Bolonia

Recordando Bolonia

Nueva escapada con amigas a una ciudad de Italia. Esta vez nuestro destino era Bolonia, la capital de la región de Emilia-Romaña. Puede presumir de poseer el segundo casco antiguo medieval más grande de Europa, la universidad más antigua del mundo occidental y los pórticos más largos del mundo. Todo ello lo descubrimos en un fin de semana de noviembre en el que el cielo lució azul aunque las temperaturas fueron en descenso según pasaron los días.

Bolonia

Como llegamos a Bolonia
Los precios de Ryanair no tenían competencia hace un tres años, y era el mejor y más económico modo de llegar de Madrid a la ciudad italiana. Un vuelo a primerísima hora de la mañana de un sábado para ir y otro por la tarde para regresar a España nos dieron la opción de pasar tres días en Italia.

Del aeropuerto a la ciudad
Siendo tres personas, lo más económico era una taxi al centro. Por 15 euros llegamos en apenas veinte minutos a la puerta de nuestro alojamiento en el centro, y es que el aeropuero de Bolonia está a tan solo 10 kilómetros de la ciudad.

Dormir
Después de buscar y buscar nos decantamos por un B&B que alguien recomendó a una de mis amigas. La ubicación nos pareció buena y puesto que alguien lo conocía y nos habló bien del lugar, decidimos no buscar más. Para ser sincera la verdad es que fue un poco decepcionante.: habitación pequeña para tres personas, camas no muy cómodas con sábanas que no se habían molestado en planchar, baño diminuto…. y para desayunar había que ir al bar de la esquina para el cual nos dieron unos vales. El nombre del alojamiento: La Piazzetta della Pioggia.

Bolonia

Comer
Si algo no falta en Bolonia son lugares donde comer. Desde lujosos restaurantes a trattorias pasando por un buen números de locales donde comprar una piadina para un tentempie. La pasta es la reina de la mesa y el plato más famoso, los tallarines al ragú (que es lo que nosotros llamamos a la bolognesa y que en ninguna carta de la ciudad aparecen de ese modo).
Nosotras reservamos para cenar la noche del sábado en la Pizzeria Jari, pero para llegar allí tuvimos que coger un taxi ya que está alejada del centro. La verdad es que cenamos bien, pero hay tantos locales en el centro de la ciudad que no creo que sea necesario deplazarse.

Bolonia

¿Salir de copas?
Es la cosa más sencilla del mundo. En cuanto te acercas al centro en fin de semana basta seguir a la multitud de jóvenes que recorren las calles de la ciudad. Hay locales para todos los gustos: picar algo y tomar una copa, solamente beber a la luz de las velas, bailar…. Nosotras pasamos por dos o tres locales, no recuerdo el nombre, pero todos nos resultaron estilos y discretos, siendo la clientela bastante ecléctica en casi todos los casos. No nos sentimos muy fuera de lugar a pesar de no ser ya estudiantes, jejejeje.

Visitar la ciudad
El casco antiguo es bastante compacto lo que hace muy sencillo recorrerlo a pie. Y si llueve basta con pasear bajo los pórticos: en el casco antiguo hay 38 kilómetros de ellos. Durante nuestra visita conocimos estos lugares:

  • Piazza Maggiore. – Es la plaza principal de ciudad. En ella hay nobles y grandiosos edificios, como el Palacio de la Podestá (hoy sede del Ayuntamiento), el Palacio de los Bancos o el de los Notarios, además del Palacio Comunal y la Basílica de San Petronio, principal iglesia de la ciudad. La fuente de Neptuno es también otro de los importantes elementos de la plaza.
  • Due torri (Las dos torres) – Estas dos célebres torres medievales son probablemente el símbolo de la ciudad. La más baja es la de Garisenda, que no alcanza los 50 metros de altura y está muy inclinada. La más alta es la torre de los Asinelli y llega casi a 100 metros y se construyó en el siglo Xll. Desde lo más alto la vista de la ciudad es magnífica, lo puedo decir por experiencia, aunque la subida es agotadora. Y encima te cobran por ello….
  • Plaza y basílica de Sto. Stefano – Probablemente el lugar más bello de la ciudad italiana. La plaza tiene los típicos pórticos en dos de sus lados y en el tercero (es casi triangular) se encuentra la basílica que la da nombre y se trata de un complejo formado por las iglesias de Juan Bautista, la del Santo Sepulcro o la de la Trinidad, además de por la Capilla del vendaje y el patio de Pilatos. Es uno de los lugares más turísticos de la ciudad, por lo que conviene visitarlo a primera hora de la mañana para intentar verlo con tranquilidad. En la plaza los fines de semana tiene lugar un pintoresco mercadillo donde encontrar antigüedades y ropa vintage.
  • Pórticos – Ya los he nombrado antes, y está claro que con tantos kilómetros a lo largo de la ciudad a nadie le van a pasar desapercibidos. Los hay más anchos, más altos, más largos, en la calle, en las iglesias…. pero son una constante en el casco antiguo de Bolonia.

Bolonia

Además de estos lugares que he citado y que nosotras visitamos, Bolonia es una ciudad para patear, las calles y los edificios dan a la ciudad un aire elegante, y de vez en cuando uno se encuentra con la entrada al claustro de una iglesia o al patio de un palacio convertido en escuela universitaria.

Por si esto fuera poco, desde Bolonia es sencillo llegar a otras interesantes ciudades como Parma o Ferrara. Nosotras decidimos hacer una escapada en tren a esta última ciudad y resultó sin duda de lo más gratificante.

Etiquetas

Comentarios (12)

  1. La verdad es que cuando no estás demasiado a gusto con el lugar que reservaste para dormir, se te chafan un poco las vacaciones, pero estoy segura de que supisteis compensarlo con las visiras a esta maravillosa ciudad a la que tengo que ir YA, SI O SI. Que suerte teneis los de Madrid para coger vuelos, desde Asturias hay poquísimos y tienes que desplazarte a otro aeropuerto con el consiguiente gasto adicional de transporte y en muchos casos incluso de hotel…
    Un abrazo
    Carmen

  2. Buah, Bolonia, para mí es como ir a casa dentro de Italia, jajaja! Mis amigas italianas son romañolas, conque siempre me toca pasar por allí si voy a verlas. Bueno, menos la última vez que quedé en Pisa con el novio de una y fuimos por carretera. Pero a la vuelta, Bolonia otra vez :) Esa fuente con esas sirenas, discretas como ellas solas, no tiene desperdicio. También se puede ir en bus desde el aeropuerto te deja en el centro, donde la estación de trenes.
    Lo que no se puede desaprovechar es el aperitivo. Por esa zona donde fuisteis, llena de estudiantes, sobre las 8 ya lo van dando, y como es mi hora de cenar, ahí estoy yo con mi aperol spritz comiendo de gorra. Que la comida está muy cara en Italia.
    Lo de los hoteles en Italia, tienes toda la razón. De las veces que he ido me alojé una como dos noches o tres y era un poco triste, pero bueno… en ese país miden las estrellas de los alojamientos de otra manera…
    Qué bien, qué recuerdos tan buenos me has traído :)

  3. que buenos recuerdos me trae Bolonia, pasé un bonito dia en ella, caminando por sus porticos, visitando sus plazas

    lo que no hice es subir a la torre y según muestras la vista es espectacular

    bonitas fotos!

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR