viajar a corea del sur

Guía para viajar a Corea del Sur

Corea del Sur es una pequeño y atractivo país. En su pequeño territorio ofrece bellos paisajes, cultura tradicional, bella arquitectura y la posibilidad de conocer algunas de las ciudades más modernas de Asia. Desgraciadamente la mayoría de las personas conocen este país por encontrarse al sur de una de las consideras fronteras más peligrosas del mundo. La que desde 1953 separa las dos coreas. A pesar de ello quien se decida a viajar a Corea del Sur se encontrará en un país tranquilo, con una población que seguro está entre las más sonrientes del mundo.

El viajero que se anime a conocer este país también se dará cuenta que a pesar de los años de ocupación japonesa, Corea de Sur tiene su propia identidad. Muchos se preguntan si no es muy parecido a Japón. Por supuesto ambos países tienen similitudes. Peto todos aquellos que conozcan el país del sol naciente pronto se darán cuenta que ni los coreanos son japoneses ni la arquitectura de ambos países tiene algo más que algunos parecidos. Corea del Sur podría ser una mezcla maravillosa de China y Japón, pues parece haberse quedado con lo mejor de cada uno de esos dos países.

Sobre Corea del Sur

*CAPITAL: Seúl
*SUPERFICIE: 99.720 km2
*MONEDA: Won surcoreano
*POBLACIÓN: superan los 50 millones.
*RELIGIÓN: El 29,2% de la población es cristiana (18,3% protestantes y 10,9% católicos) y el 22,8% son budistas.
*RÉGIMEN POLÍTICO: República presidencialista.

Viajar a Corea del Sur

Documentación

Para viajar a Corea del Sur hay que tener un pasaporte válido y obtener un visado antes de entrar en el país. Sin embargo los extranjeros que provengan de países inscritos en el Acuerdo de Exención de Visados (cómo es el caso de España) pueden visitar el país durante un máximo de 90 días. Eso siempre y cuando se viaje por turismo. Los viajeros cuyo pasaporte corresponda a países bajo los llamados Principios de Reciprocidad pueden visitar el país sin visado hasta un máximo de 30 días.

Los viajeros de países sin ninguno de los acuerdos antes citado deben solicitar visado para viajar a Corea del Sur. Este puede ser para un tope de 90 días, para más de 90 días, con una sola entrada o con entradas múltiples. Dependiendo de cada caso, el precio será uno u otro.

Clima

El clima en Corea del Sur podría denominarse monzónico templado o continental húmedo. Depende de la zona del país. El monzón de Asia oriental afecta a todo su territorio, lo que da lugar a mayores precipitaciones en verano. Es un corto periodo de temporada de lluvias que comienza a finales de junio y acaba a finales de julio. Sin embargo, el frío invierno de Asia continental solamente afecta a la parte occidental del país, ya que las montañas impiden el paso de los vientos hacia la parte oriental de Corea.

Lo que si hay que tener en cuenta a la hora de viajar a Corea del Sur es que el país cuenta con cuatro estaciones bien diferenciadas. Y elegir la más apropiada puede hacer el viaje más cómodo y sencillo.

Verano

No es la estación recomendada para viajar a Corea del Sur. Este periodo abarca desde junio hasta finales de agosto. El mes más cálido es agosto con temperaturas medias entre 23 y 26 grados centígrados. A esto hay que sumar un alto índice de humedad y la posibilidad de mucha lluvia debido al monzón.

Otoño

Es una de las mejores épocas para viajar a Corea del Sur. Hay un dicho en este país: “El otoño es la estación en que el cielo es alto y los caballos engordan”. Algo así como decir que los meses de otoño, entre septiembre a noviembre, son propicios para realizar distintas actividades. Las temperaturas son suaves y los bosques lucen esos tonos dorados y rojizos que los convierten en el más bello de los paisaje.

Invierno

Diciembre, enero y febrero son meses fríos. En enero la temperatura media de -6 a 3 grados. A esto hay que sumar que amanece tarde y el sol se pone temprano. Son días cortos con pocas horas de luz. Sin duda no es el mejor momento para viajar a Corea del Sur.

Primavera

En los meses de marzo, abril y mayo brotan todos los árboles, los campos se llenan de flores. Sin embargo el tiempo es caprichoso. Hay muchas variaciones térmicas y se puede pasar de días calurosos a otros bastante fríos. En general es una época seca, aunque en Corea no es raro que llueva en cualquier estación. A pesar de todo, viajar a Corea del Sur en mayo es una buena idea.

Moneda y tarjetas de crédito

La moneda de Corea del Sur es el won surcoreano. Se pueden encontrar billetes de 50.000, 10.000, 5.000 y 1.000 wones y monedas de 500, 100, 50 y 10 wones.

En el aeropuerto se puede cambiar moneda sin problema a la llegada y salida del país. Una vez en las ciudades se puede ir a casas de cambio o a los bancos. Hay que recordar que estos últimos cierran sábados, domingos y festivos. Su horario de apertura entre semana es de 09:00 a 16:00 horas.

En cuanto a las tarjetas de crédito su uso está tan extendido que se puede pagar casi todo con ellas. Incluso las entradas a monumentos o una simple botella de agua. Por ello no merece la pena cambiar mucho dinero al viajar a Corea del Sur ya que el cambio de la tarjeta suele ser más beneficioso y sin comisiones.

Vuelos para viajar a Corea del Sur

El mejor modo de conseguir un vuelo a buen precio para viajar a Corea del Sur es ser flexible con las fechas. Y comprar con todo el tiempo de antelación posible. Buscadores como Skyscanner o Edreams os pueden facilitar la labor. Depende de la compañía con la que se realice el vuelo se tendrá que hacer escala en alguna ciudad europea de Asia. Eso si viajas desde España. Si lo haces desde Italia o Alemania tendrás la suerte de encontrar vuelos directos.

Los precios puedes llegar a sorprenderte por lo económicos. En nuestro caso compramos en febrero nuestro vuelo para viajar en mayo a Seúl. Lo hicimos con Alitalia con una escala en Roma. Y cada billete (ida y vuelta) nos costó menos de 600 euros. Con seguro de viaje incluido. Sin embargo los precios pueden subir y subir hasta llegar a costar más del doble de ese importe.

El Aeropuerto de Incheon es el aeropuerto internacional de Corea del Sur. Un lugar moderno, cómodo y con todas las facilidades para el viajero. Desde allí puedes coger el tren para otras ciudades del país. O bien un vuelo si prefieres continuar viaje de eso modo hacia el sur de Corea.

Si tu destino es Seúl debes saber que puedes llegar a la capital de Corea del Sur en tren, en autobús o en taxi.

Trenes

Se puede optar por el tren directo que llega hasta la Estación de Seúl sin paradas (frecuencia cada 35 minutos). O bien por el tren normal, que entre Incheon y la Estación de Seúl realiza otras 10 paradas. Su frecuencia es de unos 10 minutos. Los precios son muy diferentes: tren directo 14.800 wones; tren normal 4.250 wones.

Autobús

Puede resultar más cómodo en algunos casos si la parada está cerca de tu destino. Hay dos tipos de autobús: normal y lujo. Los primeros tardan algo más en su recorrido y son más económicos. Sin embargo si vas a un hotel te puede interesar el autobús de lujo, pues sus paradas están todas muy cerca de las puertas de un buen número de hoteles de Seúl.

Salud

No es necesario vacunarse para viajar a Corea del Sur. A no ser que tengas intención de pasar un tiempo prolongado en zonas rurales. Si es así, lo mejor es acercarte a tu médico y comentarlo. Puede que te recomiendo vacunarte contra la encefalitis japonesa.

Por otro lado en todo el país hay farmacias y centros hospitalarios con personal altamente cualificado. Mejor no necesitarlo, pero si así fuera no hay duda de que estarás en buenas manos. Para no tener que desembolsar una fortuna nunca está de más llevar un seguro médico que cubra cualquier contingencia. O si tienes un seguro privado tipo Sanitas, Adeslas o similar habla con ellos. Muchas compañías cubren gastos médicos en el extranjero.

Cuando pasees por las ciudades de Corea puede que veas a algunos coreanos con mascarilla. Es una señal de respeto hacia los demás, pues probablemente estén constipados o tengan algún virus que puedan contagiar. Para ellos es importante evitar transmitir a otros lo que ellos padecen.

Compras

Corea del Sur es un buen destino del que regresar a casa con algunos bonitos recuerdos. Los más típicos como llaveros, imanes o camisetas son baratos, de calidad y bonitos. Seguro que compráis más de de uno. Pero no todo termina ahí.

viajar a Corea del Sur

Cosméticos

Las coreanas se cuidan mucho. Y muestra de ellos es la cantidad de tiendas dedicadas a los productos de belleza y los maquillajes. Hay calles en las que una tras otra solo verás tiendas en las que comprar todo tipo de cremas. Para el cuerpo, el rostro, para las manchas de la piel,… La oferta es muy amplia y a precios competitivos. Solo hay que entrar en una de esas tiendas y pedir que te ayuden a encontrar el producto más adecuado para ti.

Ginseng

Hace algunos años este producto se puso muy de moda por sus cualidades para prevenir enfermedades. Ahora parece que ha pasado el boom, pero debes saber que al viajar a Corea del Sur tendrás la oportunidad de comprar uno de los mejores ginseng del mundo. Esto se debe a la calidad de la tierra del país y a su clima. Eso sí, se recomienda comprarlo en centros comerciales a no ser que seas un entendido a la hora de distinguir la calidad del producto.

Una de las muchas cosas que te sorprenderán en Corea del Sur es que los coreanos toman más café que té. Eso no quiere decir que el té del país no sea excepcional. Algunos de los tés más especiales que te puedes traer de recuerdo son el verde, el té de azufaifa o el té de ginseng. Y para completar la compra, nada mejor que un juego de porcelana de tetera y tazas.

Hanbok

Es complicado que una vez en casa alguien se vuelva a poner el traje tradicional de Corea del Sur. Pero el hanbok coreano es tan bello y delicado que más de uno se enamorará de él. El precio dependerá del tejido y los bordados que lleve, y si estos están hechos a máquina o a mano. Hay mercados dedicados solamente a la venta de estos trajes, siempre puede uno dar una vuelta a ver que encuentra.

Artesanía

Desde lámparas de papel a máscaras. Sin olvidar pinturas con motivos tradicionales, figuras de bronce o bolsas que recuerdan a las que llevaban las mujeres en la corte Joseon. En Corea del Sur se pueden encontrar bellos artículos de artesanía. Unos de los más populares son los objetos taraceados en nácar. Joyeros, cajas, espejos o tarjeteros son algunos de los artículos que se pueden encontrar realizados con esta técnica. Eso sí, los artesanos coreanos valoran su trabajo y sus productos tienen precios elevados.

Transporte

El transporte público en Corea del Sur es eficaz. Y llega a todos los rincones. Puedes realizar los viajes internos en autobús o tren. Pero también recurrir a los taxis o incluso alquilar un coche. En cualquier caso solamente deciros que moverse por Corea del Sur es mucho más sencillo de lo que podáis imaginar. No hay que agobiarse porque con un poco de atención llegarás sin problema a ese lugar que quieres conocer.

KR Pass

Trenes

El ferrocarril es el mejor medio de transporte para viajar en Corea del Sur de una ciudad a otra. Los trenes se dividen en distintas clases y el precio varía dependiendo de en cual se quiera viajar. Los KTX son los trenes express, los más caros pero también los más rápidos para llegar al destino. Otros trenes son el Saemaeul, Nuriro o Mugunghawa. Todos ellos son igualmente puntuales y perfecto para un viaje cómodo con preciosas vistas. Además no es medio de transporte caro teniendo en cuenta su calidad y eficiencia.

Los extranjeros podemos comprar la KR Pass si pensamos viajar en tren. Realmente no sale muy a cuenta adquirirla para muchos días. Pero si piensas hacer el trayecto por ejemplo entre Incheon y Busan, o desde Busan a Seúl, merece la pena hacerse con la tarjeta de un día. Si quieres saber todo sobre esta tarjeta, pincha en este enlace: KR Pass.

Metro

Sin duda es el medio de transporte perfecto para moverse por Busan, Seúl o Daegu. Las ciudades son grandes y no es sencillo llegar caminando a todos los lugares. Gracias al metro recorrer la grandes urbes es fácil y cómodo. Sobre todo no hay que tener miedo a esos grandes mapas llenos de caracteres coreanos. Si uno se fija, verá que también está todo escrito en alfabeto latino. Y que las máquinas donde adquirir los billetes tiene en su menú la opción del inglés.

Una vez que tienes el menú en inglés todo irá rodado. Eliges tu estación de destino e introduces el importe que indica. El importe varía dependiendo de las estaciones que se vayan a recorrer. Con ello obtienes una tarjeta con la entrar al metro y que necesitarás para salir. Además, dicha tarjeta tiene un valor de 500 wones que se te cobran junto al importe del viaje. Al salir del metro encontrarás otras máquinas en la que debes introducir ese billete para que se reembolsen los 500 wones.

Autobús

Salvo que el metro no llegue al lugar de destino en principio no hay razón para utilizar el autobús. Sin embargo estos son buena opción cuando el metro no llega al lugar que te diriges. En Seúl será raro que utilices este medio de transporte. Sin embargo en Busan o Daegu te hará falta si quieres llegar a lugares como el templo HaeinsaHaedong Yonggungsa, el templo junto al mar.

Una vez que se sabe la ruta solamente hay que localizar el número del autobús que te lleva al destino. Y tener una tarjeta de transporte o el importe exacto del viaje. Dicho importe depende del destino. Al subir al autobús un cartel indica la tarifa. Y una máquina junto al conductor es el lugar donde hay que introducir los wones. Recordad que los conductores no manejan dinero ni os darán cambio para poder pagar.

Tarjetas transporte

No es caro viajar en metro o en autobús. Pero si te quieres ahorrar algunos wones y crees que vas a utilizar mucho los autobuses o el metro puede que te interese hacerte con una tarjeta de transporte.

Hay una tarjeta exclusiva para turistas extranjeros. Con dicha tarjeta se pueden utilizar el Metro de Seúl, el metro de Incheon y determinados trenes. También es válida en todos los autobuses locales de Seúl y Jeju-do. La tarjeta puede ser para 1 día,  2 días,  3 días,  5 días y  7 días. El precio oscila entre los 10.000 wones de la de un día y los 59.500 wones de la de 7 días. Teniendo en cuenta que viaje en metro en Seúl puede costar unos 1300 wones solo hay que hacer cuentas para saber si sale a cuenta hacerse con esta tarjeta.

Otra opción son las tarjetas Tmoney y Cashbee. Estas permiten utilizar los autobuses urbanos y el metro de todo el país con un ahorro de 100 wones en cada trayecto. El precio de estas tarjetas es de a partir de 2.500 wones, por lo que tienes que hacer más de 25 viajes para que sean rentables.

Taxi

Puede que en algún momento de tu viaje necesites coger un taxi. Por ejemplo para llegar al hotel desde la estación de autobuses y no ir cargando con la maleta en busca de tu alojamiento. Existen paradas de taxis cerca de estaciones de tren y de autobús. Pero se les puede parar sin problema en la calle.

Hay tres tipos de taxis. El normal varía de color según la ciudad y son los más económicos. Luego están los taxis premium, son de color negro y su tarifa base es más alta que la de los anteriores. Y por último puede utilizar los taxis jumbo. Estos son estupendo para grupos de seis personas, ya que aunque su tarifa es más alta que la de los taxis normales con un solo vehículo se desplazan más personas.

En cuanto al sistema de funcionamiento del taxímetro es algo peculia. Al subir al taxi y poner en marcha el taxímetro este marca de salida un importe (depende de la ciudad será uno u otro). Cuando se empieza a circular esa cantidad va bajando en un contador el propio taxímetro. Cuando se llega a cero, empieza a sumar de 100 en 100 wones.

Lo cierto es que lo taxis no son excesivamente caros. Se pueden pagar en efectivo, con tarjeta de crédito o con alguna de las tarjetas de transporte.

Alojamiento

Las posibilidades de alojamiento en Corea del Sur son múltiples. Hay opciones para cada viajero y cada presupuesto. Las grandes ciudades ofrecen un amplio abanico de hoteles en las mejores ubicaciones. Además sus precios no son tan altos si comparamos con hoteles similares de ciudades europeas. Aún así habrá quien prefiera ahorrar eligiendo un motel o un hostal. Viajar a Corea del Sur eligiendo determinados alojamientos puede suponer un importante ahorro de dinero.

Viajar a Corea del Sur

Hoteles

Su calificación es por estrellas, entre 1 y 5. Y sus estándares son muy similares a los de los hoteles occidentales. Tienen baños privados, garantía de limpieza y ofrecen generalmente wifi y posibilidad de desayunar en el propio hotel. En cuanto al precio depende de la ciudad y la ubicación. Pero por hacernos una idea, un hotel de tres estrellas en Seúl puede costar entre 50 y 70 euros. Y uno de 4 estrellas alrededor de los 100 euros.

Hoteles del amor

Son hoteles que ofrecen todas las comodidades que cualquier otro hotel. Pero suelen estar pensados para pasar en ellos unas horas o una noche como mucho. Eso es evidente en pequeños detalles, como que suelen carecer de armario. Aunque sus clientes generalmente son parejas en busca de intimidad, cada vez es más habitual que los utilicen también los turistas. Los hay para todos los gustos, y aunque algunos suelen ser algo “horteras”, también hay otros con mucho estilo. Su precio es algo inferior al de los hoteles convencionales.

Hostales y Moteles

Con precios inferiores a los hoteles, este tipo de alojamiento se puede encontrar sobre todo cerca de estaciones de tren y de autobuses. En el caso de los moteles puede que las habitaciones sean típicas coreanas, con calefacción el suelo (ondol). En cuanto a los hostales, muchos son casas familiares remodeladas con baños compartidos.

Dormir en un hanok

Un hanok es la casa tradicional coreana. Muchos viajeros se siente atraídos por este tipo de alojamiento que da la posibilidad de ver cual era el antiguo modo de vida de los coreanos. Este tipo de casas se suelen encontrar en alguna aldea o pueblo hanok, lugares en los que uno se aloja en casa antiguas. También en ciudades como Gyeongju se han construido complejos que recrean esas antiguas construcciones. Las habitaciones son sencillas, sin apenas decoración y con futones en el suelo. Las hay con baño privado o compartido. A pesar de lo sencillo de estas habitaciones, no son precisamente baratas si tenemos en cuenta lo que ofrecen.

Koreastay

Esto no es más que homestay a la coreana. Alojamiento en casas particulares. Se pueden encontrar en todo el país. Los anfitriones son cuidadosamente seleccionados teniendo en cuenta criterios como su actitud o las instalaciones de la casa.  Es una buena opción para conocer Corea del Sur más de cerca. Además en estas casas se ofrece información turística y a veces, comida casera.

Comer y beber

Corea del Sur es un país en el que se puede comer a cualquier hora. Y cualquier tipo de comida. Hay restaurantes que abren las 24 horas. Otros de cadenas internacionales. Muchas cafeterías y panaderías perfectas para desayunar. Restaurantes de comida italiana, china o japonesa. En Corea del Sur no vas a pasar hambre ni podrás decir “no encontré nada que no me gustara”.

Viajar a Corea del Sur

Aún así, uno no puede viajar a Corea del Sur y no probar su platos más tradicionales o disfrutar de una comida típica coreana. Esta ser caracteriza por la amplia variedad de carnes y pescados utilizados, así como de vegetales. Son muy comunes las comidas fermentadas y preservadas. Suelen ser extremadamente picantes para el gusto occidental.

  • Kimchi: repollo coreano picante fermentado.
  • Jeotgal: mariscos fermentados salado.
  • Doenjang: pasta de soja fermentada.

Estas comidas fermentadas forman parte de la cantidad de platos que se sirven en la mesa durante una típica comida coreana. Todo llega a la mesa a la vez, en pequeños cuencos. Aquí no hay intervalo ni orden a la hora de comer una cosa u otra.

Además de los productos fermentados, en Corea del Sur hay otro buen número de platos que merece la pena probar.

  • Bibimbap: es una mezcla de arroz con un surtido de vegetales. Probablemente sea uno de esos platos que gustan a todo el mundo sobre todo porque es de los platos menos picantes.
  • Samgyetang: sopa de pollo con ginseng. El pollo se rellena con castañas, ginseng y ajo para luego cocerlo consiguiendo un delicioso caldo.
  • Namul: platos de verduras. Hay cientos de ellas en Corea del sur. Se las cocina dejándolas ligeramente enteras o se las fríe con aceite. Luego se añaden semillas, ajo o salsa de soja.
  • Bulgogi: este plato no tiene mucho misterio. Se trata de cerdo o ternera cortado en finas lonchas. Luego se condimenta con azúcar, salsa de soja, ajo triturado, cebolla y aceite de sésamo.
  • Galbi: Costillas asadas previamente condimentadas como el bulgogi. Ambos platos se cocinan a la parrilla.
  • Bab: el arroz hervido es el alimento principal de la dieta coreana. A partir de ese ingrediente básico se pueden hacer gachas (juk) añadiendo por ejemplo pollo, setas o alubias.
  • Mandu: es una bola de masa guisada, rellena con ternera, setas, calabacín salteado y brotes de soja. En ocasiones la ternera se cambiar por pollo, cerdo o pescado.
  • Jokbal: es un plato hecho con manitas de cerdo. Muy popular en algunas ciudades, hay incluso calles donde solamente hay restaurantes dedicados a este plato. Las manitas se hierven con verduras y cuando están blandas se cortan en lonchas gruesas y se sirven con salsa de gamba.
  • Gimbap: similar a los makis japoneses, solo que en este caso el arroz se sazona con aceite de sésamo. Es un aperitivo muy popular.
  • Beondegi: otro aperitivo muy apreciado por los coreanos. Son gusanos de seda hervidos. Se venden en puestos en la calle, pero también enlatados.
  • Sannakji: otra de esas comidas que muchos preferiremos no probar. Son pequeños pulpos que se condimentan con aceite de sésamo… y se comen vivos.

En cuanto a la bebida, ya os dije que los coreanos son amantes del café. Hay muy buenas cafeterías en las que relajarse con una taza de café que suele saber aún mejor que huele. Los tés también son una bebida habitual. Y por supuesto es sencillo encontrar los típicos refrescos que hay en todo el mundo. En cuanto a las cervezas de Corea del Sur, hay dos marcas que encontraras por todas partes: Cass y Hite. No son caras y se pueden encontrar en cualquier lugar. Si buscamos bebidas típicas del país habrá que probar el soju, un licor hecho de extracto de arroz que se podría comparar con el vodka. El maehwasu, hecho con cirulas, es conocido como el soju femenino, pues es más suave que este. Hay una bebida conocida como el vino de arroz coreano: makgeolli. Es algo dulce y de aspecto lechoso.

Hacer la maleta para viajar a Corea del Sur

Al hacer la maleta para viajar a Corea del Sur no hay que agobiarse por dejar algo en casa. Si se te olvida algo de ropa o de aseo no tendrás problema para comprarlo una vez que estés en tu destino. Allí sobran los comercios de todo tipo.

Aún así, a la hora de pensar que debes llevar no hay que tener en cuenta muchos más detalles que la época del viaje. Si vas a viajar a Corea del Sur en verano será mejor ropa ligera y de algodón. Y en invierno no debes olvidar un buen abrigo, guantes y bufanda. En cualquier época del año puede hacerte falta un paraguas o un chubasquero. Una gorra o sombrero te vendrá bien en verano, y si vas por ejemplo a Busan, lleva el bañador. Allí hay una buena playa. Si vas a visitar muchos templos, recuerda que hay que descalzarse para entrar en ellos. Esos días es mejor llevar un calzado que sea fácil de poner y quitar.

Los Coreanos

Ya os dije que los coreanos son gente sonriente y divertida. Pero hay infinidad de cosas de ellos que os llamarán la atención.

  • No es raro ver a las parejas jóvenes vestidos iguales. Hay tiendas que venden a juego para él y para ella hasta la ropa interior.
  • A las coreanas les encanta cuidarse el pelo y las uñas. En estas últimas llevan verdaderas obras de arte.
  • En cuanto salen de la ciudad se ponen ropa de trekking… y a subir montañas, colinas o sencillamente a pasear por el bosque.
  • Te será difícil saber si un coreano tiene 25 ó 40 años. Hay una franja de edad en la que es imposible saber cuantos años tienen.
  • Son treméndamente respetuosos con sus mayores.
  • Todos parecen pegados al móvil. Este parece una extensión de su brazo.
  • Les divierte hacerse un selfie en cualquier situación. Pueden dedicarle muchos minutos antes de dar por buena la foto.
  • No les avergüenza vestirse el hanbok y pasar el sábado recorriendo Seúl con los amigos, y cómo no, haciéndose selfie tras selfie.
  • Les encanta salir con los amigos y tomar unas copas después del trabajo.
  • A pesar de ser bastante tímidos, siempre regalan una sonrisa cuando te diriges a ellos. Y harán lo imposible por ayudarte si te has perdido o tienes dudas sobre como llegar a tu destino.

viajar a Corea del Sur

Qué ver en Corea del Sur

Viajar a Corea del Sur ofrece múltiples posibilidades. Dependerá del tiempo que pases en el país podrás hacer un viaje por Corea del Sur más o menos completo. En cinco días te puede dar tiempo a visitar Seúl y los alrededores. En una semana podrás pensar en repartir el tiempo entre la capital y Gyeongju. Diez días te permitirán conocer también Busan. Y si llegas a las dos semanas quizás te apetezca saltar a la isla Jeju.

Entre los lugares que debes añadir a tu lista de visitas hay infinidad de templos. O lugares Patrimonio de la Humanidad, cómo la Fortaleza Hwaseong de Suwon. En la capital puedes repartir tu tiempo entre mercados, barrios antiguos y la parte moderna de la ciudad. Sin olvidar los palacios de Seúl, uno de los mayores atractivos de la capital coreana. Si te gusta la naturaleza podrás hacer rutas por las montañas, incluso olvidar el autobús y llegar caminando a algún templo escondido entre la densa vegetación de Corea del Sur. Y si te decides a conocer Gyeongju, la capital del reino Silla, acércate hasta Yangdong, una aldea tradicional coreana.

Cómo veréis en este país hay actividades para todos los gustos. Muchos lugares no requieren el pago de una entrada, y en otros no es cara. Por ello el tema del gasto en visitas no supondrá mucho en vuestro presupuesto para viajar a Corea del Sur.

Etiquetas ,

Comentarios (02)

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies