Monasterio de Santa Catalina Arequipa

La joya de Arequipa: el Monasterio de Santa Catalina

Si hay un lugar en Arequipa que no se puede dejar de visitar es sin duda el Monasterio de Santa Catalina. En una de sus calles coloniales cercana a la Plaza de Armas se encuentra este lugar del que yo jamás había oído hablar antes de comenzar a preparar mi viaje a Perú y que sin duda ha terminado siendo uno de los grandes descubrimientos de mi paso por el país andino.
Para visitarlo hay que pagar una entrada, y una vez dentro existe la opción de contratar un guía o visitar el lugar por libre. Nosotros elegimos la segunda opción y pasamos horas allí metidos disfrutando de calles, claustros, patios y celdas llenas de muebles antiguos. Se pasa de zonas pintadas de azul a otras de deslumbrante blanco y siempre adornadas con plantas y flores.

Monasterio de Santa Catalina Arequipa

El monasterio fue fundado a finales del siglo XVl por una viuda rica y muy selectiva para elegir a las monjas que podían entrar en el convento. Todas procedían de buenas y ricas familias españolas, y para poder entrar en el convento tenían que aportar una importante dote. Pero la vida dentro del Monasterio de Santa Catalina no debía ser muy dura para ellas, pues podían tener entre uno y cuatro criados, e incluso celebrar fiestas. Todo muy alejado sin duda de la vida que hoy en día entendemos deben llevar las monjas de clausura que aún viven en el monasterio.

Este modo de vida perduró tres siglos, durante los cuales las propias familias podían construir la celda de sus hijas. Dichas celdas se pueden visitar y constatar que en ningún caso era pequeño y recluidos espacios, sino que en muchos casos cuentan con varias estancias e incluso su propia cocina.

Sin embargo en el siglo XlX el Papa Pio lX acabó con todo eso mandando a una estricta monja que envió de regreso a las españolas a casa junto con su dote y liberó a las sirvientas, muchas de las cuales permanecieron en el convento como monjas. Vivieron envueltas en un halo de misterio hasta que el alcalde de Arequipa obligó a abrir sus puertas y a modernizarse, momento a partir del cual se permitió la entrada a los visitantes y la monjas pasaron a estar recluidas en una zona restaurada del lugar.

Monasterio de Santa Catalina Arequipa

Actualmente el visitante puede deambular por un gran complejo que es el Monasterio de Santa Catalina pasando por calles que recuerdan a las ciudades españoles (Córdoba, Burgos,…) y curioseando por cientos de rincones donde siempre habrá una planta o un farol de los que se encienden para la visita nocturna.

También se pasea por lo que fue el zoco privado de la monjas, la plaza de Zocodober, a la que salían para intercambiar o vender su labores. Muy cerca de dicha plaza y su fuente se puede ver la gran cocina comunitaria (que primero fue iglesia) o el gran baño que más parece un piscina cubierta.

Monasterio de Santa Catalina Arequipa

No hay que dejar de subir las escaleras que llevan a los tejados del Monasterio de Santa Catalia para desde ellos volver a escuchar el sonido de las calles de Arequipa y ser consciente de que estamos en el siglo XXl y que no hemos retrocedido en el tiempo.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

Dirección : Calle Santa Catalina 301, Arequipa

Horario:

  • Lunes a domingo : 9:00 a 17:00 h
  • Martes y jueves : 9:00 a 20:00 h
  • Cerrado : Viernes Santo, Navidad y Año Nuevo

Visitas guiadas opciones

Pago de las entradas : efectivo y tarjetas de crédito

Gratis : niños menores de 7 años

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR