Barichara, Colombia

Qué hacer en Barichara, el pueblo más bonito de Colombia

Me enamoré de Barichara en cuanto la vi. Cruzar por primera este pueblo de calles empedradas que suben y bajan por la montaña en la que fue fundado allá por 1705 fue suficiente para saber que este rincón de Colombia quedaría para siempre tatuado en mi memoria. Sus casas encaladas cubiertas con tejas rojas, las montañas que rodean el pueblo y ese olor a campo y flores crean el ambiente perfecto para que desde hace tres siglos Barichara haya atraído a los visitantes.

Barichara, Colombia

Puede que decir que Barichara es el pueblo más bonito de Colombia haga a otros sentirse menospreciados. Pero no soy la única que piensa así. Todos los habitantes de Barichara están de acuerdo conmigo y Belisario Betancur, el que fue presidente de Colombia, eligió este pueblo para disfrutar de la paz que regala uno de los rincones más bonitos de su país. Por algo será ¿no os parece?.

Barichara, Colombia

Aunque Barichara tiene mucha competencia en su país en lo que a pueblos bonitos se refiere, la verdad es que todo el que pasa por sus calles queda prendado de ellas. No es un lugar lleno de museos. Ni con un gran oferta cultura o de actividades que te tengan entretenido varios días. Barichara es más bien un lugar en el que desconectar, pasear sin rumbo y disfrutar de un tiempo de relax. Aquí no existen las prisas ni los horarios. Este es un pueblo al que merece la pena llegar en buen compañía y con un buen libro bajo el brazo. Un lugar en que sentarse a ver puestas de sol y tomar cervezas mientras se contemplan los tejados rojizos que cubren las casas de Barichara.

Barichara, Colombia

Por desgracia nosotros solamente dispusimos de un día para conocer este pueblo de Santander, un departamento del centro de Colombia en el que los protagonistas son las altas montañas, los caudalosos ríos y los profundos valles. Santander es naturaleza y carreteras que serpentean mientras suben y bajan atravesando montañas que sobrevuelan cóndores andinos y águilas. Si os gustan los deportes de aventura, como el rafting o la rápel, este es vuestro destino en Colombia.

Dicen que este pueblo es muy turístico. Yo difiero. Y a mi experiencia me remito. Llegar a él requiere tiempo, el mismo que abandonarlo. Por eso no nos extraño encontrar tan pocos turistas en las calles. Barichara tienen hoteles y restaurantes. Pero ni de lo uno ni de lo otro tantos como se pueden encontrar en Villa de Leyva, otro de los atractivos pueblos que ver en Colombia. Cuando cae la noche en Barichara, las calles quedan desiertas y solo escuchas tu pasos sobre el empedrado de las calles en cuanto te alejas unos metros del Parque Principal, centro neurálgico del pueblo. ¿En que lugar turístico no se ven viajeros por las calles a las 8 de la tarde?

Barichara, Colombia

Otra cosa que deja patente que este no es uno de los lugares más turísticos de Colombia es que al contrario que en la mayor parte del país, en Barichara puedes quedarte sin cenar si no tienes dinero en efectivo. ¿Un pueblo en el que casi ningún restaurante admite tarjetas de crédito? Ese es Barichara. Tuvimos que preguntar en un montón de locales pues teníamos poco dinero en efectivo y salvo en dos, en ningún otro admitían ninguna tarjeta.

Afortunadamente hay un cajero en el Parque Principal. Pero si no queréis recurrir a él, olvidaros de cambiar euros. Si preguntas te dirán que tienes que ir a San Gil, una ciudad a media hora en coche del pueblo. Tiendas y hoteles poco a poco van teniendo datáfono, así que supongo que un futuro no muy lejano, los restaurantes también se sumaran al uso del dinero de plástico.

Qué hacer en Barichara

En el día que nosotros pasamos en Barichara tuvimos tiempo de conocer el pueblo y disfrutar de él. Sin prisa. Respirando el aire puro de las montañas y saludando a los paisanos que nos cruzábamos en el camino.

Barichara, Colombia

1 – Subir y bajar las calles de Barichara

En cuanto entras en Barichara te das cuenta de que pasear por este pueblo no es para pusilánimes. Entre las piedras del suelo y las cuestas pasear en algunos tramos no es tarea sencilla. Las calles que van hacia el sur y el este, desde el Parque Principal, son de bajada. Las que se dirigen al norte y el oeste de subida. Pero recuerda que si tomas el camino cómodo por las calles que bajan desde la plaza, al final tendrás que subirlas. Y curiosamente, casi todas las que llevan a los lugares de interés de la localidad desde la plaza central son de subida. Un alivio si piensas que luego solo te tocará hacer camino de descenso.

Barichara, Colombia

Todas las calles de Barichara tienen algún rincón especial. Pero si hay dos que no debes perderte son las Calle Real, llena de tiendas de artesanos y cuidadas casas, y la Calle 5. Al final de esta última, en el cruce con la Calle 1, es desde donde se consigue la vista más bonita del pueblo. Si queréis llegar hasta allí, la cuesta es también una de las más pronunciadas. Es más sencillo el camino si se llega por la Calle 1 aunque se de más vuelta.

Barichara, Colombia

Si en algún momento alguno se cansa o no por alguna razón no puede subir hasta algún lugar o sencillamente prefiere que le lleven, el transporte público de Barichara son los tuk tuk. Se pueden encontrar durante todo el día en el Parque Principal. O bien si van vacíos pararlos en la calle. El precio de cualquier trayecto dentro del pueblo es del 2.500 pesos (menos de 1 euro).

Barichara, Colombia

2 – Entrar en todas las iglesias de Barichara

Teniendo en cuenta el reducido tamaño de Barichara nos deja de llamar la atención que cuente con cuatro iglesias. Es sencillo organizar una ruta por el pueblo que pase por todas ellas. Las cuatro se encuentran al oeste de la Calle Real y nosotros encontramos tres de ellas cerradas por la tarde y abiertas a la mañana siguiente.

  • Templo de la Inmaculada Concepción y San Lorenzo Martir

Es la iglesia más grande de Barichara. Se encuentra en lo alto de una escalinata de Parque Principal y destaca entre las casas encaladas con su imponente fachada de piedra y sus dos torres cuadradas. Edificada en el siglo XVIII, tardaron 20 años en finalizar las obras de el edificio que es el orgullo de la población. Su cúpula es la que se ve, junto a las torres, dominando la localidad desde lo alto de la Calle 5.

Barichara, Colombia

En el interior destaca el retablo del altar mayor, recubierto de oro y la capilla lateral dedicada a la Virgen de la Piedra. Diez columnas separan en tres naves la iglesia y como curiosidad, las ventanas en la parte alta central, algo poco habitual en la iglesias coloniales. Merece la pena fijarse en el techo. Si desde el exterior solamente se ven las típicas tejas de Barichara, el interior lo forman cañas y madera, elementos que pudimos ver en las otras iglesias del pueblo y en algún edificio colonial en el que pudimos entrar.

Barichara, Colombia

Todas las iglesias de Barichara están construidas con la típica piedra de la zona. Durante el día, a la luz del sol, se ve dorada. Pero cuando el sol se pone ese tono va cambiando hasta tomar un bonito tono naranja.

  • Iglesia de Santa Bárbara

Ubicada al final de la Calle Real, dicen que ésta fue la primera iglesia de Barichara. Levantada también con la piedra de la zona, nada más entrar en esta iglesia de una sola nave nos llamó la atención que está inclinada. El suelo tiene la misma pendiente que el lugar donde se construyó. En cuanto a la fachada, destacan su espadaña y su puerta con arco de medio punto, en cuyo centro se ve la talla de un rostro que podría pertenecer a un indígena guane. En el retablo, a los lados de la imagen de Santa Bárbara que da nombre al templo, un Inmaculado Corazón de María y San Gerardo Mayela, patrono de las parturientas.

Barichara, Colombia

La plaza en la que está esta iglesia es lugar habitual de reunión para fiestas y celebraciones. Allí se encuentra una ceiba de más de 250 años y las esculturas de la cruz y de unos bueyes que aran la tierra.

  • Capilla de San Antonio

Esta fue la única iglesia en la que no pudimos entrar. De exterior más sencillo que el resto, su fachada tiene una parte de piedra vista, la inferior, mientras que la superior está encalada como las casas de Barichara. No cuenta esta iglesia con torre y en su interior, según leímos, están las imágenes de San Antonio, San Pedro Claver y la Virgen de Fátima.

Barichara, Colombia

  • Capilla de Jesús

La última de las iglesias que visitamos que ver en Barichara es ésta. Es casi una copia (sencilla)de Santa Bárbara, pero en este caso la espadaña está al lado izquierdo de la fachada en lugar de al derecho. El suelo lo encontramos igual de inclinado que en la otra iglesia, y al igual que en todas las de la población, nos llamó la atención su estilo románico utilizado varios siglos después de que éste fuera el estilo arquitectónico que reinó en Europa. La talla principal del retablo representa a Jesús en el Calvario y un sencilla torre lleva hasta las campanas de la espadaña.

Barichara, Colombia

3 – Comer hormigas culonas

Muchos pensaréis que eso de comer hormigas no va con vosotros. Yo solo os digo que cuando tanta gente las come, por algo será. Así que hay que dar una oportunidad a estas hormigas gigantes y al menos probarlas. Nosotros lo hicimos y os aseguro que están buenas. En cuanto a la tradición de comer estas hormigas decir que un legado de guanes, los indígenas que vivieron en esta región de Colombia antes de la conquista española.

Barichara, Colombia

La mejor época para coger hormigas culonas es alrededor de abril, cuando comienzan las lluvias y las hormigas princesas salen del hormiguero para alzar el vuelo y emparejarse. Es la única vez en su vida que vuelan. Entonces la gente de Barichara sale al campo en su busca, luego les quitan las patas y las alas, las tuestan y las envasan para ponerlas a la venta en las tiendas de la localidad. No siempre es fácil encontrarlas a la venta, pero si os apetece probar estas hormigas saladas que saben a algo parecido al maíz tostado, pasad por las tiendas del Parque Principal que están sobre la Calle Real. Si no las tienen, os indicaran donde podéis comprarlas. Nosotros compramos un paquete pequeño por 4.000 pesos y venían suficientes para acompañar a una cerveza.

Barichara, Colombia

4 – Visitar el cementerio de Barichara

Ya es contado en otras ocasiones que me gustan conocer los cementerios de las ciudades que visito. Y en el caso de Barichara no iba a ser diferente. Está situado junto a la Capilla de Jesús y es un buen lugar para conocer el arte de los tallistas de la localidad.

Lo primero que llama la atención es que la piedra de las sepulturas tiene el mismo color que las iglesias del pueblo. Lo segundo, que además de haber elementos funerarios tan tradicionales como ángeles o Cristos, muchas tumbas están decoradas con objetos que recuerdan los oficios o gustos de los fallecidos. Incluso hay una tumba, nada más entrar a la derecha, que es una copia de la Última Cena de Gaudí. Y por último, igual os llama la atención el apellido de alguien, como a mi de varios enterrados que se apellidaban Monsalve. Casi, casi como mi apellido. Poco común en España pero parece que muy habitual en Barichara.

Barichara, Colombia

5 – Probar comida típica santanderina

La verdad es que nuestra intención no era cenar en el local que ahora os voy a recomendar. Pero por unas cosas u otras, terminamos sentados en una de las mesas de la casa de comidas de Gladys, cocinera típica santanderina como comprobamos en un reportaje que emitían en televisión mientras cenábamos. El restaurante se llama «La Peñita» y está en la Calle Real, casi llegando al Parque Principal.

En el interior sencillas mesas y la sonrisa de la cocinera dispuesta a preparar las mejores arepas santanderinas para sus comensales. Nosotros antes de saber que esa era su especialidad pedimos para cenar una arepa con carne mechada y una hamburguesa. Ambos platos eran tan contundentes que no pudimos terminar ninguno de los dos. Y no porque estuvieran malos, todo lo contrario. Además el precio nos pareció más que correcto y fue el único local de todo Colombia en el que no incluyeron directamente la propina en la cuenta.

Barichara, Colombia

6 – Descubrir la artesanía local

Hoy que vivimos en un mundo globalizado, encontrar comercios que aprovechan materias primas naturales y recicladas para confeccionar sus productos es una maravilla. Y en Barichara hay varios comercios de este tipo.

Nosotros teníamos referencia del Taller de Papel Fundación San Lorenzo, en la Carrera 5. Hasta allí fuimos para ver el trabajo de las mujeres del pueblo. Como utilizan las fibras que obtienen del fique, una planta de hojas largas y carnosas. Pudimos ver todo el proceso, desde como se consigue la ficha a como se hila y se elaboran con ella diversos productos que luego ponen allí mismo a la venta.

En la Calle Real descubrimos otra preciosa tienda que también trabaja con el fique. Allí mismo tienen telares y objetos para la elaboración de sus productos, en algunos de los cuales se utilizan también bolsas de plásticos o periódicos. El resultado es de lo más atractivo, consiguiendo tener a la venta desde bonitos cestos a originales objetos textiles. El nombre de esta tienda, por si os interesa conocerla es Sua-Ty.

Barichara, Colombia

7 – Beber sabajón

Si uno va a Barichara tiene la oportunidad de beber este licor colombiano que ellos comparan con nuestro licor de café. Pero la verdad, a mi no me lo recordó en nada. Es más, el sabajón no me gustó, pero estando allí y siendo tan popular, ¿por qué no probarlo?

Para empezar decir que no se vende en bares ni restaurantes. La única opción (al menos hasta donde yo sé) es comprarlo en una tienda del pueblo y beberlo dónde puedas. En nuestro caso pedimos a Gladys, la cocinera santanderina, que lo enfriara hasta que termináramos de cenar. Y menos, porque si me tomo eso caliente me da algo. Pero ¿qué es el sabajón? Pues nada menos que una bebida hecha a base de leche de cabra que se cocina con especias como el clavo o la canela y algún licor, ya sea brandy, whisky o aguardiente. El resultado es una bebida blanquecina y densa. Yo para tomarla tuve que añadir agua, porque el primer trago desde luego no me gustó nada.

Barichara, Colombia

8 – Pasear por los miradores al atardecer

Dicen que los atardeceres de Barichara son famosos por sus colores rosados. Nosotros no pudimos disfrutarlos en todo su esplendor pues al caer la tarde las montañas que rodean el pueblo se cubrieron de nubes. Aún así, y mientras paseamos por la Calle 1, también llamada Calle del Mirador, pudimos disfrutar de un cielo que efectivamente se fue tiñendo ligeramente de rosa según el sol iba desapareciendo por el horizonte. Si fue así con nubes, supongo que en un día totalmente claro debe ser espectacular.

En cualquier caso, con o sin nubes, merece la pena recorrer esta calle parando en cada uno de sus tres miradores. Desde ellos se tienen preciosas vistas del valle a los pies de Barichara. Durante el día todo se ve más nítido y es posible distinguir pueblos, huertos y ríos. Una maravilla de lugar.

Barichara, Colombia

Al final de la calle y antes de llegar a la Iglesia de Santa Bárbara se puede visitar el Parque para las Artes. Decorador con esculturas al aire libre de artistas locales, el lugar podría ser mucho más bonito si las fuentes y acequias que hay entre esculturas estuvieran llenas de agua. A mi personalmente me dio una ligera sensación de abandono, aunque está claro que es un lugar muy utilizado ya que allí mismo hay un anfiteatro al aire libre que se utiliza para distintos eventos.

Algunos datos sobre Barichara

Para ponerte un poco en situación sobre este pueblo del centro de Colombia, te dejo unos datos sobre la localidad:

  • Barichara esta sobre las montañas, a 1.340 metros de altura.
  • La ciudad fundada por los conquistadores está en un lugar en el que según la tradición se aparició la Virgen sobre una piedra (de ahí la capilla en la Templo de la Inmaculada Concepción).
  • El nombre de Barichara, en lengua guane, significa «lugar de descanso».
  • A los naturales del pueblo se les llama «patiamarillos», por el color de la piedra de Barichara.
  • Las media de temperaturas a lo largo del año oscila entre los 17º y los 27º.
  • Podéis ver, con un poco de suerte, alguna zarigüeya. Un pequeño marsupial al que muchos confunden con las ratas.

Barichara, Colombia

Dónde dormir en Barichara

Aunque este bonito pueblo colombiano no tiene la infinidad de alojamientos que otros lugares del país, lo cierto es que tiene una discreta oferta en la que cada viajero encontrará su lugar. Yo, igual que siempre, miré y remiré. Hasta que me decidí por un precioso hotel boutique en el que nos sentimos como en casa. Su nombre es Casa Barichara y lleva solamente unos pocos años abierto.

Su ubicación es inmejorable, en lo alto de la Calle 6. Justo en el punto desde que se obtienen las mejores vistas de Barichara. Tras la puerta de entrada a Casa Barichara nos esperaban jardines, piscina y agradables zonas comunes. Además de una amplia habitación con una de esas camas cubiertas por una mosquitera. El baño muy singular, con tuberías de cobre pero grande y cómodo.

Casa Barichara, Barichara, Colombia

Y a la hora del desayuno, nada mejor que te lo sirvan en el jardín, rodeado por flores, con el frescor de la mañana y el silencio tan característico de Barichara como compañeros de mesa. Si a todo esto sumamos la amabilidad de todo el personal y la atención a ofrecerte siempre limonadas o cafés tenemos un claro ejemplo de como hacer que un cliente se sienta como en casa estando a miles de kilómetros de ellas.

Barichara, Colombia

Cómo llegar a Barichara

La forma más cómoda de llegar a Barichara es por carretera desde Bucaramanga. Es en esta ciudad en la que se encuentra el aeropuerto más cercano al pueblo del que os hablo. Desde allí hay dos opciones:

  • Contratar un transporte privado. Así lo hicimos nosotros. El viaje duró algo más de tres horas y nos costo 300.000 pesos.
  • La otra opción, la cual descartamos por el tiempo que tendríamos que invertir, era tomar un taxi o autobús desde el aeropuerto a la estación de autobuses de Bucaramanga. Desde allí, un autobús a San Gil. Y desde éste otro autobús o taxi a Barichara. Más barato pero también más largo en tiempo. Algo de lo que nosotros no disponíamos.

Si estás en Villa de Leyva, ciudad a la que nosotros nos dirigimos tras visitar Barichara y quiere llegar a ésta última, tendrás igualmente dos posibilidades:

  • Recurrir al transporte privada, en este caso nosotros pagamos 400.000 por un trayecto de cuatro horas.
  • Utilizar el transporte público. Primero hay que ir en autobús o taxi desde Villa de Leyva a Tunja. Allí tomar un autobús hasta San Gil. Y desde esa ciudad, otro transporte terrestre hasta Barichara.

Toma nota

¿Te animas a visitar Barichara? Seguro que no te arrepientes. Pero si lo haces, toma nota de estos pequeños apuntes que te vendrán bien.

  • Lleva dinero en efectivo.
  • No olvides un zápato cómodo, nada de sandalias. Las cuestas empedradas requieren llevar el pie sujeto.
  • Actualmente no hay Oficina de Turismo en Barichara. Suponen que esta se abrirá en un futuro. Pero de momento los planos y la información se entrega en los hoteles.
  • Muchos restaurantes pueden no abrir para la cena. Y lo hoteles en Semana Santa está reservados con semanas de antelación.
  • Recuerda llevar en tu maleta alguna prenda ligera de abrigo. Las noches son frescas en este pueblo de montaña.
  • No todos, pero si algunos lugares como el cementerio o las tiendas cierran de 12 a.m. a 2 p.m.

Comentarios (10)

  1. Desde luego viendo vuestras fotos nadie diría que Barichara es un lugar turístico. Más bien parece lo contrario, el típico pueblo tranquilo en el que poder pasear, charlar con la gente local y tomar algo en una terraza…
    Eso sí, las hormigas culonas no las probaríamos. Lo de comer bichos no va con nosotros, jejeje.

    Saludos.

    1. Es un pueblo precioso, no es sencillo llegar hasta él y por eso recibe menos turistas que otras localidades colombianas. Y lo de las hormigas, si no las miras te crees que es maíz.

  2. Después de vivir dos años en Colombia, tiene delito no haber ido al considerado el pueblo más bonito del país, lo sé.
    Aunque nunca se sabe donde acabaremos viajando, así que me quedo con todos los consejos que das y con pasear al atardecer.

    Un abrazo

  3. ¡Qué lugar tan bonito! Nunca había oído hablar de este pueblo colombiano y eso quiere decir que no debe haber un turismo masificado, lo cual me encanta. El pueblo está muy bien cuidado. Lo de subir y bajar calles… bajarlas sí, pero subir ¡son unas cuestas realmente empinadas! ¡Y cuántas iglesias hay!
    Se ve un lugar tranquilo para conocer una Colombia diferente y como bien dices, para disfrutar del relax . Ahí parece que el tiempo se detiene. Me ha gustado también el cementerio, ¡hasta parece un lugar alegre!
    Un saludo.

  4. Tengo unos amigos que me habían recomendado este lugar para cuando visite Colombia, ellos también he habían dicho lo de las tarjetas, jajaja sin duda una señal de desconexión tecnológica total. Ese hotelito tiene que ser un gustazo, me ha encantado. Tomo nota de la mejor vista desde la Calle 1. Ganas locas de viajar a Colombia.

    1. Lo curioso es que en las tiendas de recuerdos y artesanía si aceptan pago con tarjeta… Pero está claro que si no es así en los restaurantes es porque deben ser pocos los turistas extranjeros que llegan hasta allí (entre nosotros, parece que los únicos deseosos de conocer este pueblo de momento son los franceses)

  5. No había oído nada sobre Barichara y me has convencido. Qué bonito el color de las piedras al atardecer y lo de «patiamarillos» es de lo más original. Ya el nombre invita a lo que dices llevar un buen libro y relajarse.
    El sabajón más que a licor café se parece a crema de orujo…Y el cementerio con la referencias a los oficios un poco como el de Sappada no?
    Un abrazo guapa.

    1. El sabajón ojalá se pareciese al orujo… no soy capaz de explicar a que sabe, vas a tener que ir, probarlo y a ver si luego entre las dos somos capaces de describirlo 🙂

Post a new comment