Dormir en Bolzano: ¿hotel o apartamento?

por Cristina Monsalvo

Bolzano es una de las ciudades italianas más atractivas del país, y puede presumir de celebrar uno de los más bonitos mercados de Navidad de Italia. Es una ciudad que se puede visitar en cualquier época del año y que puede servir como base para conocer algunos pueblos y castillos de la zona. Nosotros hemos pasado tres noches en la ciudad y sin duda, dormir en Bolzano, nos ha permitido disfrutar de ella y de sus alrededores.

Dormir en Bolzano

Bolzano es la capital de la provincia autónoma del mismo nombre, y su nombre en alemán (idioma utilizado en la ciudad tanto como el italiano) es Bozen. El casco antiguo gira en torno a la Piazza Walther, y sin duda es la mejor zona para dormir en Bolzano y poder de ese modo disfrutar de agradables paseos por sus calles.

Cuenta Bolzano con una amplia oferta hotelera y con un gran número de apartamentos turísticos. Nosotros hemos probado ambas opciones y las dos nos han parecido geniales. Os voy a hablar de nuestros alojamientos para dormir en Bolzano y daros mis razones para elegir uno u otro.

Dormir en un hotel en Bolzano

Vamos a empezar hablando del Hotel Greif, un fabuloso alojamiento con una ubicación envidiable. Desde las ventanas de este edificio histórico se ven las Piazza Walther y los Dolomitas, una maravillosa forma de despertar cada mañana en Bolzano.

Habitaciones del Hotel Greif

Este hotel cuenta con 33 habitaciones, cada una decorada de forma individual, todas con obras de arte de diferentes artistas decorando sus paredes y con gruesas alfombras persas hechas a mano por nómadas de Irán y decoradas con dibujos minimalistas.

Dormir en Bolzano

Las habitaciones se reparten en tres pisos y el tamaño de cada una puede variar respecto a las otras, aunque todas son muy amplias, cuentan con zona de estar, escritorio, vestidor y grandes camas en las que reponerse tras un día de turismo. Nuestra habitación para dormir en Bolzano en el Hotel Greif fue la 106, decorada con un gran tríptico del artista austriaco Elmar Trenkwalder. Sus dos ventanas daban directamente a Piazza Walther permitiéndonos disfrutar de las luces del mercado de Navidad al caer la noche.

Hotel Greif

En el equipamiento de la habitación no faltaba absolutamente de nada. Encontramos incluso cosas que nunca habíamos visto en una habitación de hotel, por ejemplo, una bolsa de agua caliente. Algo que sin duda se debe agradecer en los días más fríos del invierno. Tampoco faltaban el mini bar, TV, Wi-Fi, zapatillas, servicio de té/café, secador de pelo o albornoces.

El baño grande y luminoso, con todas las amenities que se pueden necesitar y una amplia bañera. Resulta muy cálido en invierno pues tiene su propio radiador. Y en la habitación, la temperatura se puede regular de forma personalizada.

Nos encantó la distribución de los puntos de luz perfectos para cada necesidad (lectura, trabajo, relax) y el poder controlarlos todos desde la cama. También un punto a favor de este hotel su buen aislamiento lumínico y acústico. Sin olvidar la variedad de almohadas y la calidad de la ropa de cama.

Dormir en Bolzano

Grifoncino, el bar del Hotel Greif

En la planta baja del hotel, a la derecha de la entrada, está Grifoncino. El colorido bar de cócteles del hotel. Un lugar perfecto para terminar el día observando la colorida y atrevida decoración del local. Todo es de diseño, desde los asientos de estilo bar americano, a la barra, hecha con botellas vacías. Sin olvidar la escultura de Peter Senoner que se asoma a la ventana del bar y se puede ver desde a calle.

Hay que sentarse al menos una vez en ese bar durante la estancia en la ciudad y disfrutar de uno de los fabuloso cócteles que prepara su barman.

Desayuno

El desayuno se sirve cada mañana en el cuidado comedor de la primera planta. Grandes ventanales se abren a un patio interior permitiendo que el salón se llene de luz. Velas sobre las mesas y música suave acompañan a los comensales en esa primera comida del día.

La variedad de productos no es solamente amplia. También es de calidad. Embutidos, frutas, panes, zumos y lácteos esperan en las mesas del buffet la llegada de los huéspedes. En el momento se pueden pedir huevos o zumo de naranja recién exprimido. Y hay que dejar hueco para acompañar el café con alguno de los dulces recién horneados.

Si sois más de té que de café, vais a alucinar en el Hotel Greif. Hay tanta variedad de tés e infusiones, que es complicado elegir uno. No faltan relojes de arena para controlar el tiempo justo y conseguir el té perfecto. Tampoco faltan teteras, bonitas tazas ni un rallador de jengibre para los que gusten añadir esta planta aromática a su infusión.

Aparcamiento

El casco histórico de Bolzano está cerrado en gran medida al tráfico. Hay que estacionar en alguna calles de los alrededores, algo complicado y mucho más si no se quiere pagar por dejar el coche aparcado. Todo es zona azul, por lo que si tenemos en cuenta que no queda más remedio que pagar y que además puede que tengamos que dejar nuestro coche alejado de nuestro alojamiento, lo mejor si uno se aloja en el Hotel Greif es reservar una plaza de parking.

Hay que dejar el coche en la primera planta del aparcamiento de pago de la Piazza Walther y subir directamente en ascensor hasta la recepción del hotel. El precio es de 19 € por día, no es barato, pero se quita uno de complicaciones.

Personal del Hotel Greif

Otro de los puntos fuertes de este hotel para dormir en Bolzano es su personal. Desde que entras en la recepción todo es amabilidad y ganas de ayudar. El personal es joven y dispuesto, enseguida sacan un mapa y te ayudan a localizar lo que puedas necesitar.

Hablan varios idiomas, por supuesto italiano y alemán, además de inglés y con suerte, encontrarás a alguien que al menos entienda español. Para endulzarte la estancia, en la misma recepción tienen gominolas y galletas para los huéspedes, y cada noche, una camarera acude a la habitación a abrir la cama y dejar una chocolatina sobre la almohada.

Dormir en Bolzano en un apartamento

Si nuestra experiencia en un hotel de Bolzano fue estupenda, no lo fue menos alojarnos en un apartamento. Pasamos dos noche en Bogen bistro & apartments, unos apartamentos en una de las calles más bonitas de la ciudad, la Via Dr. Josef Streiter.

Apartamentos en el corazón de Bolzano

Los apartamentos de Bogen bistro & apartments se encuentran en uno de los edificios históricos de Bolzano. La planta al nivel de la calle es en la que está el recién inaugurado restaurantes. Los dos niveles superiores, con acceso independiente, son los ocupados por los apartamentos. Éstos son de diferentes tamaños, con capacidad para alojar hasta a siete personas. El apartamento en el que nosotros nos alojamos fue el Lila. Un cómodo estudio con cocina, comedor, pequeña zona de estar y dormitorio. Además de un hall y un baño.

La cocina cuenta con todo lo necesario para cocinar y comer en el propio apartamento. Una pequeña nevera, lavavajillas, variedad de cazuelas, platos, vasos y copas. Tiene también hervidor y cafetera de cápsulas. Los dueños dejan café, té, azúcar, lavaplatos y pastillas por si se quiere usar el lavavajillas.

Dormir en Bolzano

Junto a la pequeña cocina está el comedor, junto a la ventana, con un par de sillas y espacio suficiente para que coman dos personas. Por si alguno se quiere sentar a leer, un cómodo sofá que se hace cama invita a ello. Mientras un armario antiguo perfectamente restaurado decora una rincón.

En cuanto a la zona de dormitorio, la gran cama llena de almohadas y cojines no puede ser más cómoda. De esas en las que te sientes como en casa y te levantas realmente descansado.

Dormir en Bolzano

La decoración del apartamento es muy atractiva, mezclando elementos tradicionales del edificio, cómo las vigas de madera del techo, con modernas lámparas y ventanas con rotura de puente térmico que mantienen la habitación aislada del frío y los ruidos. Nos encantaron también las flores secas que da un toque cálido a cada rincón.

Ubicación

A tan solo 200 metros de la Piazza Walther y a escasa distancia de Piazza delle Erbe y su mercado diario de frutas, verduras y flores, la ubicación de estos apartamentos es perfecta. En los alrededores hay muchas tiendas, bares y restaurantes. Incluso al final de la calle hay un supermercado, el lugar perfecto para abastecerse de todo lo necesario para preparar el desayuno en el apartamento.

Es muy sencillo recorrer la ciudad desde el apartamento para conocer todo lo que ver en Bolzano, e incluso caminar a la estación de tren si uno tiene la intención de utilizar ese medio de transporte. Al funicular que lleva al bonito pueblo de Soprabolzano, con fantásticas vistas de los Dolomitas, también se puede ir caminando. Aunque hay un par de kilómetros hasta la estación, el paseo es muy agradable pues atraviesa algunas bonitas calles de la ciudad.

Aparcamiento

Al encontrarse el Bogen bistro & apartments en el centro histórico, no se puede acceder hasta allí en coche. Por ello ofrecen algunas plazas de aparcamiento en un parking cubierto de Via Vintler, a poco más de 200 metros del apartamento. El camino es sencillo por lo que no cuesta desplazarse entre uno y otro lugar con el equipaje. El precio por día de ese aparcamiento es de 15 €.

Bolzano ¿hotel o apartamento?

Hasta aquí lo que os puedo contar sobre los lugares en los que nos hemos alojado en Bolzano. Ambos me parecen muy recomendables, con personal amable, buena ubicación, limpieza impecable y comodidad. El elegir uno puede depender del número de personas que viajen, del presupuesto o del gusto de cada uno por sentirse más independiente o preferir que le den todo hecho.

En cualquier caso, si elegís una de estas dos opciones para dormir en Bolzano, estoy segura de que será un verdadero acierto. Os dejo un enlace desde el que podéis consultar los precios y disponibilidad para las fechas de vuestra estancia en la ciudad: Booking Bolzano.

Quizás también te interese

Dejar un comentario

Scroll Up