Riad Dar Córdoba Fez

Dar Córdoba: dormir en un riad en Fez

Nos íbamos un fin de semana largo a Fez, en Marruecos,  ya teníamos los vuelos comprados y había que buscar alojamiento. Al ser tres necesitábamos una habitación grande donde poder tener tres camas y pasar las tres noches en la ciudad marroquí con comodidad. Empezamos a buscar hoteles y valorar opciones cuando se nos ocurrió la idea de dormir en un riad. Buscando en internet la oferta era tan amplia que fue complicado decidirse. Había para todos los gustos y bolsillos, pero para nosotras era importante el tema de poder tener tres camas en una sola habitación. Además, puesto a elegir, queríamos algo cercano a la medina y que el precio no fuera descabellado. Finalmente y después de dar muchas vueltas elegimos el Riad Dar Cordoba donde nos alojamos en la suite Lechin en la que uno de sus sofás de la zona de estar nos lo convirtieron en una cómoda cama.

Pero vamos a ir por partes. ¿Qué es un riad marroquí? Pues muy sencillo: son las casas tradicionales de las ciudades y es sencillo encontrar muchos de ellos en la parte antigua de las ciudades imperiales de Marruecos. Suelen ser de dos plantas y sus estancias se reparten en torno a un patio al que dan todas las ventanas de la casa, consiguiendo con ello estar aisladas del ruido de la calle y las miradas de los transeúntes. En la parte alta también es habitual que haya una gran terraza a la que salir a tomar el fresco o a tender la ropa de la colada. Muchas de estas casas se han rehabilitado en los últimos años pasando a ser coquetos e íntimos hoteles en lo que pernoctar disfrutando del estilo de vida marroquí.

El riad que os he contado que elegimos nos ofreció mandar un taxista al aeropuerto para recogernos, y nos pareció tan económico que no dudamos en decir que si. Cuando llegamos al centro de Fez la verdad es que el aspecto exterior de la casa no dejaba imaginar lo bonito que era lo que nos esperaba dentro.

Tras cruzar la puerta y pasar el típico recodo de las casas marroquíes que evitan que nadie pueda ver el interior del riad nos encontramos en un precioso patio decorado con azulejos de colores, grandes puertas de madera tallada y muchas plantas. Olía a especias y se escuchaba de fondo una suave música árabe.

Riad Dar Córdoba Fez

Nos dieron la bienvenida con un té a la menta y nos acompañaron hasta nuestra suite, ubicada en el último piso al que llegamos por unas estrechas escaleras. Al abrir la puerta nos encontramos centros de una gran estancia decorada con tapices, alfombras y muebles de madera. Era genial, sobre todo por lo que habíamos pagado (100 euros por noche la habitación). Teníamos además un baño amplio con ducha y vestidor y otro aseo lo que facilitaba el arreglarse cada mañana.

Riad Dar Córdoba Fez

Las ventanas de la habitación daban al patio y ocupaban dos laterales, por un lado la habitación propiamente dicha, y por otro, el baño. Desde ellas teníamos casi al alcance de la mano artesonados, celosías y mocárabes.

Todo estaba muy limpio y ordenado. El patio nos brindaba el espacio donde tomar un té o charlar al regresar de las visitas, y si nos apetecía tomar el aire de la noche solamente teníamos que subir al patio.

Como el día de nuestra llegada el vuelo aterrizaba a última hora de la tarde pensamos con antelación pedir que esa noche nos prepararan la cena en el riad. Fue un acierto total. A la hora acordada bajamos al comedor donde empezaron a servirnos todo tipo de platos marroquíes recién preparados. No pudimos elegir nada, sencillamente ellos cocinan… y tú comes. Berenjena, tajine, pimientos, cuscus…. Cada cosa que probábamos era aún mejor que la anterior. Tanto que pedimos permiso para felicitar a la cocinera la mañana siguiente, y la encontramos en una amplia, limpia y peculiar cocina.

Riad Dar Córdoba

A todo esto hay que sumar la comodidad de las camas y la que la distancia a la medina era de apenas diez minutos caminando lo que facilitaba llegar a cualquier lugar donde comer, cenar o que nos pudiera interesar visitar.

Sin duda, si regreso a Marruecos no dudaré en buscar un riad como lugar en el que alojarme pues es otra de las experiencias que brinda el país y que merece la pena ser vivida.

Etiquetas ,

Comentarios (02)

  1. Estoy planeando un viaje a Marrakech y sin duda dormiré en un riad! Es una de las cosas que más me apetecen del viaje y como dices, es una forma más de vivir la auténtica Marruecos.

    Un besazo!

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR