San Juan de Puerto Rico

San Juan de Puerto Rico, belleza colonial en el Caribe

Se acercaba el fin de nuestro viaje a Puerto Rico, por delante quedaba nada más el fin de semana. Dos días para sacar todo el partido a la capital del país. Ya habíamos descubierto los días anteriores la vida nocturna de la ciudad al llegar desde las Cavernas del río Camuy y desde Ponce. Pero aún habíamos visto casi nada de San Juan de Puerto Rico a la luz del día. Teníamos un plano, un guía y una libreta con un montón de lugares para visitar en esas dos jornadas que teníamos por delante antes de abandonar el país. Pero, ¿por dónde empezar?.

Inicialmente habíamos pensado ir a conocer algún lugar fuera del casco antiguo de San Juan de Puerto Rico. Finalmente decidimos que eso lo haríamos solamente si las visitas en el Viejo San Juan nos dejaban tiempo para ello. Sobre el plano dividimos San Juan de Puerto Rico en dos zonas. Aunque es una ciudad compacta que se puede recorrer a pie nos pareció acertado dedicar un día a cada mitad del casco antiguo de la ciudad. Primer día al oeste, segundo día al este.

10 de diciembre

Estábamos alojados en el Hotel Villa Herencia. Es una casa colonial restaurada a pocos metros de la Catedral, en una calle muy tranquila, sin apenas tráfico y con poco tránsito de gente. Era temprano cuando abandonamos el hotel, y aún así, ya era evidente que sería un día caluroso. Lo primero que hicimos fue callejear un poco. Yo estaba encantada con aquellas casas de colores, algunas lucían fachadas de tonos intensos y ventanas con celosías. A mi todas me parecían igual de atractivas y fotogénicas. Hubiera pasado horas y horas de acá para allá, cada vez que pasaba por un rincón descubría algo nuevo.

Menos mal que Arturo me “llamó al orden” y empezamos con nuestro recorrido del día. En San Juan de Puerto Rico hay que aprovechar las horas de sol para visitar la ciudad porque a las seis de la tarde la noche cae sobre sus calles.

San Juan de Puerto Rico

Puerta de San Juan

Hoy en día es la única de las puertas de la ciudad que se conserva. Con la demolición de parte de la muralla todas las demás puertas desaparecieron. Dicha demolición comenzó el 28 de mayo de 1897 y se proyectaron parques en los lugares que antes ocuparon baluartes y muros. Respecto a esta puerta, lo que vemos hoy es fruto de una cuidada reconstrucción. En la parte que da a la ciudad aún se puede ver la piedra. La parte que da al mar está pintada en un intenso rojo que permite distinguir la entrada desde la distancia. Frente a ella hay un pequeña playa de fina arena y un paseo de madera que se adentra en las aguas del Atlántico.

San Juan de Puerto Rico

Paseo del Morro

Para mi uno de los recorridos más bonitos que se pueden hacer en San Juan de Puerto Rico, ya sea durante el día o al atardecer. A pleno sol puede resultar un poco cansado rodear la muralla para llegar al Castillo de San Felipe. Aún así ir caminando entre el mar y esos muros que han visto tanta historia es muy evocador. Y también tranquilo ya que la mayoría de los visitantes no llegan nada más que a ver desde las alturas este paseo. Los que si acompañan al caminante durante el recorrido son los gatos. Al igual que por toda la ciudad, los mininos se han hecho los dueños de las piedras y la vegetación, incluso les han colocado grandes comederos para que ellos solo se dediquen a disfrutar del lugar en el que tienen la suerte de vivir.

San Juan de Puerto Rico

Fuerte de San Felipe

Al final de nuestro paseo por el Paseo del Morro llegamos a una escalera que nos condujo hasta uno de los principales atractivos de San Juan de Puerto Rico. San Felipe del Morro es una fortificación construida junto al mar en 1591 para proteger a la población de la ciudad de los ataques de piratas. El lugar comenzó siendo poco más que una torre fortificada. Durante los 250 años siguientes las murallas y defensas de San Juan se fueron ampliando. Fue un trabajo de siglos hasta convertirse en una de las principales muestras de arquitectura militar de las colonias. Recorrer hoy en día este fuerte puede llevar horas. La fortaleza cuenta con seis niveles y hay que subir y bajar para no pasar nada por alto.

La entrada es de pago y con ella se puede acceder a alguna de las visitas guiadas por el fuerte. También algunos días se realizan visitas nocturnas guiadas y gratuitas. Basta apuntarse ese mismo día en el fuerte. Dentro de la fortaleza esto es lo que pudimos visitar.

Niveles del Fuerte de San Felipe

  • Nivel 1. Batería flotante. Es la parte más baja del fuerte, estaría en la punta dela fortificación y su muro se puede ver desde el Paseo del Morro.
  • Nivel 2. Es el punto donde se encontraba la torre original.
  • Nivel 3. Patio inferior. Se puede acceder a él por un rampa desde el patio superior.
  • Nivel 4. Batería principal. Rodea el patio inferior y era la primera línea de defensa, con garitas de vigilancia y cañones listo para disparar.
  • Nivel 5. Aquí está la plaza principal, el primer patio del fuerte al que se accede por la monumental puerta de acceso que se abre hacia la ciudad. En este patio se puede ver la capilla, las cocinas, las letrinas, la cárcel o la recreación de como era una de las habitaciones de los soldados en la época de las colonias. Además por las ventas de este las estancias de este nivel se pueden ver los niveles inferiores y entender como está dispuesto el conjunto de la fortaleza.
  • Nivel 6. Defensas superiores. Un alto y grueso muro protege el interior del fuerte y sobre este nivel está el faro de San Juan de Puerto Rico.
  • No hay que dejar de ver dos escaleras muy peculiares del recinto: la escalera triangular y la de caracol, ambas diseñadas para dificultar el acceso de un posible enemigo a los distintos niveles del fuerte.

San Juan de Puerto Rico

Cementerio de Santa María de Pazzis

Con su magnífico emplazamiento junto al mar, este cementerio es también una de los lugares más destacados de San Juan de Puerto Rico. Está a poca distancia del Fuerte de San Felipe. Para llegar de uno lugar al otro basta recorrer esa gran pradera verde. En ella encontramos iguanas (un animal que no es oriundo del país) y lagartos de distintos tamaños perfectamente mimetizados entre la hierba. La mejor vista del cementerio se tiene desde las alturas, aunque habrá que subirse a la muralla para conseguir la mejor imagen del camposanto.

San Juan de Puerto Rico

Plaza del Quinto Centenario

Esta plaza cercana a la entrada del cementerio del Viejo San Juan se construyó para conmemorar el V Centenario del descubrimiento de América. Es un amplio espacio en el que destaca el Totem Telúrico. Es obra del artista puertorriqueño Jaime Suárez que representa la herencia cultural que comparten todos los países latinoamericanos.

Plaza de San José

Uno de los rincones con más sabor colonial de San Juan de Puerto Rico. En ella se puede ver la iglesia de San José, una de las primeras edificaciones que se levantaron en San Juan y la segunda más antigua del Nuevo Mundo. En el centro de la plaza, la estatua de Juan Ponce de León, primer gobernador español en la isla. Hoy en día esta plaza es un lugar muy animado principalmente por la noche. Esto se debe a que son varios los locales de copas cuya música llena las calles de ritmos latinos al caer el sol.

San Juan de Puerto Rico

Catedral

Es la iglesia más importante de San Juan de Puerto Rico. Se trata de una gran estructura blanca que parece estar encajonada entre las casas de colores del casco antiguo de la ciudad. Sus obras comenzaron a principios del siglo XVI, cuando se levanto un  templo en madera por orden de Ponce de León. Sus restos descansan en la capilla gótica del interior de la Catedral. Sin embargo, pocos años más tarde, un huracán derribo el edificio que estaba de nuevo en pie en 1529. De sus orígenes quedan hoy en día una escalera de caracol y unos salones en la parte posterior. El resto de la actual catedral una obra de estilo neoclásico que se construyó en el siglo XIX y el interior presenta tres naves con capillas a ambos lados.

San Juan de Puerto Rico

La Fortaleza

El nombre original de este edificio era Palacio de Santa Catalina y se construyó en 1540. Hoy en día es la residencia oficial del gobernador de Puerto Rico. Dicen que es el edificio más antiguo de uso público continuado del Nuevo Mundo. Se eleva sobre las murallas de la ciudad y se puede distinguir el conjunto desde el Paseo del Morro. No hay que dejar de pasear hasta  la entrada principal de la residencia, la cual se encuentra al final de la calle Fortaleza. Nosotros encontramos el lugar decorado para la cercana Navidad. Aprovechamos también para ver el bonito nacimiento que montan en la cercana Casa de salud de las Siervas de María.

San Juan de Puerto Rico

Capilla del Cristo

Muy cerca de la Fortaleza se encuentra una pequeña capilla que se levanto en el siglo XVIII. En torno a su construcción existe una leyenda que habla de un joven que montaba a caballo por la calle del Cristo. De repente el animal se desbocó y cayó por el acantilado. Parece ser que el joven se salvó milagrosamente y mandó levantar la capilla. Otros dicen que lo que realmente pasó es que falleció y la capilla se construyó para poner fin a la calle y evitar otros accidentes similares. En cualquier caso, esta Capilla del Cristo es un lugar por el que los habitantes de la ciudad sienten mucha devoción.

En su interior hay un altar de plata repujada, algunos cuadros con motivos religiosos y un par de reclinatorios. Justo al lado de la capilla se puede visitar el parque de las palomas. Es un pequeño jardín al que se acude a dar de comer a estas aves y disfrutar de las vistas del puerto desde lo alto de la muralla.

Paseo de la Princesa

Entre ir y venir por las coloridas calles de San Juan de Puerto Rico fue llegando la tarde. Ya no quedaban muchas horas de luz y decidimos dar una vuelta por la parte baja de la muralla. Allí está un bonito y animado paseo a la sombra de unas palmeras. Bajo ella encontramos instalado un pequeño mercadito de artesanía del país. Por la tarde parece ser el momento perfecto para disfrutar del lugar sintiendo los últimos y ya más débiles rayos de sol. Al final del paseo hay una fuente fuente monumental denominada Monumento Raíces. Desde ese punto se puede seguir paseando para enlazar con el Paseo del Morro.

San Juan de Puerto Rico

11 de diciembre

Último día en Puerto Rico, nos quedaban horas para acabar nuestro viaje por la Isla del Encanto. El viaje que habíamos tenido la suerte de ganar gracias a Pangea The Travel Store y Turismo de Puerto Rico estaba a punto de llegar a su fin. Nuestro vuelo salía a última hora del día. Aún teníamos todo la jornada para disfrutar de San Juan de Puerto Rico y conocer la parte del casco antiguo que no habíamos visitado el día anterior. Teníamos que poner rumbo a la parte este del Viejo San Juan. Después de desayunar, cerrar el equipaje y hacer el check out nos dispusimos a seguir descubriendo una de las ciudades coloniales más bonitas de América.

Plaza de Armas

Se encuentra entre las calles Fortaleza y San Francisco. En ella las tropas españolas practicaban ejercicios militares  dando así el nombre a  la plaza que fue fundada en 1521. Esta plaza sirvió principalmente como mercado hasta 1851. Hoy en día es un lugar tranquilo en el que los abuelos pasean a los nietos. Y a los puertorriqueños les gusta sentarse  a tomar un café en alguna de las mesas del quiosco de la plaza. En esta plaza está la Fuente de las Estaciones. Nosotros no pudimos verla porque es el lugar sobre el que se coloca el árbol de Navidad. No hay que dejar de visitar en uno de sus laterales la Casa de la Alcaldía. El esta edificio abierto todos los días y  merece la pena recorrer su interior para ver los patios de aspecto colonial y su gran escalinata con vidrieras.

San Juan de Puerto Rico

Calle San Sebastián

Todas las calles del Viejo San Juan de Puerto Rico están flanqueadas por bonitas casas coloniales de colores. Casi todas esas calles tiene mucho tráfico y gente que viene y va. Sin embargo esta calle del casco antiguo de la ciudad es igual de pintoresca que el resto con la diferencia de ser mucho más tranquila. Merece la pena recorrerla y desviarse en cada callecita que lleva hacia el Océano y los bastiones de la muralla que une los Castillos de San Felipe y San Cristobal.

Calles Sol y Luna

Si uno se aleja de la zona más turística de la Catedral y alrededores, también podrá descubrir la cara más tranquila en estas dos bonitas calles cuyas casas de colores marcan su número adornado con un alegre sol o una dulce luna.

San Juan de Puerto Rico

Plaza Colón

De este rincón podemos decir que es la puerta de entrada al Viejo San Juan de Puerto Rico. A ese casco antiguo de casas de colores y murallas. Ese  lugar donde las amplias avenidas dan paso a calles estrechas y donde los grandes espacios desaparecen para dar paso a las calles empedradas de aspecto antiguo. En la plaza lo que más que llama la atención es la blanca estatua dedicada a Cristobal Colón y que se colocó en este lugar para conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento de América. Alrededor de la plaza hay tiendas y restaurantes, pero también hay que prestar atención al Teatro Tapia en el sur de la plaza y al antiguo Casino, hoy Centro de Recepciones del Gobierno de Puerto Rico.

San Juan de Puerto Rico

Castillo de San Cristobal

Esta fortificación, Patrimonio de la Humanidad, es una de las construcciones más destacadas de San Juan de Puerto Rico. Forma parte de las defensas que la ciudad construyó para protegerse del ataque de los piratas y militares enemigos. Dicen los entendidos que en el Castillo de San Cristobal es un lugar donde encontrar las mismas características defensivas utilizadas en Europa en los siglos XVII y XVIII. Uno de los rasgos más destacados de San Cristobal es la red de túneles, galerías y rampas. Forman una auténtica ciudad subterránea desde la cual se accedía a las lúgubres, húmedas y oscuras celdas del castillo. Los fines de semana de ciertos meses se hacen visitas guiadas gratuitas por esos túneles. Este fuerte cuenta con tres niveles.

Niveles del fuerte de San Cristobal

  • Nivel inferior. Aquí se encuentra la entrada histórica al recinto. Da acceso a un gran patio en el que se pueden ver distintas estancias y el edificio de varias alturas que servía de hogar a la guarnición del fuerte. Puede que a algunos les suene este patio ya que en él se grabaron las primeras escenas de Piratas del Caribe 5.
  • Batería principal. Actualmente la entrada principal al recinto del Castillo se encuentra en esta zona, al este de la fortificación. En ella se pueden ver aún garitas y gran parte de los muros de defensa. Desde esta parte, al final del muro uno se puede asomar para ver la Garita del Diablo, una punto de vigilancia al nivel del mar. Cuando un soldado tenía que hacer turno allí el tiempo no era de horas ni un par de días. Pasaba allí semanas ya que el acceso era realmente complicado y hasta la comida se le bajaba con una cuerda.
  • Área de observación. A ella se accede desde el patio del nivel inferior siendo la zona más alta del castillo. Cañones, balas, garitas… y miradores desde los que se obtiene una vista fantástica de la ciudad y del océano.

San Juan de Puerto Rico

Cuando finalizamos la visita al fuerte ya eran las dos de la tarde, el sol lucía con fuerza y no teníamos ganas de otra cosa que no fuera ir a tomar algo fresco. Nos conformamos con haber visto el Capitolio desde el fuerte y decidimos esperar en la parada de San Cristobal la llegada del Trole (trolley). Es un autobús de diseño antiguo que recorre las calles del Viajo San Juan de Puerto Rico sin que el viajero tenga que pagar. Esperamos bastante rato antes de poder subir. Pero era tal el atasco en el centro de la ciudad que finalmente decidimos bajar cuando no habíamos recorrido ni 200 metros. Mejor andar que estar subidos en un autobús que apenas avanzaba.

Comer y beber en San Juan de Puerto Rico

Teníamos la tarde para tomar alguna piña colada, hacer algunas compras y picar algo antes de volver al hotel para recoger las cosas y salir rumbo al aeropuerto. Aquí os cuento los lugares donde paramos estos días a comer, beber o hacer compras.

Restaurante Palmas

En la esquina de las calles San Sebastián y Tanca se encuentra este restaurante de aspecto informal y decoración ecléctica. No tiene aire acondicionado y aunque hace calor se agradecen esas ventanas abiertas a una pequeña plaza en la que suena salsa desde primera hora de la mañana. Las noches del fin de semana hay incluso una banda y los puertorriqueños bailan como solo ellos saben hacerlo en plena calle. La carta del restaurante ofrece los típicos platos del país, el precio de 3 cervezas, queso frito, arepa y chuleta kan kan: 49$.

Barrachina

Un clásico de San Juan de Puerto Rico. En la calle Fortaleza ofrece un comedor en el patio interior y otro más amplio en la parte cerrada del local. Nosotros paramos allí para tomar una piña colada, y es que si allí se inventó, ¿dónde mejor para disfrutarla?. Tengo que decir que es la mejor que probé en Puerto Rico. ¿El precio? 8$.

Restaurante La Danza

Lo mejor es la terraza que tiene a pocos metros de la Capilla del Cristo. Es el lugar perfecto para ver la vida de la ciudad sin estar pendiente del tráfico. En la carta la misma comida puertorriqueña a precios similares a los de cualquier local de la ciudad: por 2 cervezas, una ensalada y un mofondo pagamos 48$.

Ostra Cosa

Lo mejor de este local es su ubicación frente a la Plaza de San José. Es restaurante y lo que a nosotros no pareció el lugar perfecto para tomar una piña colada. Sin embargo fue un error. Nos la sirvieron en vaso de plástico por el nada módico precio de 8$, y no estaba ni la mitad de buena que la de Barrachina.

Taberna Lúpulo

En la esquina de las calles San Sebastián y  Mercado se puede encontrar la mayor oferta en cervezas de San Juan de Puerto Rico. El local es un viejo café modernizado en una de las antiguas casas coloniales de la ciudad.

De compras en San Juan de Puerto Rico

Mi pequeño San Juan

Puerto Rico no destaca por ofrecer una artesanía típica del país. Sin embargo en esta bonita tienda de la calle Fortaleza seguro que uno encuentra un bonito detalle para llevar un recuerdo a casa. En su interior están a la venta las puertas y ventanas del Viejo San Juan de Puerto Rico convertidos en pequeños adornos para poner en casa. Una de las tiendas más bonitas de la ciudad.

Tiendas Outlet

Si alguno se quiere llevar a casa ropa de Tommy Hilfiger o un bolso de Coach, en la calle Cristo encontrará tiendas con artículos de esas marcas. Sus precios están rebajados como mínimo el 50% sobre el precio original.

Se acaba el viaje

El día de nuestra marcha aún tuvimos tiempo de disfrutar de una bonita puesta de sol. Nos dijeron que el Castillo de San Felipe era el lugar perfecto para ello. Pero temiendo que no nos diera tiempo a llegar nos conformamos con despedirnos de Puerto Rico junto a la Puerta de San Juan. Un bonito lugar para decir adiós a un pequeño gran país finalizar nuestro viaje a Puerto Rico.

San Juan de Puerto Rico

Para más información sobre San Juan de Puerto Rico basta acercarse a algunas de las Oficinas de Turismo que hay en la ciudad. Allí entregan planos e información sobre los horarios de visita a los distintos monumentos:

  • Kiosko de Información Turística
    312 Calle San Francisco
  • Centro de Información Turística
    Calle 25 detrás del Teatro Tapia
  • Centro de Información Turística Casa Alcaldía
    Calle San Francisco (frente a la Plaza de Armas)
Etiquetas ,

Comentarios (10)

  1. Pues me ha dejado francamente asombrado. Sabía que era una ciudad colonial y de la existencia de estos fuertes, pero sabía que estaba tan bien conservada, casi “recien pintada”. Además la entrada está llena de buenas recomendaciones. Me están entrando ganas de visitar la isla con tus posts!

  2. ¡Madre mía! Con la boca abierta estoy, nunca imaginé que tuviera tanto para ver y ese patrimonio San Juan de Puerto Rico. ¡Qué colores las casas! Menuda guía más completa y detallada te has currado, sin duda para guardar y llevar consigo al visitar la ciudad. Los fuertes coloniales siempre me han llamado mucjo, con esas historias de piratas del Caribe como dices. Lo que menos me ha llamado ha sido la catedral, a priori así demasiado “moderna”, pero vamos que también la visitaría. Un besazo ¡qué bien acabaste 2016!

    1. Yo tampoco imaginaba que San Juan de Puerto Rico fuera una ciudad con tanto encanto. He vuelto encantada y sin duda me parece un destino fabuloso… sobre todo en diciembre cuando allí se puede disfrutar del sol y el calor. Un abrazo.

  3. Me han encantado las fotos! Tan llenas de luz y con los colores tan vivos. Nos has dado un montón de información así que ya solo nos falta ponernos mano a la obra, preparar las maletas y a por San Juan!

    Un beso!

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies