El Minotauro de Toulouse y la Pista de los Gigantes

por Cristina
Halle de las machines y minotauro de Toulouse

A seis kilómetros del centro de Toulouse se encuentra la Pista de los Gigantes. Un lugar ligado a la historia de la ciudad y de la aviación en Occitania. Esta pista y los hangares que la rodean han estado olvidados durante años. Ahora, con motivo del centenario de la creación de l’Aéropostale, Toulouse ha decidido revitalizar esta zona de la ciudad con la construcción de viviendas, residencias universitarias y centros comerciales. Pero si hay algo que destaca y que atrae a cientos de visitantes a esta parte de la ciudad es la presencia de La Halle de la Machine y el Minotauro de Toulouse.

Minotauro de Toulouse

El nacimiento de l’Aéropostale

Fue durante la Primera Guerra Mundial cuando los aviadores galos pusieron rumbo a Toulouse, la capital de Occitania. Esta región de Francia se había convertido en el lugar más seguro para el despegue de los aviones de guerra y para construir hangares en los que repararlos a su regreso a tierra. Cuando la guerra terminó, la pista y los hangares seguían ahí, inservibles. Fue entonces cuando Pierre-Georges Latécoère, un empresario tolosano, pensó que podían utilizar esa pista de 1.800 metros de largo y todo la infraestructura que la rodeaba con un fin más pacífico a la vez que útil. Creó entonces las primeras líneas aéreas de correo postal para enviar cartas y paquetes a las colonias en África y a las ciudades de América en las que residían ciudadanos franceses.

Se puso en contacto con René Cornemont, uno de aquellos pilotos franceses que sirvieron durante la contienda, y el 25 de diciembre de 1918 el piloto despegó desde la pista de Montaudran para viajar hasta Barcelona. El viaje fue un éxito y durante años estos pilotos cruzaron el Océano Atlántico con todos sus peligros para entregar su carga de cartas y paquetes a sus compatriotas al otro lado del charco. Entre aquellos pilotos estaba el también escritor Antoine de Saint-Exupéry quien en su novela «Vuelo nocturno» describió como era entonces un vuelo transoceánico.

Para poder saber más de toda la historia de aquellos pilotos que se atrevieron a cruzar un océano cuando aquello entrañaba muchos más riesgos de los que podemos imaginar se puede visitar muy cerca de la histórica pista L’Envol des pionniers, un espacio en el descubrir todo sobre aquel proyecto loco que era l’Aéropostale y que se convirtió en la primera empresa aeronáutica de Toulouse. Desde entonces, no han dejado de construirse aviones en la capital de Occeania.

La Halle de la Machine

Hace tan solo unos meses tuvo la oportunidad de ver de cerca al Elefante de Nantes, uno ser fantástico que recorre una isla en el Loira y que forma parte del proyecto creativo de La Halle de la Machine. Al volver a viajar a Toulouse he tenido la oportunidad de conocer más de esta compañía y de su proyecto artístico.

Si bien el taller se encuentra en Nantes y es allí dónde se diseñan y fabrican estas máquinas que parecen salidas de la mente de Leonardo da Vinci y ser perfectas para formar parte de ese mundo de maravillas de Alicia, en Toulouse se ha construido un edificio diáfano con madera, acero y cristal que sirve como sala de exposiciones para esas máquinas que se utilizarán en espectáculos en cualquier rincón del mundo. Este lugar, La Halle de la Machine, está muy cerca de la Pista de los Gigantes (esa pista desde la que salieron aquellos aviones de l’Aéropostale) y se ha convertido en un lugar singular que ver en Toulouse.

Halle de la Machine

Al entrar en este espacio de exposiciones hay que hacerlo dispuesto a dejarse sorprender. Uno nunca sabe lo que puede encontrar dentro porque aquí las máquinas están de paso. Si forman parte de algún espectáculo, dejarán esta «casa» temporal» y otra máquina ocupara su lugar. Pero haya lo que haya dentro de esta «lonja» lo que hay que hacer es unirse a algún grupo y seguir a los maquinistas que explican con mucho humor el funcionamiento de cada una de las atracciones mecánicas. Todos ellos llevan un mono naranja, basta acercase a cualquiera de ellos y preguntarle por una máquina concreta para que enseguida despliegue sus dotes teatrales y os cautive con sus gestos y explicaciones.

Halle de la Machine

Aunque todo es curioso es en este proyecto creado por François Delarozière y Pierre Orefice, hay una atracción que no hay que perderse: la gran mesa de banquetes. En ella todo está mecanizado, desde el plato para poder comer sopa al salero, el azucarero o la jarra de agua. Muy divertido, mientras lo ves piensas lo inservible que es todo pero la gran imaginación que hace falta para crearlo.

halle de la machine

Al fondo de esta sala de exposiciones hay una muestra de prototipos que servirán para construir otras grandes máquinas. Sólo hará falta que una ciudad se interese en este proyecto y el animal elegido se construirá para que pasee por sus calles. Así ha sido en el caso de Calais, allí tienen un gran dragón que mide nada menos que 25 metros de largo.

Halle de la machine

El Minotauro de Toulouse

Esta gran máquina se encuentra fuera de la sala de exposiciones… y es una maravilla. Verla parada impresiona, pero cuando comienza a moverse y recorrer los alrededores del Halle de la Machine os aseguro que sorprende tanto cómo emociona. Al igual que ocurre con el elefante que os mencionaba había visto en Nantes, en este Minotauro de Toulouse los visitantes también montar. Nosotros decidimos no hacerlo porque sigo pensando que lo impresionante es verle caminar, mover la cabeza, guiñar los ojos. Con sus 14 metros de altura estar a sus pies impone.

Minotauro de Toulouse

El Minotauro de Toulouse comenzó a dar sus paseos por la Pista de los Gigantes en 2018. Está fabricado con cuero, acero y madera. Su color dorado se ha conseguido revistiendo esta figura de 47 toneladas con pan de oro. Puede llevar hasta 50 personas sobre él. Sin embargo, en ciertas ocasiones la estructura que sirve como transporte para los pasajeros se quita del Minotauro y en su lugar se colocan unas granes alas. Éstas se pueden ver en el interior de la lonja de las máquinas.

Minotauro de Toulouse

Para mover al Minotauro de Toulouse hacen varios maquinistas. Cada uno de ellos controla los movimientos de una parte del cuerpo de la máquina. Merece la pena fijarse en el que va cerca de su torso, podréis comprobar que los movimientos que hace con sus brazos son los que reproduce la máquina.

Minotauro de Toulouse

Cómo llegar al Halle de la Machine

Se puede llegar hasta el barrio de Montaudran en transporte público y por supuesto, en coche.

Transporte público

Dependiendo del lugar en el que os encontréis en Toulouse os puede interesar más utilizar un transporte u otro. Aquí os dejo las distintas posibilidades para que escojáis la que más os convenga.

  • Línea 8 de autobús. Las paradas más cercanas al centro de Toulouse están en el Boulevard Lazare Carnot. Hay que bajarse en Piste des Géants y caminar unos 500 metros hasta encontrar La Halle de la Machine y el Minotauro de Toulouse.
  • Metro línea B + Autobús 23. Hay que ir en metro hasta la estación Rangueil y allí el autobús 23 hasta Montaudran Gare SNCF. La Halle de la Machine está a solo 50 metros.
  • Líneas 23 ó 27 de autobús. Ambas hacen el mismo recorrido. Hay paradas a lo largo del Boulevard Pierre Paul Riquet. Una de ellas es Riquet, y está muy cerca de la estación de metro Marengo SNCF de la línea. Hay que bajarse en la parada Latécoère y desde allí caminar 500 metros.
  • TER línea Toulouse-Carcassone. Desde la estación Matabiau se tardan solo 5 minutos hasta Montaudran.

Coche

Si tenéis coche podréis llegar desde el centro hasta el Minotauro de Toulouse en unos 15 minutos por una ruta que en gran parte circula paralela al Canal du Midi. Una vez en Montaudran hay que buscar uno de los dos aparcamientos gratuitos. Uno de ellos, el P2 no está muy mal señalizado: indica Piste des Géants. Aunque os parezca que vais por el camino equivocado, al final encontraréis un descampado en el que dejar el coche. Desde allí hay que caminar unos 500 metros hasta La Halle de la Machine, parte de ellos sobre la histórica Pista de los Gigantes.

El otro aparcamiento es complicado de encontrar. Si lleváis navegador poned Rue Jacqueline Auriol. Allí encontráis las indicaciones para dar con el P1. Para beneficiarse de este parking gratuito hay que presentar el ticket de entrada a La Halle de la Machine o a L’Envol des Pionniers.

Tarifas Halle de la Machine / Minotauro de Toulouse

  • Halle de la Machine, tarifa completa: 9 €.
  • Subir al Minotauro de Toulouse: 9 €.
  • Halle + Minotauro: 16 €.
  • Entrada Piste des Géants (acceso a La Halle de la Machine y a L’Envol des pionniers): 15 €.

Hay tarifas reducidas para estudiantes, desempleados, personas discapacitadas, menores de 13 a 17 años, grupos de 20 personas o más. Los niños menores de 5 años y los acompañantes de personas discapacitadas tienen acceso gratuito.

Horario de La Halle de la Machine

Todos los lunes está cerrado y también un periodo anual que va del 6 de Enero al 8 de Febrero (consultar por si varía de un año a otro). En cuanto a los horarios de apertura de martes a domingo son estos:

  • Julio, Agosto y Septiembre de 10:00 a 19:00 horas. Los viernes y sábados hasta las 22:00 horas (excepto septiembre).
  • Mayo, Junio, Octubre y todas la vacaciones escolares de 10:00 a 18:00 horas.
  • Resto del año de martes a viernes de 14:00 a 18:00 horas; sábados y domingos de 10:00 a 18:00 horas.

Quizás también te interese

6 comentarios

jordi (milviatges) 23 enero, 2020 - 6:22 pm

Menuda maravilla! La verdad es que me encanta lo que hace esta compañía. Sí que pude visitar el elefante de Nantes y el edificio donde ensambñan las máquinas (y el tiovivo, que es precioso). Sin embargo, cuando visité Toulouse, creo que aún no se había inaugurado el minotauro. Lo he no he sabido encontrar si el minotauro «sale» cada día o solo durante enventos especiales.

Reply
Cristina 24 enero, 2020 - 10:00 am

El minotauro pasea todos los días por la pista de los gigantes, y cuando «vino al mundo» se hicieron espectáculos en la propia ciudad. ¿Se repetirá eso? Pues ojalá porque debió ser impresionante.

Reply
Mar Vara 26 enero, 2020 - 10:57 am

Conocí el elefante de Nantes y me encantó y, mira que he ido veces a Toulouse y no sabía que existía este lugar. Como suele ser una parada habitual de vuelta de nuestros viajes a Francia, lo tendremos en cuenta para la próxima. ¡A nuestros chicos les va encantar!

Reply
Cristina 26 enero, 2020 - 6:39 pm

El Minotauro hace poco que cobró vida y te aseguro que es tan impresionante como su hermano elefante. Ahora solo me falta conocer al dragón de Calais 🙂

Reply
DinkyViajeros 27 enero, 2020 - 10:48 am

Dos veces hemos intentado ir a Toulouse y dos veces hemos tenido que cancelar el viaje por motivos de trabajo… 🙁 Así que puedes imaginarte las ganas que le tenemos a esta ciudad. 😉

Como tú dices, el Minotauro es impresionante, tanto por tamaño como por movilidad, aunque el precio para subirse a él nos parece algo desproporcionado… Cuando vayamos a Toulouse haremos como tú, disfrutarlo desde fuera para contemplar sus movimientos. 😉

Lo que nos ha parecido súper curioso es la gran mesa de banquetes. Al paso que avanza la tecnología, no descartamos que en el futuro todos tengamos una mesa así en casa… ¿no crees? 😉

Saludos.

Reply
Cristina 27 enero, 2020 - 11:13 am

A mi me parece que lo mejor del Minotauro es verle en movimiento desde el suelo, impresionante, os lo aseguro. Y lo de esa mesa… No puede ser más divertido, pero no os adelanto nada porque es para verlo 🙂

Reply

Dejar un comentario

Scroll Up