que ver en nuremberg

Ciudades de Europa para viajar en otoño

Se nos acabó el verano, y con él quedan atrás los días cálidos que parecen no acabar nunca. A casi todos se nos han acabado ya los días de vacaciones y los viajes largos. Pero no desesperemos. Siempre podemos aprovechar los días otoñales para hacer alguna escapada que no nos deje tiritando el bolsillo. Tenemos por delante meses en los que los parques y los campos cambian de color y se tiñen de rojo y dorado. Las temperaturas aún son agradables. Y aunque sea una época de lluvias, al final es solo agua. Con unas buenas botas de agua y un paraguas de esos transparentes que dejan ver todo lo que nos rodea podemos viajar en otoño a destinos atractivos y perfectos para pasar un fin de semana o quizá alguno de esos puentes que nos esperan antes de que llegue el invierno.

Destinos para viajar en otoño

La vuelta al cole de los niños después de los gastos de las vacaciones ponen a prueba nuestra economía. Cualquiera piensa tan siquiera en viajar en otoño. Ni tan siquiera una escapada cortita. Es todo tan caro… Pues no, cambiad de idea. Hay destinos perfectos para conocer en estos meses. Y organizando el viaje con un poquito de antelación os pueden salir realmente económicos. Vuelos por menos de 100 euros, hoteles bastante más baratos que en temporada alta y ciudades cuyos precios están por debajo de los de otras ciudades del mismo país o incluso de otras capitales europeas. Os animo a leer las propuestas sabiendo que buscando con tiempo un vuelo y los hoteles, viajar en otoño a estos destinos os saldrá mucho más barato de lo que pensáis.

Amberes, la ciudad de Rubens

Casi siempre a la sombra de las atractivas Gante y Brujas, esta ciudad belga es un destino a tener en cuenta para viajar en otoño. Para llegar hasta ella hay que volar a Bruselas y allí coger un tren que en 40 minutos nos dejará en la bella Estación Central de Amberes. Este edificio es solo uno de los muchos lugares que ver en Amberes. Entre ellos destacan su Grote Markt, la Catedral con su única torre que es Patrimonio de la Humanidad, el río Escalda y los museos e iglesias en cuyo interior se puede disfrutar de las obras de Rubens, el artista más célebre de la ciudad al que se le rinde homenaje con un escultura en la Groenplaats, una de la plazas más animadas de la ciudad.

que ver en Amberes

Bérgamo, ciudad medieval

Esta pequeña ciudad italiana ha entrado en el mapa viajero de muchos gracia a su aeropuerto. A él viajan varias compañías aéreas low cost lo que ha convertido a Bérgamo en una opción para los que tienen intención de viajar a la cercana Milán. Pero hay mucho que ver en Bérgamo. Esta ciudad medieval no es solo un lugar de paso. Por si sola es un destino perfecto para disfrutar del encanto que tienen esas pequeñas ciudades italiana. La parte más atractiva de Bérgamo es la Ciudad Alta. Allí se pueden visitar capillas, iglesias y edificios medievales. Sin olvidar sus fantásticos miradores y coquetas calles. Tampoco hay que olvidar disfrutar de uno de los platos típicos de la ciudad: los cassoncelli.

que ver en Bérgamo

Vilnius, la ciudad barroca

Pocos saben que la capital de Lituania posee el mayor casco antiguo barroco de Europa. Además, es conocida como la “ciudad de la iglesias” y la “Jerusalén del norte“. Basta recorrer sus calles para entender a que se debe todo ello. Allí además de preciosos edificios con fachadas barrocas se suceden las iglesias católicas y ortodoxas. Una impresionante Universidad y la gran Plaza de la Catedral son también lugares que ver en Vilnius, una ciudad que antes de la Segunda Guerra Mundial era conocida por su piadosa población judía. Entre los museos de Vilnius destaca el Museo de las victimas del Genocidio, cerca Gedimino Prospektas, la avenida más elegante de la ciudad. Un destino para viajar en otoño antes de que llegue el frío invernal que azota esa parte de Europa.

que ver en vilnius

Toulouse, la ciudad rosa

Esta ciudad de la región francesa de Occitania es famosa por el color de sus edificios. El color rosa de los ladrillos con la que están construidos la mayor parte de ellos. Hay mucho que ver en Toulouse, una de las ciudades universitarias más importantes de Francia que cada otoño recobra vida con la llegada de los estudiantes. Entre sus monumentos más bellos están la Basílica de San Sernín, patrón de la ciudad, y el Convento de los Jacobinos. Con su claustro y su iglesia, es sin duda uno de esos lugares que no dejan indiferente a nadie. No hay que dejar de recorrer la Place du Capitole. Ni olvidar se decide viajar a Toulouse ir a ver la puesta de sol junto al río Garona.

Place du Capitole Toulouse

Núremberg, la ciudad que renació de las cenizas

Se trata de una de las ciudades más bonitas de Baviera. Con su Kaiserburg dominando el casco antiguo desde una colina, los puentes que cruzan el río Pegnitz y sus iglesias de aspecto gótico, nadie diría que todo quedó arrasado en la Segunda Guerra Mundial. La reconstrucción se hizo en muchos casos utilizando materiales originales y el resultado salta a la vista. Uno siente al pasear por sus calles que realmente está en una ciudad medieval y que las bonitas casas de la Weißgerbergasse llevan ahí siglos. Fuera de sus murallas ahí también otros lugares que ver en Núremberg, como el cementerio de San Juan en el que está enterrado el artista del Renacimiento Alberto Durero o la sala en la que tuvieron lugar los famosos juicios de Núremberg.

Kaiserburg, el castillo de Núremberg

¿Qué os han parecido estas propuestas para viajar en otoño? Solo son una selección de destinos entre las muchas opciones a buen precio que se pueden encontrar para un viaje en estos meses. Si quieres encontrar la mejores ofertas de viaje no dudes en pasarte por Buscounchollo, seguro que encuentras algo perfecto para viajar antes de que llegue el frío invierno.

Etiquetas

Post a new comment