Corea del Sur

Corea del Sur: itinerario para dos semanas de viaje

Organizar un viaje a Corea del Sur por libre no es tarea fácil. Para empezar es complicado encontrar información, yo que soy de acudir siempre en primer lugar a una guía de viajes descubrí que no había ninguna a la venta en castellano (al menos de una edición medianamente reciente), y las pocas que podía encontrar en inglés estaban agotadas o descatalogadas en espera de nuevas ediciones. Tras dar muchas vueltas finalmente conseguí dos pequeñas guías, que aunque poco tienen que ver con el tipo de libro de viaje que a mi me gusta al menos me sirvieron para unos primeros apuntes sobre que ver durante un viaje a Corea del Sur  y aportaron algo de información sobre la historia, las costumbres y el transportes en es país:

A esta escasa información fui sumando datos que conseguí directamente en la página de la Oficina de Turismo de Corea, en ella encontré mucha información sobre que ver y como llegar a cada lugar de interés en las ciudades que había decidido incluir en nuestro periplo de dos semanas por el país asiático.

También tuve la suerte de contar con Olga (Charcotrip) y Lilián (Lilián Viajera) para resolver algunas dudas, ambas me prestaron su ayuda siempre incondicional.

Por último busque algún blog que completara los datos que había conseguido recopilar y me vinieron muy bien algunos artículos de estas bitácoras para mi itinerario de Corea del Sur:

Con todo ello le di forma a mi viaje para el que hacía semanas había comprado los vuelos y definí el itinerario que más se adaptaba a nuestro gusto y estilo de viaje, una ruta incluyendo el mayor número de lugares posible que visitar, pero siempre intentado hacerlo con calma, con tiempo para disfrutar de cada rincón, para poder perdernos sin tener que estar pendientes a cada momento de horarios y transportes. Creo que hemos conseguido hacer un viaje completo y muy interesante respetando esos ratos de ocio, de charlas compartiendo una cerveza, de paseos por templos buscando ese rincón al que no todos llegan porque suelen ir con prisa para salir corriendo al siguiente destino. Hemos tenido que dejar alguna cosa en el tintero en este viaje por Corea del Sur, se que otros viajeros en dos semanas hubieran exprimido más el tiempo y hecho más desplazamientos, pero yo me conozco y se que donde los demás tardan una hora en hacer una visita yo tardo dos… y me gusta que sea así, siento que saboreo cada lugar y me gusta que sea así.

Corea del sur

Pero vayamos a lo que nos ha traído hasta aquí que no es otra cosa que contaros como quedó finalmente nuestro  recorrido durante las dos semanas que pasamos en Corea del Sur.

1 de mayo – Salida de Madrid con una escala corta (poco más de una hora) en Roma. Noche a bordo de un avión de Alitalia (no recordaba que fuese una compañía con tantas carencias) para llegar al día siguiente a Incheon, uno de los dos aeropuertos de Seul.

2 de mayo – Llegada a las 9:00 a.m. a la capital de Corea del Sur, control de pasaportes, recogida de equipaje, un café para hacer tiempo, y tren hacia Busan a las 12 del mediodía. Llegada a la ciudad y paseo desde la estación al hotel (que resultó más largo de lo que yo pensaba y tuvimos que terminar cogiendo un taxi). Una vez acomodados y aseados, un paseo por la ciudad, el mercado Gukje y primera cena coreana.

3 de mayo – Los planes se torcieron un poco porque amaneció diluviando. Aún así y a pesar del jet lag, el día dio bastante de si aunque empezamos encontrando cerrado el mercado de Jagalchi (uno de los mayores del mundo en la venta de pescado), lo que nos hizo recurrir al metro para llegar a los grandes almacenes Shinsagae (buscando estar en un lugar cerrado donde permanecer secos) y más tarde ya con sol fuimos hasta el parque Dongbaek donde dimos un agradable paseo y saludamos a las dos sirenas de la ciudad. El resto del día lo ocupamos conociendo la playa Haeundae, el barrio que la rodea y un templo junto al mar, el Haedong Yonggungsa.

4 de mayo – Esa tarde abandonaremos la ciudad, pero durante el día podemos conocer el mercado Jagalchi (tan grande como habíamos escuchado) y llegar en metro y autobús hasta un precioso y tranquilo templo en la montaña, el Beomeosa. Allí empezamos a ser conscientes de que los faroles de colores que se ponen en los templos para celebrar el cumpleaños de Buda los íbamos a encontrar en cada templo que visitáramos. Regreso a Busan, recogemos el equipaje para ir la estación desde donde sale nuestro tren hacia Gyeongju. Aunque el viaje dura solamente una hora llegamos de noche a nuestro destino, con el tiempo justo para dejar las maletas y salir a cenar… con tan mala suerte que era demasiado tarde para los horarios coreanos y terminamos en un McDonals (eso si, comiendo hamburguesas de gambas).

5 de mayo – Nos esperan dos de los más importantes templos de la zona: la gruta Seokguram y el templo Bulguksa. Al volver al centro de Gyeongju alquilamos unas bicicletas para recorrer algunos de los lugares destacados de la ciudad: observatorio Cheomseongdae, estanque Anapji y la zona de hanoks que resulta muy atractiva para los visitantes. Para cenar, mesita baja, cojines en el suelo y comida típica coreana para probar hasta un total de 25 platos.

6 de mayo – Hoy vamos a subir al monte Namsan buscando Budas entre sus árboles. La ida en bus, la vuelta andando, con parada para vestirme con un hanbok o para curiosear en algunas casas tradicionales que encontramos en el camino. Ya en el centro de Gyeongju nos quedan por ver algunos recintos donde las antiguas tumbas del reino Silla se han convertido en parte de preciosos parques. De nuevo se nos va el santo al cielo y terminamos otra vez comiendo hamburguesas y unos pinchos en el mercado nocturno. ¡¡¡Es que no puede ser que a las 8:30 de la tarde te digan que ya no te dan de cenar!!!

7 de mayo – Tenemos día completo en bus. Por la mañana nos vamos a Yandong, una preciosa aldea Patrimonio de la Humanidad a 40 minutos de Gyeongju. Tras recorrerla, vuelta a a ciudad, cogemos el equipaje y nos vamos para subir al autobús que nos llevará hasta Daegu, una gran ciudad que será nuestra base para poder conocer el templo más importante del país. Al llegar a Daegu descubrimos que la zona entre nuestro hotel y la estación de tren es un lugar muy animado, lleno de tiendas, restaurantes, cafeterías y bares. Tantos que uno no sabe ni donde parar a tomar una cerveza o a cenar.

8 de mayo – Nos espera el templo Haeinsa, probablemente el más famoso de Corea pues en él se aloja la más completa colección de cánones budistas del mundo. Está en un lugar privilegiado, rodeado de bosques y montañas. Cada trayecto dura casi hora y media, y aunque podríamos haberlo hecho en el día para salir por la noche hacia Seúl, preferimos hacerlo con más calma y regresar a dormir a Daegu para cenar de nuevo en alguno de aquellos atractivos restaurantes.

9 de mayo – Abandonamos el centro del país para ir hasta Seúl, nuestra última parada en el viaje. Lo hacemos en tren, y por tema horarios y cercanía a la estación elegimos uno más lento que nos hace invertir 3:30 en el trayecto. Aún así llegamos a una buena hora a la capital coreana, y tras un corto trayecto en metro y dejar todo en el hotel nos vamos a conocer el arroyo Cheonggyecheon, la puerta Dongdaemun y el llamativo mercado Gwangjang, donde ver puestos de los típicos hanboks, tiendas de sastres y modistas o pasear entre decenas de llamativos puestos de comida. Sin embargo como tenemos tiempo decidimos buscar un lugar más cómodo para cenar y terminamos en un tranquilo y sencillo restaurante de comida coreana donde probamos la tortilla típica de Seúl (no es tortilla española pero estaba muy buena).

10 de mayo – Segundo día de lluvia en Corea. De nuevo toca cambiar planes para buscar algo que hacer que nos evite estar bajo el agua todo el día. Decidimos que lo mejor es ir al Museo Nacional de Corea, cosa que no estaba en nuestros planes y que fue un grato descubrimiento. Más tarde paseo ya sin lluvia pero con el cielo muy gris por el parque Yongsan para llegar a Itaewon, sin duda la zona más cosmopolita de la ciudad. Pudimos visitar la mezquita del barrio y luego en metro nos marchamos al sur del río, para conocer el templo Bongeunsa. Allí descubrimos como de grandes son las distancias en la capital de Corea del Sur y que todo está siempre más lejos de lo que parece. Terminamos cenando un delicioso sushi japonés en uno de esos muchos restaurantes que están en un primer piso en lugar de a pie de calle.

11  de mayo – Ni rastro de la lluvia de ayer. Luce el sol y hay que aprovechar para ver lugares que nos permitan estar en la calle. De modo que hoy visitamos algunos de más bellos palacios de Corea del Sur: Changdeokgung y Changgyeonggung, muy cerca uno del otro. También en la zona está el santuario Jongmyo, que entramos a ver con una visita guiada en coreano de lo más aleccionadora (jejejeje) para luego seguir hasta otro palacio, el Unhyeongung y más tarde  ir una de las zonas más atractivas de la ciudad, Bukchon, con sus casas tradicionales, pequeñas tiendas y  restaurantes de todo tipo. Después de la cena y antes de volver al hotel nos acercamos al templo Jogyesa que lucía precioso con cientos de faroles iluminados para celebrar el cumpleaños de Buda.

12 de mayo – Abandonamos Seúl en metro para ir hasta Suwon, todo seguido, sin cambiar de medio de transporte. Allí cogemos un taxi para llegar hasta una de las puertas de la antigua fortaleza de la ciudad y desde allí descubrir lo que encierra esa fortaleza que forma parte de los lugares señalados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Un gran palacio, canales, santuarios… una ciudad tranquila y atractiva en la que al menos hay que recorrer parte de la muralla. Cuando regresamos a la capital de Corea del Sur aún hay luz por lo que sin ser muy conscientes del tema horario de los coreanos nos vamos hasta el mercado tradicional de Seúl… para encontrarnos que a las 7 de la tarde casi nada está abierto entre todos los puestos de antigüedades que hay en el recinto. Aún así, salimos de allí con un pequeño Buda coreano. Paseito aprovechando lo agradable de la tarde y cena en los puestos del mercado Gwangjang.

13 de mayo – Nuevo día soleado con alguna visita destacada. Primero el parque Tapgol, el pabellón de la campana Bosingak y llegada a la gran plaza que se abre ante el palacio Gyeongbokgung, sin duda el más atractivo de la ciudad. Tras horas en el recinto, paseamos junto a su muro para llegar a la Casa Azul, residencia del presidente de la República de Corea del Sur. Cerca hay otra zona con algunas casas tradicionales, Seochon, donde rápidamente vemos que los precios de todo son mucho más elevados que en la zona de nuestro hotel (Best Western Premier Hotel Kukdo). Seguimos caminando hasta llegar a Insa-dong, un área de Seúl llena de galerías de arte, tiendas de recuerdos, cafés y restaurantes. Tras hacer algunas compras para amigos y familia nos vamos de nuevo a cenar a la zona de Bukchon: esa noche a nuestra mesa llegó una sopera con un pulpo se que retorcía dentro de ella.

14 de mayo – Último día para visitar la capital de Corea del Sur. Nos vamos en primer lugar otro de los palacios de la ciudad, Gyeonghuigung. Desde allí caminando se llega a otro de los edificios palaciegos, probablemente el más peculiar por su mezcla de edificios tradicionales coreanos y otros de estilo occidental. Se trata del palacio Deoksugung. Frente a él, la Plaza de Seúl y el Ayuntamiento de la ciudad, y no demasiado lejos la Puerta Namdaemun y el mercado del mismo nombre. Y desde allí a la aldea tradicional Namsangol, donde ver casas tradicionales, espectáculos y una Cápsula del Tiempo. Para terminar el día y antes de cenar ¿qué mejor que ir al templo Jogyesa para felicitar a Buda el día de su cumpleaños?

15 de mayo – Aunque nuestro avión sale casi a las dos de la tarde, realmente no tenemos tiempo para nada que no sea subir al autobús que nos llevará a Incheon para subir al vuelo que nos trae de nuevo a casa.

Básicamente este ha sido nuestro viaje por Corea del Sur, sobre la marcha cambiamos algunas cosas, dejamos lugares por ver y otros que no estaban en nuestra lista de “imprescindibles” pasaron a formar parte del itinerario. Lo cierto es que en cada ciudad vimos más lugares de los que aquí relaciono, pero he intentado señalar lo más destacado de cada lugar. Para conocer el resto, atentos a próximos post donde os iré descubriendo mucho más de Corea. Espero que este artículo al menos haya servido para descubriros un poco sobre lo que encierra este desconocido país del Lejano Oriente.

Comentarios (14)

  1. Qué bien que ofrezcan una guía gratuita a través de su oficina de turismo pero yo al igual que tú, siempre necesito consultar otros blogs para inspirar mi recorrido, qué ver y qué hacer. He seguido tu viaje en redes y por lo que se ve ha sido maravilloso, espero poder leer más al detalle en tus próximos posts. Un saludo!!

    1. Ha sido un gran viaje Diana, he disfrutado mucho en Corea. Y si, leerás más porque he visto y hecho cosas para contar unas cuantas historias. Un abrazo.

  2. ¡Buen recorrido! Le tengo muchas ganas a Corea del Sur, de hecho tengo amigos allí. ¡No sé a qué espero!
    Una cosa, si no hay tantas guías actualizadas de la zona… ¡deberíamos crear una!

    Un saludo, Cris.

  3. Tengo muchas ganas de Corea, así que me vendrá genial toda esta información.
    Con ganas de leer tus relatos, ¿qué tal en general el moverse en transporte público?
    Un abrazo!!

  4. Qué barbaridad…esos 15 días parecen media vida! Muy buen resumen y con todos los lugares que quieres reseñar en negrita… Si yo pudiera hacer ese viaje, copiaría directamente tu itinerario…Me gustó que saliera el amigo pulpo. Con lo que dio de sí en su día, en su vídeo, tenía que salir…jaja!

  5. Wow, ¡VIAJAZO! Reconozco que a mí Corea del Sur no es un sitio que tenga en mi lista de prioridades pero siguiéndote en las redes y viendo tus fotos se me está despertando la curiosidad… Y eso de la tortilla coreana suena bien (ya sabes que soy muy de probar todo lo típico). A ver qué sigues publicando je je je yo también consulto blogs de viajes, de hecho es lo que más me ayuda a la hora de planificar viajes ¿y a quién no? 😉
    Un abrazo enorme

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR