí os cuento también cuales son esos lugares que por no ver en Albania no pasa absolutamente nada. Creo, personalmente, que no tienen el suficiente encanto o calidad como para formar parte de una ruta por el país.

Lago Koman y río Shala

Este es uno de los lugares que hay que si volviera a Albania, sabiendo lo que sé, no visitaría. Al menos por ahora. La carretera para llegar es un horror (90 minutos para recorrer 30 kilómetros), llena de baches y curvas. Koman no tiene nada además de las vistas al lago en algunos puntos. Y si no es porque quieres coger el ferry para llegar a Fierzë y desde allí a Valbone, el resto de opciones hay que mirarlas con lupa.

Nosotros decidimos ir al Lago Koman después de ver una excursión al río Shala. Tenía una pinta divina y resultó ser un fiasco total. El nivel del lago estaba tan bajo que era imposible llegar con la barca hasta el río. Tuvimos que invertir el tiempo en caminar sobre rocas para disponer al final de tan sólo 20 minutos para disfrutar del lugar. Nosotros fuimos en septiembre, puede que en julio el panorama sea otro. Por ello, si queréis ver ese lugar, antes de ir, mejor informarse.

Playas de la Riviera Albanesa

Seguramente la gran decepción de nuestro viaje a Albania fueron las famosas playas de la Riviera Albanesa. Mil veces habíamos leído que son paradisiacas y de las más bonitas de Europa. Pues lo siento mucho, pero difiero.

Para mí una playa paradisiaca debe estar limpia, no estar llena de tumbonas, ser tranquila y contar con espacio para disfrutar tanto del agua como de la arena.

Pues en la Riviera Albanesa, esa que baña el mar Jónico, las playas son de piedras (si hay arena es que la han llevado de otros lugares, no es el aspecto original), están llenas de tumbonas y sombrillas. Cuando ya no hay sitio en la orilla, construyen plataformas de cemento o madera para seguir poniendo sombrillas (el caso Ksamil). La basura es un mal presente en todas las playas. Si son de piedra, entre unas y otras se pueden ver cientos de colillas de cigarrillos. En las playas que son algo más grande, donde hay un chiringuito la zona está más limpia. Pero justo al lado puedes ver todo tipo de basura, entre la que por supuesto no faltan decenas de botellas de plástico.

Los bares de playa son muy estilosos, incluso en algunas playas hasta las sombrillas son bonitas. Pero con eso no se consigue una playa digna de ser llamada paradisiaca. Por muy azul turquesa que sea el agua, no basta con ello. Tienen que cuidar lo que tienen, lo han convertido en una gran fuente de ingresos, y creo que se les ha ido de las manos. Si de verdad queréis playas geniales, limpias, bonitas (pero de verdad) y en las que merezca la pena pasar el día en ella, buscad entre las playas de Creta, de Mallorca o Cerdeña. Y a ver si mientras en Albania se ponen las pilas con este tema y consiguen ofrecer playas dignas de ser visitadas.

Otros lugares que ver en Albania (que no vimos)

Además de estos lugares que os menciono, hay otros en Albania a los que nosotros no fuimos (por falta de tiempo). En un principio estaban en la lista de nuestro viaje. Pero al final quedaron fuera, y la verdad es que me da un poco de pena no haberlos visitado.

Alpes albanases (nuestro gran pendiente)

De este lugar no os puedo decir nada aparte de que nos hubiera gustado visitarlo. Pero al final, ya sabéis, cuando el tiempo es limitado no queda más remedio que adaptarse y organizar la ruta del mejor modo posible. Y casi siempre hay algo que sacrificar.

A pesar de no haber visitado los llamado Alpes albaneses, os puedo contar que en ellos hay dos Parques Nacionales: el de Theth y el del Valle de Valbonë. En ambos hay gran número de rutas de senderismo , vías ferrátas y ríos que en primavera descienden caudalosos por las montañas. Las pequeñas aldeas salpican las laderas, y no faltan en ellas los minaretes de las mezquitas. Sin duda debe ser el lugar perfecto en Albania para olvidarse de la civilización.

Elbasan y el xhiro

¿Habéis oído hablar del xhiro? Es así como se denomina al paseo de la tarde en Albania. Algo muy tradicional y que al parecer en Elbasan es de lo más curioso. Hasta cierra la carretera para que la gente pueda pasear, pararse a charlar y hasta conquistar a ese chico o chica que te gusta.

Pero el xhiro no es la razón por la que visitar estar ciudad amurallada que ver en Albania. Por aquí pasaba la Vía Egnatia (la calle principal de la ciudad sigue llevando ese nombre), recuerdo de la presencia romana en el centro del país. Entre los lugares que ver en Elbasan, además de la imponente muralla otomana, está la Basílica paleocristiana de Tepe, el hamman, la Mezquita del Rey o el Museo Etnográfico. Si se tiene tiempo, creo que puede merecer la pena parar a visitar esta ciudad.

Durrës, pasado romano

Durrës es una de esas grandes ciudades que ver en Albania en la que los restos del que fue mayor anfiteatro de los Balcanes (tenía cabida para 15.000 espectadores). Estuvo enterrado hasta 1966 y hoy es el lugar más destacado que ver en la ciudad. Y ya que uno está allí, pues seguro que merece la pena darse una vuelta por la muralla bizantina, conocer la Mezquita Fatih (la más antigua de Albania) o lo que fue el mercado bizantino.

Qué ver en Albania: los mejores tours y free tours

Os dejo ahora algunas sugerencias de los que para mí son los mejores tours que se pueden contratar en Albania. Cualquiera de ellos es perfecto para conocer a fondo este país, su historia y su patrimonio.

Quizás también te interese

2 comentarios

Laura S Arteaga 26 diciembre, 2022 - 6:31 pm

Tanto que ver en Albania. Sorprende al visitante. Como dices, ruinas arqueologicas, puelitos en las montanas, monasterios, y preciosas playas. Un poco de todo. Nos gusto muchisimo. Realmente vale la pena. Lo combinamos con un paseo de varias semanas a Eslovenia/Slovenia

Reply
Cristina Monsalvo 29 diciembre, 2022 - 9:18 pm

Hola, Laura.
Para mí Albania es un país que tiene bastante que ofrecer pero que se está vendiendo como un gran destino de playa sin estar preparado aún para ello. Esa parte del país ha sido una decepción para nosotros, no puedo negarlo.

Reply

Dejar un comentario

Centro de preferencias de privacidad

Google

Analíticas de visitas y tráfico web.

_ga,_gid,_gat
_ga,_gid,_gat

GPDR

Cookie para obtener información sobre los consentimientos dados sobre la ley GPDR

gpdr[allowed_cookies],gpdr[consent_types]