Blog de viajes

Esclavos del blog, cuando el placer se convierte en obligación

Antes de comenzar a escribir el blog yo pasaba meses organizando mis viajes, semanas disfrutando de ellos y años recordando lo vivido, haciendo libros con las mejores fotos que había hecho durante mi paso por cada destino o recomendando que hacer en cada país a amigos y conocidos. Pero un buen día me lancé al mundo cibernético. Sin tener ni idea de nada. No sabía ni por donde empezar ni conocía a nadie que me pudiera ayudar. Así que después de mucha prueba/error finalmente mi blog vio la luz un mes de marzo de hace tres años. Estoy orgullosa como podréis imaginar de haber llegado hasta aquí de forma autodidacta, feliz de no haber abandonado tras ese primer año en el que muchos bloggers dejan su proyecto, satisfecha de mi trabajo y agradecida por toda la gente conocido gracias a este sueño.

Aún así y a pesar de esa grata sensación que me he acompaña no he podido dejar de pararme para analizar algunas cambios que ha habido en mi vida viajera desde ese mes de marzo de 2014, creo que hay cosas que el blog y las redes sociales me han hecho ir modificando y que sinceramente, preferiría que fueran como antaño.

  • Mis viajes antes eran más íntimos, no sentía la “obligación” de tener que contar a nadie, aunque fuera brevemente, lo que estaba haciendo o viendo. Y eso que yo no soy de las que escriben durante los viajes, me limito a hacer algunas fotos que muestren los lugares por los que voy pasando para satisfacer la curiosidad de amigos y seguidores. Pero es que yo antes no llamaba ni escribía a nadie. Las vacaciones eran vacaciones de todo, de trabajo, de amigos, de familia,… eran días para nosotros. Y me gustaba. Me gustaba mucho que fuera así.
  • Siempre he presumido de buena memoria, me bastaba con mi Lonely Planet, mis apuntes en ella y las fotos para tener la historia completa de como había sido mi viaje a Nepal, India o París. Poco me importaba a la vuelta, por ejemplo, si el precio del tren era uno u otro, pero ahora tengo que llevar una pequeña agenda para ir apuntando ciertas cosas y así luego poder compartirlas en los diferentes post sobre cada destino. Lo malo es que soy bastante anárquica en ese aspecto, y me cuesta mucho la tarea de cada noche apuntar donde he comido, el que, cuanto me ha costado, etc… Por no hablar de tener que hacer fotos a cosas que antes hubieran pasado desapercibidas.

¿Será tarde para cambiar?  Y es que esto no es un trabajo, es una afición, es un modo de compartir experiencias, yo nunca he pretendido ser una enciclopedia, para eso hay otras muchas páginas que se dedican a difundir sabiduría.

Reconozco que me encanta sentarme frente al teclado y comenzar a escribir, a colgar fotos, a dar forma a lo que he vivido para que otros lo disfruten también y que les sirva de pequeño impulso para decidirse a visitar un destino u otro. Por supuesto que es agradable sentirse útil, recibir comentarios agradeciendo la información que doy, alabando las imágenes que ilustran mis post o la forma que tengo de contar mis viajes. Es probable que si no fuera por eso el porcentaje de blogs abandonados antes del año de su creación fuera aún mayor del que es hoy por hoy.

Y es que un blog requiere mucho esfuerzo, mucha dedicación y mucha atención. Hay que alimentarlo cada día, crear constantemente contenido de calidad, ser original, sincero, claro y divertido a la vez que no que dejar de prestar atención a todos los lectores que se ponen en contacto para preguntar por un destino u otro o sencillamente para felicitarte por tu trabajo.

Personalmente me gustaría tener horas y horas cada día para dedicar a esta afición que he descubierto y con la que disfruto tanto, que me hace rememorar constantemente experiencias viajeras. Ahora que he cumplido tres años con el blog reconozco que he aprendido mucho sobre este mundo donde no todo es tan perfecto como parece. Es un lugar donde hay competencia y mucha, donde todos queremos ser los más leídos y los más comentados.

A día de hoy me siento afortunada porque he tenido la suerte de conocer a gente encantadora, tanto entre mis colegas bloggers como entre esos fieles seguidores que cada día me animan con su palabras a seguir mi camino, a buscar mi norte en este mundo de escritores de bitácoras. Pero a pesar de ello para este año que me llevará hasta el cuarto cumpleaños de mi blog voy a intentar ser mucho más yo y menos lo que los demás esperan que sea. Me voy a relajar, porque cuando uno olvida cualquier presión disfruta mucho más del camino (y si no que nos lo digan a tantos viajeros acostumbrados a cruzar medio mundo para disfrutar de la visita a un templo, a un palacio o un parque). Lo que escribo es bueno, mis fotografías son bonitas, mis historias tan interesantes como tantas otras. Mis viajes van a ser como siempre: libres. Pero en todos los aspectos, porque no decidí hace años que no quería viajar en circuitos organizados por lo rígidos que son y la poca libertad que ofrecen para ahora dejar de tener mi libertad viajera por tener que dedicarme a compartir todo lo que haga durante mis viajes o buscar a que hacer la foto del día para enseñarla en las redes sociales en cuanto tenga Wifi disponible. Nunca ha sido importante para mi a la hora de elegir un hotel el tema de la conectividad, y va a seguir igual. Si puede disponer de internet compartiré como hasta ahora alguna foto especial si se da el caso. Y si no, pues ya será otro día… qué tampoco pasa nada por dejar a los seguidores una semana sin ver ese rincón del mundo en el que te has perdido. Cuando comparta una foto será porque me apetece y no quiero tener en cuenta si la diferencia horaria hará que nadie la vea.

Mi blog es mío, escribo en él lo que quiero, he tenido que escuchar críticas por no pensar como otros y me parece genial siempre y cuando el modo de decir la cosas no sea de desprecio. Acepto todo porque al final cuando uno se muestra por esta vía lo hace para todo el mundo y tiene que asumir el riesgo que ello conlleva, y porque además el blog es también un poco vuestro, de todo el que pasa por aquí y dedica tiempo a leer mis historias, de aquel que busca información o de aquellos que quieren ver el mundo a través de los ojos de otros.

P.D. Este post es una reflexión que escribí hace unos meses y que he decidido publicar con motivo del tercer cumpleaños del blog. No sé si seré capaz de cumplir todo lo que he dicho, pero lo voy a intentar. Y para seguir con mi tónica de “no necesito wifi cuando viajo” tengo reservados todos los hoteles para mi viaje de mayo a Malasia y Singapur y prometo que ni en uno he comprobado si los usuarios hablan bien o mal de ese tema. Si no lo hay, pues tan ricamente. Ya os lo contaré todo cuando esté de nuevo en España.

Fotografía de portada Claudio Olivares Medina

Comentarios (10)

  1. Definitivamente, es muchísimo trabajo pero ayudas a tantos viajeros….Espero continúes escribiendo, mientras lo disfrutes. Carinos y para adelante Cristina.

  2. Hola Kris! Estoy de acuerdo por completo contigo….a mí, que estoy apunto de cumplir 2 años me empezó a pasar un poco lo mismo… y cambié el chip…
    Viajábamos antes del Blog, y viajaremos con o sin el, contándolo o no, porque siempre es nuestra decisión. Durante los viajes a mí me pasa igual, llevo mi móvil y la tablet con e-books para el vuelo y a veces publico cuatro fotos y a veces no. Jamás he publicado post ni he escrito durante un viaje, ni lo pienso hacer…..estoy de vacaciones!!
    No necesitas tener un Blog para viajar. Hay que verlo como lo que es, como un hobbie…no tienes que demostrarle a nadie nada, es un reto personal, Yo como tú, soy negada total de la informática, hasta el Blog no tenía ni una red social… y me siento orgullosa por lo logrado, por mí misma, lo que hoy en día es No me cabe en la maleta, que por otro lado….no es nada relevante en la Blogosfera, pero para mí lo es y es lo que me vale.
    Si te tiras un mes sin publicar, no va a pasar nada…. en realidad, nadie te va a poner falta…en realidad a nadie le importa, en el momento que asumes y eres consciente, que es irrelevante todo lo que escribimos para que el mundo continúe, y que tu éxito o fracaso no se mide por el número de likes, o visitas del Blog, entonces vuelves a ser libre. Como cuando empezamos, como cuando sólo nos leían nuestra madre y cuatro amigos
    La vida está fuera del Blog, o por lo menos yo así lo veo… el que se crea que esta vida virtual es real, la lleva clara.
    Disfruta de tu viaje, y de las cosas buenas que tiene el Blog, que son muchas . Y sigue escribiendo como hasta ahora, con la completa libertad de hacer y decir siempre lo que quieras…. y dando por su puesto que no le puedes gustar a todo el mundo.
    Si te sirve de algo… a mí me encantas!!
    Un abrazo
    Pilar

    1. Gracias Pilar, nada como tener un blog para entender lo que cuento…
      Yo disfruto con el blog, me gusta mantener las redes sociales, sobre todo instagram… pero me niego a pensar a que hora tengo que publicar para acertar. Demasiado pensar para tener X likes más o menos. Yo lo hago lo mejor que se, seguiré escribiendo porque esta historia del blog comenzó para que Arturo recuerde los lugares por los que pasamos, y para mi eso es lo más importante. También es cierto que el blog me ha ofrecido oportunidades que de otro modo no hubiera tenido y me parece un gran regalo. Pero no quiero entrar en esta carrera de fondo, quiero correr a mi ritmo… y ya está. Si lo hago bien se que me leerán más personas y eso es gratificante sobre todo cuanto luego de escriben para dar las gracias. Solo por eso merece la pena seguir aquí… pero a nuestro aire.
      Un abrazo

  3. Hola Kris:
    En gran parte estoy de acuerdo contigo. Y también con Pilar.
    Habrá de todo, como en botica.
    Gente que no pueda pasar sin cantar a los 4 vientos sus correrías del día, y gente que disfrute más de su viaje personal. Aunque luego lo cuente. Como haces tu.
    De todas formas, creo que también se coge vicio. Hay épocas que no te apetece escribir, pero otras te falta algo si no sueltas el burbujeo de tu cabeza.
    Si el blog lo es todo en tu vida, y si encima dependes de él…tienes un problema.
    Pero como dice Pilar “nadie te va a poner falta”.

    Haz lo que quieres, porque quieres y cuando quieres.

    Y yo te lo agradeceré mil veces. ¡Porque me da la gana! 😉
    Javier

    1. Hola Javier. Lo importante es disfrutar del viaje, sea como sea. El blog es un extra al que yo tengo agradecer muchas oportunidades que me ha dado y que no voy a negar haberlas tenido. Pero quiero seguir viajando como hasta ahora, sin llevar un portatil conmigo para acabar el día escribiendo en el blog en lugar de tomando una cerveza.
      Un abrazo

  4. Pues sencillamente ¡¡OLÈ!!
    Tienes toda la razón del mundo y te cuento que tu post se parece mucho a uno que tengo en borrador, mucho! y que aún no salió a la luz. Te lo digo para que sepas que pienso y siento exactamente igual que vos.
    Esta tarea de Bloguear no es tan sencilla como algunas personas piensan. Los Blogs si están hechos con amor tienen el sello especial de quien lo hace y se lo descubre en cada palabra, en cada renglón, en cada post, en cada foto. El Blog es una parte de nosotras, pero como digo siempre no es lo único de nuestra vida.
    Por eso: a disfrutar cada cosa a su tiempo y en su justa medida.
    Tu Blog ya creció.
    Relájate y disfruta, se feliz.
    Beso grandote,

  5. Hola Kris, he leído tu post y me has ayudado a darme cuenta de que siempre lo más importante es disfrutar de tus experiencias, de tus viajes, y no mirarlo todo de cara a cómo lo mostrarás luego en tu blog. Yo estoy empezando, llevo poco en esto de tener un blog y por ahora no me ha pasado lo que tú cuentas, ya que pocos viajes he hecho que luego haya relatado, siendo consciente de que lo haría. Sea como sea, lo más importante es viajar si realmente nos gusta, que creo que aquí a todos nos apasiona, y llenar nuestras vidas de experiencias. Un saludo.

    1. Hola tocaya. Efectivamente lo importante es viajar y disfrutar el periplo. A no ser que se viaje patrocinado, lo mejor es olvidarse del blog y a la vuelta ya ser verá.
      Un abrazote y gracias por leerme.

Post a new comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies